Councilbox, juntas de accionistas y trámites virtuales, pero con validez legal

La plataforma habilita soluciones en remoto con respaldo jurídico

Councilbox, juntas de accionistas y trámites virtuales, pero con validez legal

La tecnología parece tener soluciones infinitas para todo. También para los actos jurídicos y legales, ya sean del ámbito privado como público. Y ese es el core de negocio de Councilbox. La startup gallega ofrece soluciones completas para permitir la celebración en remoto de procesos de reunión que requieren validez legal, tales como reuniones societarias, plenos, juntas de gobierno, comités de dirección y otros. “Somos una empresa que habilitamos procesos en remoto con validez jurídica. Nos da igual el trámite del que se trate”, resume Javier Polo, CEO de la compañía con sede en Nigrán, cerca de Vigo.

Fundada en 2015, dentro del sector de la tecnología legal (legaltech) por Agustín Tourón y Víctor López, es la primera plataforma española para empresas que permite celebrar este tipo de encuentros online con total respaldo legal y ha desarrollado una solución informática para la atención ciudadana (principalmente trámites y gestiones) en remoto por parte de las Administraciones públicas.

Este año prevé duplicar las ventas de tres millones de euros de 2021

Desde el lanzamiento de su primer producto en 2016, Councilbox ha contado con la inversión de Peak Thomas como capital semilla y con el apoyo de aceleradoras de startups como Cuatrecasas Acelera, Telefónica Open Future o Microsoft.

Pero ha sido en 2021 y al abrigo de la pandemia, el confinamiento y las restricciones de movilidad cuando han vivido su particular agosto. En 2021 “multiplicamos por tres la facturación de 2020, alcanzando los tres millones de euros, y este año duplicaremos esta cifra”, aventura Polo.

Councilbox tiene oficinas en Santiago de Compostela, Madrid y Barcelona; cuenta con una plantilla de 45 personas y sus próximos desafíos son “robustecer el negocio en España y afianzar el salto internacional”.

Los datos son inmutables y se almacenan con la máxima seguridad vía ‘blockchain’

Esa primera fase de saltar fuera de nuestras fronteras comenzó en 2021, año en el que la firma gallega también dio entrada a nuevos socios como Wayra (Telefónica), Abanca y Adara Ventures, para acelerar su crecimiento y convertirse en la firma de referencia en España dentro del segmento legaltech.

Para poder hacer este tipo de actos que necesitan validez legal “utilizamos la cadena de bloques como base del producto. Esta tecnología ofrece tres elementos fundamentales: lo que está en blockchain es público; segundo, lo que está registrado ahí es inmutable, puedes añadir información, pero no puedes cambiar lo que ya está escrito, y tercero, te da sellado de tiempo, es decir, te permite seguir la secuencia de las cosas y esa es la garantía de que estás siguiendo la normativa que te toque cumplir”, relata Polo.

Trabaja tanto con empresas como con Administraciones públicas

A grandes rasgos, se pueden diferenciar dos soluciones concretas que está aportando la startup gallega: la celebración de juntas virtuales y la atención al ciudadano.

Por ejemplo, en una junta de accionistas, la normativa obliga a hacer una convocatoria, hay un proceso de delegación de voto, un orden del día, temas a votar y emisión de acta. Councilbox habilita este proceso para que se pueda hacer en remoto y/o presencial en la propia junta. Un extra, además, “en comodidad para conciliar compromisos; no requiere la logística que supondría un desplazamiento para asegurar que tus derechos se cumplan y las decisiones que se toman no sean impugnadas, porque la tecnología permite hacerlo en remoto, incluso la autentificación asistencial y de firmas. Todas las evidencias electrónicas inmutables se recogen en blockchain”, resume el CEO de la firma.

Councilbox, juntas de accionistas y trámites virtuales, pero con validez legal

La principal diferencia entre Councilbox y una reu­nión o junta realizada en cualquier otra plataforma virtual es que cuenta con respaldo legal. Lo que significa que, en caso de que alguien impugne una junta, la plataforma es capaz de demostrar que todo ha ocurrido como se muestra, desde la convocatoria inicial hasta el cierre del acta. El vídeo no se puede manipular, tampoco se puede suplantar la identidad de los participantes. Esta seguridad jurídica en todos los procesos se consigue gracias al almacenamiento de los datos con la tecnología blockchain.

Además, Councilbox ofrece un archivo y custodia legal durante cinco años del contenido generado en la plataforma y utiliza para la autenticación de los asistentes métodos como el doble factor (por ejemplo, usuario y contraseña y un código recibido por SMS), certificados digitales o reconocimiento facial.

Todo lo que tiene que saber de un vistazo

Negocio. Councilbox es una startup de tecnología legal que habilita procesos que tienen que cumplir algún tipo de normativa para poder realizarse en remoto o en formato híbrido.

Ejemplos. Una junta de accionistas, la elección del presidente de un colegio profesional o de una comunidad de vecinos, asambleas, comités corporativos, plenos de organismos públicos o trámites administrativos.

Clientes. Sacyr, Meliá, Acciona, Abanca, Citrix, Pescanova, RAC de Cataluña o el Comité Olímpico Español. Entre las Administraciones figuran el Ministerio de Justicia, la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Cornellà o la Diputación de Álava.

Cuántos. En 2021 acogió alrededor de 700 juntas y más de 142.000 votos en diferentes países e idiomas.

Normas
Entra en El País para participar