Las normas de trato entre jueces y abogados, a juicio en un congreso

En el foro celebrado en la Universidad de Comillas se ha incidido en el techo de cristal que limita el progreso de las mujeres juristas

Las normas de trato entre jueces y abogados, a juicio en un congreso

Superar las faltas de respeto entre operadores judiciales. Este ha sido el eje de un foro que este jueves se ha celebrado en la Universidad de Comillas, organizado por la Asociación de Jóvenes Abogados del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), la magistrada en excedencia Beatriz Grande Pesquero, actual directora de Relaciones Institucionales de la firma Ejaso ETL Global, y el centro universitario.

Según ha explicado la directora general de Justicia de la Comunidad de Madrid, Alejandra Alonso Bernal, la falta de respeto en las relaciones entre los distintos operadores jurídicos es uno de los hechos que genera mayor desconfianza de la ciudadanía en la justicia. Una idea sobre la que ha introducido el término de “violencia institucional” para referirse a este tipo de situaciones, explicando que se trata de un concepto jurídicamente indeterminado y que, por tanto, no da lugar a una capacidad de actuación “contundente” para defenderse. Pese a ello, ha asegurado que desde su Dirección General se han interpuesto expedientes disciplinarios al respecto para promover el decoro.

En este sentido, Antonio del Moral, magistrado del Tribunal Supremo, ha defendido el rol de los abogados en los procedimientos judiciales y ha reclamado respeto mutuo entre letrados y magistrados ya que la “abogacía y la magistratura obedecen a una ley de vasos comunicantes”.

Por su parte, Gabriel de Diego, exdecano del Colegio de Procuradores, ha señalado que “estamos muy acostumbrados a faltar al respeto. Y la sociedad se quiebra por la falta de respeto institucional”. Un comportamiento que contribuye a la “mala fama” de la profesión, penalizando el prestigio social que debería otorgarse a la defensa de los derechos y garantías de los ciudadanos.

Colaboración en la Justicia

El abogado penalista Juan Gonzalo Ospina ha puesto el acento en la necesidad de impulsar una abogacía renovada, “en la estemos más unidos”. El actual diputado del ICAM ha abogado por reforzar el prestigio de la abogacía en la sociedad como pieza clave en la administración de justicia. “Quiero una judicatura que funcione bien y, para ello, los abogados tenemos que estar al lado de los jueces en esta tarea”.

Para José Luis Vega González, socio director de Vegas Legal, la abogacía tiene el reto de fomentar una mayor colaboración entre los profesionales: “Debemos colaborar mucho más entre todos los profesionales del derecho”. En el mismo sentido, Juan Ramón Montero, socio director de Montero, Labrador y Asociados, ha dicho que “todos en la justicia tenemos que caminar juntos para lograr que se cumpla el principio de justicia”.

Daniel Berzosa, profesor de CUNEF, ha llamado a recuperar el valor de la “dignidad” como base de los derechos fundamentales y ha apostado por un modelo de justicia más humanista, “donde la persona esté en el centro del derecho”.

Techo de cristal

Otro de los aspectos abordados en este foro ha sido la igualdad de oportunidades en el ámbito de la Justicia. A este respecto, la magistrada del Tribunal Constitucional, Concepción Espejel, ha mostrado su preocupación ya que, “aunque hemos avanzado, estamos lejos de la igualdad real” en relación con la presencia de mujeres en los órganos de gobierno de la justicia.

En lo que respecta a la abogacía, la escasa presencia de mujeres en el nivel directivo de los despachos refleja que se trata de una de las profesiones más alejadas de la igualdad. Según los datos presentados por la presidenta de la Fundación Woman Forward, Mirian Izquierdo, en los despachos de abogados españoles apenas el 19% de los socios son mujeres. Tanto Espejel como Izquierdo han planteado la necesidad de buscar soluciones a través de reformas en los modelos de organización de la justicia y la abogacía, ya que los actuales esquemas de trabajo acaban por forzar la discriminación de las propias mujeres.

Entre las soluciones, diversos ponentes han planteado la necesidad de evolucionar del modelo de gestión actual de los despachos, basado en las jerarquías piramidales y las horas facturables a los clientes, a otro modelo más flexible en el que se trabaje por proyectos y se valore el emprendimiento y la especialización de los abogados, según ha apuntado José Ignacio Saldarriaga, socio del despacho EJASO ETL Global.

En este sentido, la abogada Rosa Espín, CEO de Ambar Partners, ha hablado de las ventajas de un modelo flexible de despacho de abogados, como el que están implantando en España y Latinoamérica de la mano del grupo Axiom.

Justicia digital

La jornada ha contado también con la participación de expertos en materia digital, como el magistrado en excedencia Javier Puyol, quien ha llamado a buscar soluciones frente los retos que plantea la digitalización, como el desarrollo de los algoritmos.

En este sentido, Sebastián Lastra, secretario de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha calificado de “obsoletos” los modelos organizativos de la Justicia española en comparación con la rápida adopción de la digitalización tras la pandemia por parte de la ciudadanía. Así, ha abogado por implantar reformas en la línea del anteproyecto de ley de eficacia digital.

Por su parte, la presidenta del Instituto de Innovación Legal, María Jesús González Espejo, ha incidido en la necesidad de incrementar la formación digital del abogado, no sólo desde el punto de vista del uso de las herramientas, sino también del asesoramiento que se requiere para defender a los ciudadanos en un contexto de profunda transformación como el actual.

Normas
Entra en El País para participar