Cuentas empresariales

Galán dice que Iberdrola ganará más de 4.000 millones este año, pese a los cambios del Gobierno

Obtiene un beneficio de 1.058 millones en el primer trimestre, con una caída del 29% en España, y repartirá un complementario de 0,27 euros

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha vuelto a arremeter contra la tarifa regulada española (PVPC), ya que, en su opinión, los precios del mercado liberalizado "son los más bajos de Europa, gracias al mix de generacion que tiene España". Se trata de "un diseño incorrecto" que ha provocado que los consumidores regulados (unos 10 millones, que solo representan el 10% de la energía) hayan sufrido los desorbitados precios spot del mercado mayorista. Galán ha hecho estas declaraciones en la presentación ante analistas de las cuentas del primer trimestre, que se han saldado con con un beneficio neto de 1.058 millones de euros, lo que supone un incremento del 3% respecto al mismo periodo de 2021, gracias al crecimiento internacional, a las inversiones y pese a la caída del beneficio en España en un 29%, hasta 337 millones de euros.

El presidente de Iberdrola ha insistido en que se vincule el PVPC a los mercados de futuros, lo que habría evitado la aplicación del mecanismo de limitación del precio del gas para generación eléctrica, cuyo acuerdo final sellaron ayer España y Portugal con la Comisión Europea. Galán ha sorteado las preguntas de los analistas al respecto, asegurando que "tenemos que conocer los destalles de este acuerdo que no se han concretado aún" y que durará un año. Pese a las duras críticas de Iberdrola contra la llamada "excepción ibérica", la compañía prevé un impacto parcial por este motivo en las cuentas de la compañía, pues España solo supone un tercio de las mismas y un 50% es negocio regulado.

Según Galán, la escalada del precio del gas está beneficiando a las gasísiticas y petroleras, pero no a las eléctricas, que han tenido que comprar parte de la energía en el spot a altos precios, que, en el caso de Iberdrola, "no ha traspasado a sus clientes a los que ha vendido la energía a precios fijos acordados previamente". Y fue crítico con España, cuyos objetivos avanzan a un ritmo más lento y ha optado por "una excepción ibérica", que "no está justificada y va contra el mercado único".

El grupo mantiene, de hecho su previsión de beneficios para este año entre 4.000 y 4.200 millones de euros, gracias a la recuperación de la producción hidroeléctrica (que ha caído un 19%); la reapertura de Cofrentes; el efecto económico de algunas sentencias judiciales (canon hidráulico o bono social) y la suspensión temporal del impuesto del 7% a la generación. El impacto negativo de algunos de estos factores y de los cambios regulatorios será de 368 millones de euros. La filial de Estados Unidos, Avangrid, ha aportado un 33% del beneficio y otro 20%, la brasileña Neoenergía.

"Nuestras nucleares están preparadas para funcionar durante el tiempo que sea necesario, pero eso requerirá más inversiones que hay que retribuir".

El Ebitda del grupo aumentó un 5% en el primer trimestre de 2022, hasta los 2.951 millones de euros gracias al buen comportamiento de Estados Unidos y Brasil. El área de redes crece un 20% en el periodo, hasta los 1.587 millones, mientras que la producción de energía y clientes cae un 6,8%, hasta los 1.360 millones de euros, "afectado principalmente por los altos precios de la energía, la baja producción renovable y la parada no programada de la planta nuclear de Cofrentes, que forzaron a la compra de energía en el mercado de casi 4.500 MWh", indica.

Iberdrola ha invertido en el último año casi 10.000 millones de euros, más de 2.100 millones en el primer trimestre, dedicadas en más del 90% al negocio de redes inteligentes y a renovables. Un 80% de la inversión se ha destinado a mercados internacionales: un 32% en Estados Unidos; el 18%, en  Brasil; el 15%, Reino Unido y el 14% de otras áreas. Más de 1.121 millones se han invertido en renovables, con 3.500 nuevos MW instalados en un año, hasta sumar  38.300 MW en todo el mundo. En la actualidad la compañía cuenta con 7.500 MW verdes en construcción y una cartera de proyectos que asciende a 90.000 MW.

Dividendo complementario

El consejo de administración propondrá en junta de accionistas un reparto de dividendo complementario de, al menos, 0,27 euros por acción, que se sumarán a los 0,17 euros por título abonados en concepto de dividendo a cuenta en febrero. Ello permitirá mantener un suelo de 0,44 euros por acción, según el plan estratégico.

Galán, ha asegurado que “la actual crisis en el mercado energético demuestra la necesidad de acelerar la transición energética para alcanzar la autonomía energética en Europa y descarbonizar la economía, para lo que contamos con la tecnología y el capital". Opuesto a cualquier reforma del mercado que no sea coordinado con el resto de países, considera "que el respeto a la ley es hoy más necesario que nunca". Según sus palabras, la compañía está preparada "para crecer en todos los escenarios".

Sobre elefecto de la inflación en los contratos en energíasrenovables firmados a largo plazo (PPA), los de 2022 ya están cubiertos por lo que no están expuestos a riesgo. Sin embargo, si los precios siguen al alza en el futuro, "se trasladarán a los clientes". Respecto a la posibilidad de ampliar al vida útil de las centrales nucleares, el presidente de Iberdrola defendió la política de cierre gradual de las centrales, sellada por las compañías eléctricas con el Gobierno. No obstante, señaló que "nuestras centrales están preparadas para funcionar durante el tiempo que sea necesario, "pero eso requerirá más inversiones y costes que habría que retribuir".

Una de las principales plataformas de crecimiento del grupo se encuentra en el desarrollo de proyectos eólicos marinos, donde ya tiene 1.258 MW en operación. En el primer trimestre, se han autorizado los 2.900 MW de East Anglia Hub en Reino Unido, se ha acordado la compraventa de energía para el parque de Commonwealth Wind en Massachusetts, Estados Unidos. Gracias a los nuevos proyectos, la compañía tendrá en operación 7.000 MW eólicos marinos para 2027, de los que 2.600 MW están ya en construcción.

Dentro del negocio de redes, el grupo ha invertido casi 800 millones. Estados Unidos y Brasil aportan conjuntamente el 64% de la inversión, mientras que el 36% restante lo aportan España y Reino Unido. Iberdrola ha realizado compras a proveedores que alcanzan los 12.000 millones en los últimos doce meses, lo que permite dar empleo a 400.000 personas en su cadena de suministro en todo el mundo.

El grupo ha generado un flujo de caja operativo, que ha crecido un 32%, hasta los 3.005 millones de euros. En lo que va de año, ha encabezado la financiación verde, con 41.000 millones de euros disponibles bajo formatos verdes (7.900 millones de euros) o sostenibles (23.400 millones de euros).

A pesar de la incertidumbre regulatoria en España, Iberdrola reafirma las previsiones de crecimiento de beneficio para 2022, gracias a cinco factores principalmente: los más de 3.800 MW de capacidad instalada adicional prevista para este año y los 4.000 millones de euros de inversión en redes que contribuirán al resultado de este ejercicio, el crecimiento adicional de Estados Unidos y Brasil por las inversiones, el positivo impacto de las divisas y la mejora de los márgenes del negocio minorista en Reino Unido.

Normas
Entra en El País para participar