Congreso notarial Málaga

Los notarios buscan fórmulas para proteger la dignidad y la libertad en la vejez

Arranca el XII Congreso Notarial Español centrado en los retos del envejecimiento de la sociedad

Foto de la inauguración: De izquierda a derecha: Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga, Antonio Ojeda, primer presidente del Parlamento de Andalucia (maestro de ceremonia), María Teresa Barea, decana del Colegio Notarial de Andalucía,  Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado, Pilar Llop, ministra de Justicia, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, Antonio Julián Rodríguez, secretario de Estado de Justicia, Sofía Puente, directora general de seguridad jurídica y fe pública, Francisco Javier Salas, subdelegado del Gobierno y Rodrigo Tena, coordinador general del XII Congreso Notarial Español.
Foto de la inauguración: De izquierda a derecha: Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga, Antonio Ojeda, primer presidente del Parlamento de Andalucia (maestro de ceremonia), María Teresa Barea, decana del Colegio Notarial de Andalucía, Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado, Pilar Llop, ministra de Justicia, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, Antonio Julián Rodríguez, secretario de Estado de Justicia, Sofía Puente, directora general de seguridad jurídica y fe pública, Francisco Javier Salas, subdelegado del Gobierno y Rodrigo Tena, coordinador general del XII Congreso Notarial Español.

"Los poderes públicos tenemos que comprometernos con el envejecimiento. Es nuestro deber de justicia social levantar todas las barreras para las personas mayores. Esta cuestión trasciende cualquier tipo de ideología y afecta a todas las administraciones", manifestó Pilar Llop, ministra de Justicia y notaria mayor del Reino en la inauguración del XIII Congreso Notarial Español, que ha tenido lugar este jueves.

El auditorio Edgar Neville en Málaga ha sido el escenario del pistoletazo de salida del XII Congreso Notarial Español que, bajo el lema El envejecimiento de la sociedad: principal desafío del siglo, reúne a 400 asistentes y más de 70 ponentes de todos los ámbitos y sectores que abordarán la búsqueda de soluciones ante el reto de proteger la dignidad de la personas en su vejez.

En su intervención, la titular de Justicia señaló que "como sociedad, debemos proponer el empoderamiento de las personas mayores, fomentando su inclusión y reduciendo todas las posibles vulnerabilidades y desigualdades. Y es que, el envejecimiento es uno de los logros de nuestra sociedad, un éxito en la mejora de las condiciones de vida y en los avances de la medicina".

Llop destacó la oportunidad de esta cita y el interés y preocupación de los notarios por con las personas mayores: "Quiero agradecer el compromiso del Notariado y su Fundación Aequitas por proponer un congreso sobre las personas mayores. Es un planteamiento enriquecedor que contribuirá a repensar el Estado de Derecho. Gracias por dar voz a las personas mayores; por escucharles desde vuestras oficinas, grandes y pequeñas, y hacer respetar su libre voluntad”.

La ministra también se refirió al trabajo en su departamento para hacer la administración de justicia más inclusiva con las personas mayores. “La Justicia debe velar porque toda la ciudadanía tenga una tutela judicial efectiva; desde el ministerio queremos que la Justicia sea un motor de cohesión social y que cualquier persona pueda acceder a nuestros recursos. Para ello, hemos creado un grupo de trabajo en el que hemos incluido a diferentes operadores, como los notarios". Además de configurar las oficinas municipales para que sean un punto de acceso presencial para quien lo necesite, Llop señalo el ejemplo de proyectos como el de lenguaje claro, cuyo objetivo es traducir la terminología jurídica para que esta sea comprensible.

En la inauguración del congreso, presidido por la ministra de Justicia, también participaron José Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga; Rodrigo Tena, coordinador general del XII Congreso Notarial Español; María Teresa Barea, decana del Colegio Notarial de Andalucía; José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado (CGN); y Francisco de la Torre, alcalde de Málaga.

Concepto de dignidad

El acto, conducido por el primer presidente de la Junta de Andalucía y expresidente del CGN, Antonio Ojeda, estuvo precedido por una conferencia magistral del filósofo Javier Gomá, que indagó en la evolución del concepto de dignidad (que “nadie ha formulado”) a lo largo de la historia y en la victoria de la “la ley del más débil”. Gomá reflexionó sobre cómo la dignidad de las personas ha pasado de insertarse en un modelo cósmico, en el que el hombre y la mujer estaban al servicio del todo y, por ende, su muerte era irrelevante, al significado moderno de dignidad. Hoy se pone a la persona en el centro y se medita sobre la etapa de la vejez, no sin tensión, porque, por lo general, es el momento en el que se adolece de debilidades y vulnerabilidad. “Hoy tenemos que decir que tenemos una dignidad de origen, pero estamos abocados a la indignidad del sepulcro”, señaló el filósofo. En suma, “todos somos al mismo tiempo dignos y vulnerables y débiles”. Gomá regaló a los oyentes una máxima ética: “Vive de tal manera que tu muerte sea escandalosamente injusta”.

Gomá terminó señalando que en la sociedad occidental además de un progreso material evidente, “también hay un progreso moral, aunque no se suela argumentar”. Ningún colectivo vulnerable (niños, ancianos, mujeres,…) “querría vivir en otra época”, concluyó.

