La guerra de Ucrania y Zelenski se cuelan en las oficinas de patentes y marcas

La OEPM ha recibido solicitudes para registrar como marca nombres como Help Ucrania, o Zelenski para cerveza y tabaco

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, se dirige al Bundestag a través de un vídeo en vivo desde Kiev.
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, se dirige al Bundestag a través de un vídeo en vivo desde Kiev. Getty Images

Dos meses después de que las tropas rusas invadieran Ucrania y se desencadenara una guerra, las oficinas de marcas de la Unión Europea y de España han registrado solicitudes para explotar signos distintivos alusivos al conflicto. Al igual que sucedió con la pandemia por el coronavirus, es habitual que empresarios y particulares trasladen acontecimientos relevantes a los nombres comerciales de sus productos.

La OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) está tramitando solicitudes de marcas que incluyen el nombre del país invadido. Unidos por la paz. Ucrania en el corazón, solicitada por Radio Televisión Española para un programa; Help Ucrania; Somos Ucrania; KidsUcrania o Ucrania Conecta. Aunque la mayoría tienen un trasfondo solidario o humanitario, cabe preguntarse hasta qué punto puede explotarse comercialmente el nombre de un Estado.

Tanto la ley de marcas española como el reglamento de la Unión Europea establecen reglas para evitar abuso o confusión en el mercado. Es un examen que debe realizarse “caso por caso”, señala Manuela Mendigutía, abogada del departamento de marca internacional y brand intelligence de Pons IP. En primer lugar, debe de tratarse de un signo “distintivo, no descriptivo”. La petición no pasaría el test, explica, si, por ejemplo, “induce a error sobre la procedencia geográfica de los productos para los que se solicita”. Tampoco, añade Óscar García, socio y director del departamento de marcas de Balder, “cuando replican símbolos, como la bandera, para dar una mayor sensación de oficialidad”. En este caso, explica, “es probable que se pida la autorización del Gobierno en cuestión”.

Otra cuestión sería que se intentase registrar solo el nombre del país, ya que es una denominación, señala García, que “en principio debería ser de libre uso para todos aquellos que estén radicados en Ucrania o que presten servicios relacionados con este Estado”. Por lo tanto, opina, el funcionario debería oponerse, “salvo que incorpore un especialísimo diseño gráfico u otros elementos alternativos”.

Cerveza Zelenski

La OEPM ha recibido también una solicitud para registrar el apellido del presidente ucraniano para comercializar cervezas, tabaco y ropa. Sin embargo, es muy posible que la oficina la rechace. El artículo 9 de la ley de marcas prohíbe registrar sin la debida autorización “el nombre, apellido, seudónimo o cualquier otro signo que para la generalidad del público identifique a una persona distinta del solicitante”. Sin este permiso, explica Ana Donate, socia-asociada en Elzaburu, “la OEPM denegaría de oficio la marca”. En cambio, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo, por sus siglas en inglés) la registraría, pero “el solicitante podría enfrentarse a una acción de nulidad instada por el legítimo titular del nombre”. Este podría oponerse, agrega Mendigutía, “en base al derecho al nombre o a la mala fe si prueba un aprovechamiento indebido de la fama”.

Un caso reciente, apunta Donate, es el resuelto por la Euipo el pasado 24 de marzo. La oficina estimó la acción de nulidad presentada contra la marca Bela para artículos de moda y deportivos (pelotas, raquetas, etc.) por la coincidencia con el seudónimo del conocido jugador de pádel Fernando Belasteguín. “La resolución es tan reciente que aún no se sabe si ganará firmeza o será recurrida”, afirma la abogada.

Puesto que la Euipo no bloquea de oficio estas solicitudes, se da la circunstancia de que, desde 2016, existe la marca Figli di Putin, con la imagen del presidente ruso, para artículos de ropa y papelería. Y, en enero de 2022, la oficina publicó la marca Putin solicitada por un ciudadano alemán para pistolas pulverizadoras y máquinas de pintura. Tras la invasión de Ucrania, apunta García, es probable que hubiera objeciones a su aprobación.

Y es que otro de los motivos por el que se puede denegar una marca es porque esta sea contraria a la ley, al orden público o a las buenas costumbres. En España se han denegado por este último motivo, por ejemplo, marcas como Hijoputa para bebidas alcohólicas, o Tentaciones artesanas San Joderse para dulces.

Valores universales

En este sentido, apunta Mendigutía, podrían rechazarse de oficio solicitudes como P*TIN F*CK U 10% from wholesale price donated to re-building Ukraine (el 10% del precio al por mayor donado a la reconstrucción de Ucrania), para la venta de cerveza y vodka.

La posible apología de ideologías totalitaristas fue la causa, explica Óscar García, por la que la Euipo denegó a un ciudadano austriaco la marca Hitler en 2015. El abogado no descarta que, en un futuro, marcas con el nombre del presidente ruso Putin pueden rechazarse “si se consolida la idea de que puede ser un criminal de guerra”.

Las marcas de los famosos

Productos. Un personaje conocido puede utilizar su nombre para comercializar multitud de artículos o servicios. “Dependiendo del nombre de que se trate, habrá una lógica comercial diferente”, señala Ana Donate, socia-asociada en Elzaburu. Así, por ejemplo, una marca constituida por un signo que identifica a un futbolista famoso “será especialmente idónea para distinguir ropa o el nombre de un centro deportivo, como el caso de Cristiano Ronaldo con los gimnasios CR7”. La marca europea CR7 Cristiano Ronaldo se ha opuesto recientemente a una solicitud en España para registrar CR7 laranjas e tangerinas ¡¡gustosa!!

Criterio. La OEPM, explica Donate, “ha sido sólida en la aplicación de oficio de la prohibición de registro de marcas consistentes en el nombre de personas famosas sin autorización”. En 2021, por ejemplo, denegó el registro de la marca Enya a una entidad china, que la había solicitado para distinguir instrumentos musicales, por coincidir con el nombre de la famosa cantante irlandesa. Otros casos conocidos, agrega, son la denegación de la marca Einstein o la de Bruce Lee. Desde que existe internet, apunta Óscar García, socio de Balder, hay más flujo de información y todo el mundo tiene más conocimiento.

Normas
Entra en El País para participar