Distribución

Folache y Bau ejecutarán el plan estratégico de Del Pozo, pero sin sitio en el consejo

La firma recupera la doble dirección para gestionar sus negocios

José María Folache y Santiago Bau, nuevos directores generales de El Corte Inglés
José María Folache y Santiago Bau, nuevos directores generales de El Corte Inglés

El Corte Inglés incorpora dos directores generales a su nuevo organigrama ejecutivo: José María Folache González-Parrado, que se encargará de los negocios de retail; y el segundo es Santiago Bau Arrechea, que asumirá el resto de negocios corporativos y los nuevos que se vayan a crear. Estos, junto a Marta Álvarez, José Ramón de Hoces y Javier Rodríguez-Arias Ambrosini, forman la nueva comisión ejecutiva delegada del grupo.

En su caso, Folache y Bau llevarán el día a día de los distintos negocios del grupo, con lo que El Corte Inglés recupera una estructura con una doble dirección general, como en su día protagonizaron el propio Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa, aunque entonces sin la existencia de una comisión ejecutiva, y con el rango de consejeros delegados, lo que les daba un asiento en el consejo de administración, algo de lo que carecerán tanto Folache como Bau.

El primero vuelve a El Corte Inglés tras salir del grupo en 2012, cuando todavía era Isidoro Álvarez quien presidía la empresa, siendo responsable de compras. También ha sido vicepresidente y CEO de Carrefour, CEO de Tous, Parfois y Joyerías Suárez. Por su parte, Santiago Bau Arrechea llega de Goldman Sachs, donde ha estado durante más de 15 años y del que era número dos en España.

Ambos tendrán que ejecutar el plan estratégico que la compañía ha puesto en marcha hasta 2026, y que fue definido por Víctor del Pozo. Entre los objetivos principales, se encuentra un crecimiento del ebitda hasta llegar a los 1.700 millones de euros, un 40% por encima de los niveles previos a la pandemia, algo que además supondría un nivel récord para el grupo. Ni en el periodo más brillante de la compañía, antes de la crisis financiera de 2008, alcanzó esa cota, llegando a un tope de 1.412 millones en 2006.

El grupo también se ha puesto como objetivo doblar el resultado neto que obtenga en 2021, todavía pendiente de anunciarse. El grupo tampoco reveló su resultado neto al anunciar sus cifras del primer semestre. También buscará reducir un 60% sus niveles de deuda, que a cierre del ejercicio 2021 superaba los 3.800 millones de euros, a través de las desinversiones en activos no estratégicos. Y en último lugar, dará un fuerte impulso a la venta online para que represente el 30% de los ingresos totales.

Un plan estratégico que maximice el potencial de lo que Víctor del Pozo denominó “un ecosistema de negocios”, apoyado en el negocio principal, el del comercio minorista, pero con en el que las “nuevas actividades tendrán un papel relevante”, según explicó a los accionistas en la junta celebrada el verano pasado.

La nueva estructura ejecutiva deja espacio para que El Corte Inglés acometa en el futuro, si así lo considera, la contratación de un consejero delegado que se sitúe entre la presidencia del grupo y los dos nuevos directores generales, sin presencia en el consejo.

Con la salida a Bolsa en el horizonte a cinco años

Acuerdo. Al sellar su alianza el pasado mes de octubre, El Corte Inglés y Mutua acordaron las condiciones para que el grupo de distribución abra una puerta de salida al grupo asegurador en los próximos cinco años, con la salida a Bolsa como fórmula elegida. Un proceso que parecía que lideraría Del Pozo, aunque la ruta aún estaba sin definir y, además, tampoco es obligatorio, en tanto que existe una indemnización para la aseguradora en el caso de que no se lleve a cabo. Con el organigrama anunciado ayer, el perfil más financiero de la comisión ejecutiva de El Corte Inglés es el de Javier Rodríguez-Arias Ambrosini, director corporativo financiero y que estuvo ligado durante años a BBVA.

Normas
Entra en El País para participar