Inmobiliaria

BBVA recompra a Merlin una cartera de sucursales por 1.987 millones

La entidad financiera vuelve a ser el dueño de 662 activos, que a largo plazo pueden otorgar ahorros y flexibilidad al banco

BBVA recompra a Merlin una cartera de sucursales por 1.987 millones

BBVA ha decidido recomprar una cartera de sucursales a la socimi Merlin por valor de 1.987 millones de euros, según informó la inmobiliaria este viernes a la CNMV. La entidad financiera ha ejercido el derecho de compra preferente con el que cuenta al ser informada por la inmobiliaria que deseaba deshacerse de esa cartera.

Con esta operación, el banco se dota de mayor flexibilidad en la gestión de su red de oficinas en España –al volver a ser su propietario– y genera ahorros económicos importantes de aquí hasta la fecha en que terminaba el acuerdo, en 2040, en un contexto de creciente inflación (el contrato actual incluye una cláusula según la cual las rentas de alquiler se ajustan anualmente a 1,5 veces la inflación), según fuentes de la entidad financiera.

La cartera que compra la entidad, haciéndose con el 100% de las acciones de la sociedad Tree Inversiones Inmobiliarias, está compuesta por 659 sucursales y tres edificios singulares.

La entidad financiera calcula que la operación tenga un consumo inicial de siete puntos básicos de capital y genere un impacto neto negativo inicial en la cuenta de resultados de aproximadamente 200 millones, una vez se cierre la transacción, previsiblemente a finales del segundo trimestre. Pero el banco entiende que este impacto se verá más que compensado por los ahorros acumulados esperados tras la ejecución de esta transacción.

De esta forma, BBVA vuelve a ser dueño de alrededor de un tercio de sus sucursales en España, que suman 1.895 oficinas a cierre de 2021. A mediados de marzo, Torres aseguró en la junta general de accionistas del banco celebrada en Bilbao que la entidad no baraja el cierre de más oficinas en España. “Las oficinas continúan desempeñando un papel fundamental en la parte de asesoramiento. En estos momentos no contemplamos el cierre de sucursales”.

El origen

BBVA vendió 950 oficinas de Tree a Deutsche Bank RREEF y otros tres socios en 2009 por alrededor de 1.200 millones en una operación sale & lease back, aunque ese portfolio llegó a crecer hasta 1.100 oficinas bancarias. En 2014, esos activos fueron traspasados a Merlin, una socimi que comenzaba su actividad precisamente con esta adquisición.

La inmobiliaria anunció a finales de febrero que iba a activar la venta de las sucursales alquiladas al banco, tasadas (valor en libros) en más de 1.750 millones. La socimi apuntó entonces que tenía cuatro ventanas este año para iniciar la venta y comunicárselo al inquilino, BBVA: en febrero, mayo, septiembre y noviembre. El asesor financiero de Merlin para esta operación ha sido Barclays. BBVA ya ejerció ese derecho de adquisición preferente en otra pequeña cartera que Merlin puso anteriormente a la venta.

La socimi comunicó a la CNMV este viernes que el 1 de febrero remitió a BBVA la propuesta de venta de las acciones de Tree por los citados 1.987 millones. Con fecha del 1 de abril, BBVA ha respondido que acepta la propuesta, cuya consumación está sujeta a la autorización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Merlin y BBVA son socios también en Distrito Castellana Norte (DCN), la principal promotora de Madrid Nuevo Norte. Actualmente, se encuentran en un arbitraje en la Cámara de Comercio de Madrid porque el banco quiere retirar el derecho de adquisición preferente y tanteo de la socimi sobre las acciones de DCN en propiedad del banco en el caso de que decida desprenderse de ellas. Merlin siempre ha demostrado su interés por crecer en esa operación urbanística.

Merlin intentó adquirir en 2019 la promotora DCN a BBVA, en una operación que se truncó pero en el que la moneda de cambio eran precisamente las sucursales.

Recursos para la inmobiliaria

La inmobiliaria que tiene a Ismael Clemente como consejero delegado informó en febrero que parte de los recursos que obtenga por la venta de la cartera Tree los destinará a un dividendo extraordinario de alrededor de 250 millones. Ese capital también servirá para impulsar su plan de construir centros de datos; reducir el ratio de endeudamiento; desarrollar los planes de inversión logística, y contemplar una posible recompra de acciones.

Normas
Entra en El País para participar