Bloqueo

Las soluciones tecnológicas se abren paso ante el “telón de acero digital” ruso

La splinternet (fenómeno que implica la existencia de varias redes de internet de alcance local,) ya está aquí

Marcha pro Ucrania en Nueva York
Marcha pro Ucrania en Nueva York AFP

Mientras Moscú intenta controlar la narrativa sobre el la invasión ucraniana, que califica de "operación especial" para desmilitarizar Ucrania y purgarla de lo que considera peligrosos nacionalistas, algunos rusos de a pie utilizan la tecnología para eludir las restricciones. "Hace una semana, no sabía lo que era una VPN", dice Vsevolod  Gavrilov, un guía turístico de San Petersburgo, refiriéndose a las redes privadas virtuales que cifran los datos y ocultan la ubicación del usuario.

El aumento de la demanda de VPN ya se había hecho patente antes de la invasión debido a los crecientes ciberataques en la región, pero ahora se han disparado. E incluso estas herramientas VPN también están siendo bloqueadas.

Además de las VPN, los rusos utilizan aplicaciones de mensajería cifrada, el correo electrónico y la radio para comunicarse, acceder a sitios web bloqueados y obtener información. Los expertos occidentales en tecnología aseguran que las acciones del Gobierno ruso equivalen a un "telón de acero digital" similar al gran cortafuegos de China, y aumentan el riesgo de que Internet se divida por líneas geopolíticas, aislando digitalmente a los habitantes de algunas naciones.

"(Internet) nunca se diseñó para respetar las fronteras de los países", dijo a principios de mes Andrew Sullivan, presidente y director ejecutivo de Internet Society, un grupo de defensa con sede en Estados Unidos. "Si recorremos ese camino, en poco tiempo la red de redes no existirá".

Rusia prohibió varias VPN el año pasado como parte de una campaña que, según los críticos, frena la libertad en internet, aunque no ha conseguido bloquearlas del todo. Pero ahora, la censura y las sanciones, que incluyen restricciones a las plataformas de pago, están dificultando a los rusos la instalación de nuevas aplicaciones o el pago de las mismas. Una petición en la que se pide a las empresas de VPN de todo el mundo que proporcionen a los rusos acceso gratuito ha reunido unas 35.000 firmas.

Los defensores de los derechos humanos han afirmado que las comunicaciones no cifradas pueden dar lugar a detenciones o intimidaciones, especialmente en el caso de periodistas rusos independientes o críticos con la invasión.

Por ello, algunos han optado por hacer desaparecer sus mensajes, o por borrar regularmente los mensajes y las notas de voz.

Pero las VPN y otras herramientas de elusión no pueden derribar totalmente los cortafuegos, y no siempre son fiables, dijo Jathan Sadowski, investigador principal del Laboratorio de Investigación de Tecnologías Emergentes de la Universidad de Monash.

"Estos servicios funcionan en distintos grados, y su uso puede ser bastante desigual. Así que las restricciones de Internet siguen siendo efectivas", declaró a la Fundación Thomson Reuters.

Si bien las medidas de Rusia han suscitado el temor de que se produzca la llamada "splinternet" -con una serie de redes nacionales o regionales que no se interconectan o que funcionan con tecnologías incompatibles-, sólo están acelerando un cambio que ya estaba en marcha, dijo Sadowski.

"Esta dinámica -que también se ha llamado desde hace tiempo la balcanización de internet- revela cómo la geopolítica es una fuerza importante que da forma a la estructura digital y a la infraestructura material de la red", dice. "En muchos sentidos, la splinternet (fenomeno que implica la existencia de varias redes de internet de alcance local,) ya está aquí; sólo que se experimenta de forma diferente, dependiendo de quién y dónde estés".

Los gobiernos de todo el mundo intentan controlar el funcionamiento de las empresas tecnológicas e imponen restricciones a los flujos de noticias con una serie de regulaciones, como con cortafuegos, cierres de internet y bloqueos de las redes sociales.

China, Irán y Rusia llevan tiempo ajustando las redes privadas y redes descentralizadas para dar más control a las autoridades. En países como Etiopía, Venezuela, Irak, India y Myanmar son habituales los bloqueos y cortes de las redes sociales, mientras que Camboya está a punto de lanzar una puerta de entrada a internet similar a la de China.

Los medios de comunicación mundiales, como la BBC y Deutsche Welle, han publicado directrices sobre cómo los rusos pueden sortear los bloqueos de la web utilizando Tor, un software que dirige el tráfico de internet a través de una red de servidores.

Varias publicaciones también han lanzado sitios web espejo o copias en nuevas direcciones de internet, así como canales en Telegram. La BBC ha reanudado las emisiones en onda corta en frecuencias que pueden ser "recibidas claramente en Kiev y partes de Rusia", mientras que la web de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) señala que sus aplicaciones "tienen tecnología para burlar la censura".

Un grupo de programadores internacionales conocido como Squad 303 -que lleva el nombre de una unidad de la Real Fuerza Aérea Británica formada por pilotos polacos en la Segunda Guerra Mundial- permite a cualquiera usuario enviar mensajes anti-Putin a teléfonos móviles rusos a través de mensajes de texto, WhatsApp o correo electrónico.

Thomas Kent, ex presidente de RFE/RL, tiene otras sugerencias: "audio enviado por correo electrónico, grupos de mensajería cerrados en redes sociales menos conocidas, memorias flash y la transmisión de material digital por radio o teléfono".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar