Banco de España

Más del 60% de las empresas prevén subir precios a un año vista

Casi el 79% prevé que sus costes sean superiores a los actuales y creen que los salarios también añadirán presión pero de forma moderada

Más del 60% de las empresas prevén subir precios a un año vista pulsa en la foto

La inflación, cuyos primeros brotes comenzaron a sentirse en la economía española al final del verano pasado, se está convirtiendo en este primer tercio del año, en el dato más negativo que va a marcar la tendencia de la economía española durante los próximos meses. La cifra de esta variable que alcanzó, según el dato publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el 9,8% interanual en marzo.

El Banco de España ha dado a conocer la revisión de sus proyecciones, que contemplaban un empeoramiento en el crecimiento de la actividad y los precios, de los que señalaba que hasta el verano la tasa de inflación se movería en torno al 10%, fijando para este ejercicio una tasa media del 7,5%.

Este descontrol de los precios va a marcar a los distintos agentes económicos, siendo especialmente apreciable en la evolución de la actividad de las empresas. De hecho, una buena parte de las empresas encuestadas, prácticamente ocho de cada diez, espera que estas tensiones inflacionistas se mantengan en niveles similares en el segundo trimestre del año, para el que prevén incrementos adicionales en el coste de sus inputs.

Según se desprende de la encuesta realizada por el Banco de España entre cerca de 14.500 sociedades --de las que prácticamente el 40% colaboran en la realización de la central de balances--, casi el 82% declaran haber detectado un aumento en los precios de sus consumos intermedios, casi 7 puntos porcentuales superior al dato del trimestre anterior, de ahí el temor de la autoridad monetaria de un traslado de estos precios a los bienes finales, lo que acarrearía nueva leña al fuego de la inflación, alimentando los temidos efectos de segunda ronda.

Tal es el grado de preocupación, que incluso si se pregunta a las empresas sobre su situación a un año vista, casi el 79% prevé que en ese horizonte temporal, sus costes serán superiores a los actuales, frente al 75,9% del trimestre pasado. En el caso de los costes laborales, las previsiones a un año vista han aumentado levemente respecto al trimestre pasado. Cerca del 70% de las empresas esperan, en la actualidad, que se produzcan crecimientos de esta variable, unos 5 puntos porcentuales más que a finales de 2021, lo que pone de relieve como el temor a la inflación puede consolidarse a lo largo de los próximos meses. Según esta encuesta, en el primer trimestre más del 40% de las compañías afirman que han subido sus precios, superando en 10 puntos este mismo comportamiento en el trimestre anterior.

Esta tendencia, lo único que contribuye es que poco a poco pueda ir consolidándose una espiral de precios que se retroalimenta, lo que alejaría, si no se toman medidas, una vuelta a la normalidad en materia de inflación. Este incremento de los precios de venta seguiría en el segundo trimestre, si bien el porcentaje de las empresas se moderarían levemente hasta el 37,5%. Pero lo que es peor, es que a un año vista algo más del 60% de las firmas esperan aumentos de sus precios, aunque algo más moderados.

Los incrementos previstos para los precios de venta siguen siendo inferiores a los costes de los consumos intermedios, lo que da cierto respiro al señalar una compresión de los márgenes empresariales. Por ramas de actividad, esta contención de márgenes es mayor en las que la situación cíclica es más desfavorable, como es el caso de hostelería y ocio y el entreteniemiento.

 

Normas
Entra en El País para participar