Entrevista al director general

Javier Quesada de Luis: "Teknia comprará dos empresas en Alemania este año"

Javier Quesada de Luis: "ficharemos a cinco especialistas de alto nivel para que impulsen la transformación del grupo a la nueva movilidad en automoción"

Javier Quesada de Luis.
Javier Quesada de Luis.

Javier Quesada de Luis (Bilbao, 1982) asume la gestión del fabricante de componentes de automoción que fundó su padre hace tres décadas y en el que se ha forjado durante 15 años en diferentes divisiones. Liderará la transformación de Teknia hacia la nueva movilidad que marcará el futuro de la industria de las cuatro ruedas. El nuevo director general fichará a diversos especialistas para formar un equipo que identificará las inversiones a largo plazo. Hay procesos de concentración en el sector de componentes de automoción.

¿Tienen alguna operación a corto plazo?

Hay muchos movimientos porque los dos últimos años han sido muy complejos, por la pandemia, los problemas logísticos y la inflación de las materias primas y de la energía. Han generado resultados negativos en muchas compañías y los inversores de fuera del sector siempre están en busca de oportunidades. Tek­nia se ha mantenido en rentabilidad y se ha movido muy rápido para actualizar los precios por la citada subida de costes.

Ahora tenemos dos operaciones de compra de empresas muy avanzadas, ambas en Alemania. Con una, centrada en el mecanizado de componentes y que factura 20 millones de euros, ya ha arrancado la fase de due diligence tras la firma del memorandum of understanding (MOU). La otra, también del segmento del mecanizado, tiene unos ingresos de más de 20 millones. La intención es cerrar una adquisición en junio próximo y la otra también este año.

A más largo plazo, y con el asesoramiento de una consultora, Teknia estudia otras dos operaciones de más envergadura. Con una compañía con un tamaño un poco más pequeño que el nuestro y con otra que tiene una tercera parte de nuestro ­volumen.

¿Cuál será el ritmo inversor en 2022?

Del 6 % sobre ventas. Teknia es un grupo de procesos más que de productos y mantiene y renueva constantemente sus fábricas [21 en 12 países]. Una de mis prioridades será la de alinear la capacidad instalada y la tecnología con los ritmos del mercado.

¿Qué modelo de gestión aplicará?

Asumí la dirección general el pasado 8 de marzo y voy a crear un equipo de proyectos transformacionales, integrado por unos cinco especialistas de alto nivel, fichados del mercado, y que se van a dedicar al 100 % a definir las inversiones del grupo a medio y largo plazo.

Los proyectos que presenten al consejo de administración incluirán su impacto en el ebitda (beneficio bruto de explotación). Ese equipo va a contar con el apoyo de los 3.500 trabajadores de Teknia y va a traccionar a toda la organización en esa transformación. En épocas de cambios e incertidumbres siempre hay nuevas oportunidades de negocio. Ese es el lema de Teknia. Hay que pensar de otra manera.

¿Qué nivel de deuda tienen?

La deuda financiera neta (DFN) equivale a 2,5 veces el ebitda. Con las dos operaciones orgánicas de este año subirá un poco este nivel. A más largo plazo, y en esas inversiones de más dimensión, sí que pudiéramos emitir deuda corporativa, si necesitáramos recursos. El grupo, con un capital 100 % familiar, tiene una cultura de prudencia en relación con la deuda. Huye del apalancamiento alto.

Por otro lado, diversificaremos la financiación bancaria para evitar riesgos, estamos un poco concentrados en algunas entidades por sus buenas condiciones de crédito.

¿Una posible salida a Bolsa?

Solo por la necesidad de cubrir parte de las ampliaciones de capital destinadas a financiar el crecimiento, para que no tengan que ser afrontadas por la familia en solitario. La Bolsa te facilita la compra de empresas porque puedes intercambiar acciones.

¿Cómo aborda el cambio al coche eléctrico?

Primero tiene que estar clara la vida operativa de las baterías. Si el motor de combustión puede llegar al millón de kilómetros, dudo que las actuales baterías pasen de los 200.000 kilómetros. Pero Teknia se mueve en el ámbito de la electrificación. Con un proyecto de suministro de equipos a un grupo que factura 60 millones con instalaciones en Europa y Estados Unidos. Teknia se posicionará como un socio para soluciones de movilidad, pero el sector tiene que definir todavía el perfil de los proveedores de estos servicios.

¿Cómo gestionan con una situación económica tan complicada?

Antes cerrabas con el cliente un proyecto a cinco años y no te ­volvías a reunir con él. Ahora hay encuentros todas las semanas. Por la huelga del transporte hemos parado dos fábricas, pero menos de una semana.

Por otro lado, antes del actual problema por la falta de semiconductores, las desviaciones a la baja en el volumen de pedidos eran del 5 %. Y se han agrandado hasta el 17 % o el 25 %.

¿Las previsiones para 2022?

Lograr un 10 % de ebitda sobre ventas y facturar más de 300 millones de euros solo con el negocio orgánico, con el objetivo de llegar a 2023 con una plantilla aumentada en 1.000 empleados, para llegar a los 4.500 trabajadores con las nuevas filiales.

Normas
Entra en El País para participar