Empatía notarial

José Ángel Martínez Sanchiz, agradeció la presencia de numerosos representantes del notariado internacional y de otros colectivos (abogacía, procura, economistas, etcétera). El presidente del CGN destacó que "la función de los notarios es preservar la fragilidad de la vida humana”. En la misma línea que Gomá, señaló que la vejez va asociada la debilidad. Un proceso que se vive muchas veces en soledad y que precisa “del cariño, el amor, y la fraternidad de todos”. “Los notarios estamos de cara a esas personas; los mayores y también los jóvenes, preocupados por el futuro de sus padres”, afirmó. Gracias a su trabajo, señaló, “notarios nos damos cuenta de la necesidad que existe de aliviar esas preocupaciones y de realizar una acción conjunta por parte de la sociedad”. “No puede haber una necesidad más notarial", concluyó.

Sobre el congreso, Sanchiz apuntó que "suscitará un debate y una colaboración de diversos ámbitos, sectores y profesiones para afrontar uno de los temas de nuestro tiempo".

En su intervención, María Teresa Barea recordó sus inicios en la profesión: "empecé en un pueblo pequeño, con una población con muchas personas mayores. Allí cobró sentido lo que para mí debe ser un notario: un jurista al servicio de la persona”. La decana del colegio notarial de Andalucía puso el ejemplo de una mujer centenaria, Carmela, que le pidió asesoramiento. “Me resumió su larga vida y me explicó sus preocupaciones familiares, patrimoniales, sucesorios..”, relató. “Carmela somos todos”, señaló Barea. “Ojalá vivamos tanto y con tan buena salud, y sintamos su interés para ordenar la última fase de nuestra vida”.

La seguridad jurídica preventiva y el control de la legalidad, afirmó la decana, “no se pueden entender sin esa empatía y creatividad para dar solución jurídica a los problemas que los ciudadanos nos plantean”. “Seguiremos estando al lado de los mayores; escuchándoles y ofreciéndoles soluciones, certeza y seguridad. Esa es nuestra función y nuestro compromiso", concluyó.

Por su parte, Rodrigo Tena, coordinador general del congreso, apuntó que "la experiencia de la pandemia hacía todavía más urgente y necesario reflexionar sobre el envejecimiento y aprovechar cuanto antes sus lecciones. La ONU proclamó el periodo comprendido entre 2021 y 2030 como Decenio de las Naciones Unidas del Envejecimiento Saludable, exhortando expresamente a los Estados Miembros para prevenir, vigilar y abordar los efectos desproporcionados de la pandemia de COVID 19 en las personas de edad, velando para que las decisiones que les afecten respeten su dignidad y promuevan sus derechos humanos".

Trabajo conjunto

Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, subrayó la utilidad del congreso: "España es uno de los países y con mayor esperanza de vida; debemos ser capaces de ofrecer actividades y vocaciones a las personas mayores, que en otras etapas no han podido desarrollar. Espero que este Congreso suponga un hito y estudiaremos sus reflexiones para aplicarlas al ámbito local". El alcalde también señaló la importancia de generar políticas inclusivas, que permitan que las personas mayores se sientan parte de la sociedad, favoreciendo un “proceso activo del envejecimiento”. En este sentido, dijo que estarían atentos a las conclusiones del libro blanco que saldrá del congreso.

Por su parte, Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga, señaló que los notarios "desempeñan un importante papel en la sociedad porque su trabajo está íntimamente ligado de las personas. Además, desempeñan otras funciones como: termómetro de la sociedad, garantes de la legalidad y última línea de defensa de los mayores". “Las personas mayores son prioridad para esta institución. Hemos creado una delegación específica del mayor para desarrollar una política favorable”, afirmó.

Debate

A continuación, tuvo lugar el primer panel de debate del congreso: Hacia un nuevo paradigma a la hora de enfocar el reto global del envejecimiento. En un formato de mesa redonda se abordaron los recientes cambios sociales y legislativos que obligan a un acelerado proceso de adaptación para atender a las nuevas necesidades.

Moderada por Patricia Rosety, periodista y presidenta de ACIJUR (Asociación de Comunicadores de Información Jurídica); contó con las intervenciones de Ángel Rodríguez Castedo, presidente de la Plataforma de Mayores y Pensionistas; Luis Cayo Pérez Bueno, presidente de CERMI; Rafael de Lorenzo, secretario general de ONCE e Inmaculada Ruiz Martín, presidenta de UDP (Unión Democrática de Pensionistas).

Ruiz se mostró crítica con "la falta de respeto a los mayores de nuestra sociedad. La vulnerabilidad y la falta de accesibilidad -por ejemplo, tecnológica- nos llevan a ese 'edadismo', que hace que se nos trate como a niños. Desde UDP demandamos un mayor empoderamiento en materia de dignidad, conocimiento, protección de la salud y derecho a una vivienda digna".

"Los mayores son respetables como el más, pero no son respetados. Se les cosifica, se les pone en situaciones de periferia y marginalidad", arguyó Pérez Bueno, quien indicó que "discapacidad y edad avanzada van de la mano, casi tres millones de personas con discapacidad son mayores".

De Lorenzo demandó "una Ley Estatal Integral de las Personas Mayores, y una Convención internacional en este ámbito, en simetría con lo que ha hecho la discapacidad. En el Derecho apenas hay normas que mencionan la protección de los mayores, sólo la Ley de la Dependencia"".

La sostenibilidad de las pensiones fue el principal punto que abordó Castedo: "Distribuimos mal los ingresos, sólo un 12 por ciento del PIB se dedica al sistema de pensiones, menos que en Europa, a pesar de que España es la cuarta economía de la zona euro". Otro dato de relevancia que puso de manifiesto fue el paro, que repercute en la jubilación: "sólo trabajan 59 de cada 100 personas; mientras que en los países nórdicos se llega al 84. Un buen empleo genera buenas pensiones".

Normas
Entra en El País para participar