La Bolsa de Brasil deslumbra en mitad de la tormenta

Se beneficia del alza de las materias primas y de la salida rusa de los índices emergentes

Un operador contempla la evolución de las cotizaciones de la Bolsa de Sao Paulo.
Un operador contempla la evolución de las cotizaciones de la Bolsa de Sao Paulo.

Las tasas de inflación en máximos de 40 años. El petróleo y el gas disparados. Los bancos centrales intentando tapar la sangría. Y una guerra en el corazón de Europa. El cóctel es perfecto para desencadenar fuertes caídas bursátiles. Sobre todo cuando empiezan a sonar los tambores de recesión global. La inmensa mayoría de índices de Bolsa acumulan severas pérdidas en el año. Pero un pequeño reducto bursátil resiste a las correcciones en mitad de Sudamérica. El IBovespa, el índice de referencia de la Bolsa de Brasil, acumula una alza de más del 11% (que supera el 37% si se incluyen los dividendos).

En estos tres meses y medio, se han disparado las compañías de supermercados, los bancos, las farmacéuticas brasileñas... pero también las mineras y las petroleras.

Hay varios factores que explican el buen momento de la Bolsa brasileña. El primero, la fuerte revalorización de las materias primas. El gigante sudamericano es sede de algunos grandes productores de cobre, soja o carne, que se están beneficiando de las subidas de los precios en los mercados internacionales.

Esta dinámica ha acabado animando a todo el mercado. Las mejoría en las exportaciones ha cambiado las perspectivas macroeconómicas del país, ofreciendo mejor perspectiva para las cuentas públicas, para las empresas y para los hogares.


Referente emergente

Hay un segundo factor que está contribuyendo al buen desempeño de las cotizadas brasileñas. La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha provocado la estampida del inversor extranjero de la Bolsa rusa. Su mercado de valores estuvo semanas cerrado, los fondos con exposición a Rusia están bloqueados y muchas grandes gestoras de fondos han optado por salir por completo del país.

Rusia se había convertido en un referente como economía emergente y formaba parte de los grandes índices de este perfil. Ahora, proveedores de índices como MSCI han decidido que Rusia quede excluida de estos índices de economías emergentes. Brasil, la mayor economía de Latinoamérica, se está convirtiendo en el gran ganador de esa exclusión rusa.

Hasta ahora pesaba un 5,93% en el índice MSCI Mercados Emergentes, pero tras la salida de Rusia superará el 7%. Además, la “exclusión de Rusia de los índices de renta variable da más exposición a otros exportadores netos de materias primas en América Latina”, como Brasil, según explica Leonardo Pellandini, estratega del Banco Julius Baer, con sede en Zúrich.

Se prevé que la renta variable brasileña reciba en los próximos meses 1.200 millones de euros en flujos de entrada, por el veto a las acciones rusas, según estimaciones de Itaú BBA.

Los inversores mundiales también se han visto atraídos por las valoraciones relativamente baratas tras años de baja rentabilidad y por el gran número de empresas brasileñas que se benefician de la subida de los precios de las materias primas.

 

Fondos destacados

La Bolsa brasileña no es la única latinoamericana que ha funcionado bien en lo que va de año. La de México registra subidas (sobre todo por sus petroleras y sus mineras). Esto ha hecho que los fondos especializados en renta variable latinoamericana se hayan revalorizado mucho.

Es el caso del fondo Sabadell America Latina, con un retorno en el año del 29%. O el Santander Acciones Latinoamérica (+27%). Más aún han subido algunos vehículos especializados en la Bolsa de Brasil, como el DWS Brazilian Equities (+38%) o el BNY Brazil (34%).

Normas
Entra en El País para participar