Bolsa

Los dividendos se recuperan en 2022 y crecen un 86% hasta abril

Las cotizadas reparten 7.927 millones de euros en los cuatro primeros meses

Dividendos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los pagos de las cotizadas a los accionistas tan golpeadas por la pandemia intentan recuperar el esplendor de antes de la crisis provocada por el Covid. 2022 se encamina a ser el año de la reactivación de los dividendos españoles, siempre que la incertidumbre actual lo permita. Solo en los cuatro primeros meses del año, las cotizadas repartieron 7.927 millones de euros, lo que supone una subida del 85,6% respecto a los 4.439 millones de euros desembolsados en el mismo período de 2021, según datos de BME. Estos cerca de 8.000 millones son más de un tercio de todo lo repartido durante 2021, por 20.474 millones de euros.

“La mayoría de las compañías ligadas al ciclo, especialmente las industriales, ligan sus políticas de dividendos a la marcha de los resultados vía un payout determinado. Son pocas las que mantienen un dividendo a pagar fijo. Es normal que si los resultados han aumentado con fuerza también lo hagan los dividendos. Además, durante la pandemia hubo empresas que, voluntariamente o de forma “obligada” limitaron el pago del dividendo” explica Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities.

La recuperación de las políticas de retribución al accionista del sector bancario ha sido fundamental para que la cifra de dividendos globales haya mejorado en los últimos meses. Una vez que el BCE levantó la limitación que habia impuesto a las entidades financieras para retrinuir a los accionistas en octubre de 2021, éstos revisaron sus políticas de dividendos. Muchos de ellos ya hicieron sus primeros pagos en el último trimestre del año pasado: Bankinter, BBVA y Santander fueron los primeros en revisar sus planes de dividendo.

En este mes de abril, BBVA repartió 1.533 millones de euros en dividendos a cuenta de los resultados de 2021. Este importe, que se une a los 533 millones que abonó en octubre, también a cargo del ejercicio pasado, hace que la cuantía distribuida por la entidad supere los 2.000 millones. CaixaBank, por su parte, repartió el pasado 20 de abril 1.179 millones de euros en dividendos. La entidad pagó un dividendo en efectivo de 0,1463 euros brutos por acción, lo que equivale al 50% sobre el resultado consolidado ajustado por los impactos extraordinarios de la fusión con Bankia. Bankinter y Sabadell también pagaron cupón en marzo y abril, respectivamente.

Previsiones

La rentabilidad por dividendo para 2022 estimada para el Ibex 35 es del 4,10% mientras que para 2023 es del 4,83%, según las previsiones de FactSect.

Sin embargo, Paticia García, socia de MacroYield, explica que de cara a los próximos meses, “las incertidumbres que generan la guerra, la desaceleración de la economía en marcha, y el recorte que estimamos que todavía resta por realizar en las estimaciones de beneficios por acción, no permiten excesiva visibilidad respecto a los dividendos”.

Sin embargo, la experta asegura que el BCE no tomará medidas para volver a limitar los dividendos en la banca en el medio plazo, y que el panorama de desaceleración económica o incremento de la morosidad tendría que deteriorarse mucho más antes de que realicen estas recomendaciones que, por otro lado, podrían dirigirse a entidades concretas que puedan estar sufriendo un deterioro más evidente de sus ratios.

Por otro lado, la experta cree que en la medida que puedan, las compañías mantendrán su política de retribución, conscientes además de que en tiempos de inflación, el atractivo por dividendo es una de las variables que toman en consideración los inversores, así que también podrían tardar en tomar decisiones de recorte de los beneficios hasta que el panorama económico no muestre un deterioro más claro.

 

 

El atractivo de la retribución para el inversor

Refugio. En un momento de elevada volatilidad en mercado y ante las fuertes pérdidas que acumulan los índices desde los últimos máximos, la inversión en Bolsa de acuerdo a la rentabilidad por dividendo de las cotizadas es una fórmula que cobra atractivo. Desde Credit Suisse señalan que “las acciones con alta rentabilidad por dividendo pueden amortiguar las pérdidas en el precio de las acciones y presentar una cotización más estable”.

El largo plazo. La firma suiza destaca que las estrategias de inversión en altos dividendos son además más rentables en el largo plazo, cuando la rentabilidad por dividendo tiende a representar una gran parte del rendimiento total. Así, si se analiza el MSCI World Index entre 2001 y finales de marzo de 2022, la rentabilidad por dividendo representó el 38% del rendimiento total. En el caso de los mercados europeos, la rentabilidad por dividendo representó incluso el 76% de la ganancia total.

Normas
Entra en El País para participar