Comunicación

PRISA prevé llegar a 1.000 millones en ingresos con fuerte crecimiento del Ebitda y la generación de caja

La compañía lanza su nuevo Plan Estratégico 2022-2025

El presidente de PRISA, Joseph Oughourlian, y los miembros de la dirección, en la presentación del Plan Estratégico.
El presidente de PRISA, Joseph Oughourlian, y los miembros de la dirección, en la presentación del Plan Estratégico.

PRISA, grupo editor de Cinco Días, ha presentado este martes el Plan Estratégico 2022-2025 con una previsión de alcanzar una cifra alrededor de los 1.000 millones de euros en ingresos y una fuerte mejora en el margen del Ebitda, datos apoyados especialmente en el impulso del negocio digital y la mayor aportación de los mercados de Latinoamérica y EE UU, según la presentación remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El plan traza una hoja de ruta centrada en el crecimiento de sus dos negocios, PRISA Media y Santillana, en la estabilidad financiera, en la apuesta por la innovación y la transformación digital y en un fuerte compromiso con la sostenibilidad y la gobernanza corporativa.

Las previsiones presentadas por PRISA contemplan unos ingresos en una horquilla de 950 a 1.050 millones de euros, lo que supone un crecimiento anual acumulado de entre el 8% y el 9%. La apuesta que la compañía está haciendo por impulsar su presencia en los mercados de habla hispana, así como por la transformación digital, se reflejará en las cifras de 2025. De hecho, los ingresos digitales pasarán de representar el 30% al 52% del total. De igual forma, la contribución de los ingresos procedentes de Latinoamérica se ampliará del 56% al 59% en 2025, mientras que la de EE UU aumentará del 1% al 4% en ese periodo de tiempo.

El margen del Ebitda ajustado se situará entre el 22% y el 25%, frente al 14% alcanzado en 2021. El Ebitda se multiplicará por 3,5, hasta alcanzar los 220 millones de euros en 2025. Las iniciativas de control de costes permitirán al grupo mantener el crecimiento de los gastos por debajo del crecimiento nominal de la economía.

La nueva cultura de gestión financiera ha puesto el foco en la mejora operativa, el control de costes y las inversiones y la gestión del circulante favoreciendo con ello la generación de flujo de caja, un objetivo que se refuerza en los próximos años junto con la reducción del apalancamiento. De hecho, la compañía estima que la generación de caja disponible alcanzará en 2025 los 100 millones de euros, 300 millones acumulados entre 2022 y 2025.

En relación al ratio de inversiones en activos no financieros frente a ingresos, la compañía prevé mantener un ritmo del 6%, poniendo el foco en las inversiones destinadas a la transformación digital del grupo, para las que se estima un ratio del 33%, frente al 27% actual.

El grupo destaca el reciente acuerdo de refinanciación, que supone un importante apoyo por parte de los acreedores al plan del crecimiento del grupo. Dicho pacto da la flexibilidad necesaria a PRISA durante los próximos años para centrarse en el desarrollo de los negocios, alarga el vencimiento de la deuda, reduce costes y establece mejoras de márgenes vinculados a criterios ESG (factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo, por sus siglas en inglés). La compañía prevé situar el ratio de deuda neta frente a Ebitda por debajo de tres veces en 2025, gracias al incremento de la generación de caja y al control de la deuda. El grupo no deberá hacer frente a amortizaciones hasta 2026/2027 tras el reciente acuerdo de refinanciación.

La empresa centrará su actuación en el crecimiento de los negocios, que será eminentemente orgánico y basado en el impulso de la transformación digital y en la generación de nuevos contenidos innovadores. Esta posición permitirá potenciar el liderazgo que PRISA tiene ya en los principales mercados donde opera a través de la fortaleza de sus marcas y de la expansión de sus plataformas a nivel global.

Por áreas de negocio, Santillana prevé unos ingresos estimados de entre 450 y 550 millones de euros en 2025. El crecimiento vendrá apoyado, especialmente, por el negocio de educación privada, que representa ya un 70% del total de ingresos, en buena medida por la apuesta decidida del grupo por los modelos de suscripción para los que se espera una fuerte expansión en los próximos años. En este sentido, PRISA espera alcanzar los 3,4 millones de estudiantes en modelos de suscripción digital en 2025, frente a los 1,9 millones actuales.

A su vez, PRISA Media prevé unos ingresos en 2025 de entre 450 y 500 millones de euros. El área de Media basa su crecimiento en tres palancas: la apuesta decidida por el negocio digital, la expansión geográfica y el aumento de la rentabilidad. El negocio digital aumentará de forma muy acusada su contribución al total de la facturación en el área de Media, pasando al 41% desde el 24% actual. El número de suscriptores de EL PAÍS crecerá de los 177.000 con los que cerró 2021 a más de 400.000 en 2025.

La compañía también va a reforzar su apuesta por el desarrollo de nuevos formatos de vídeo, apalancándose en sus capacidades y activos de producción, que están repartidos entre las distintas áreas. Entre otros movimientos, PRISA Vídeo se ha reforzado con la integración de Lacoproductora, mientras que PRISA Media ha cerrado un acuerdo estratégico con Podimo, plataforma líder de contenidos de audio de entretenimiento, con el objetivo de impulsar el liderazgo conjunto de ambas compañías en la industria del podcast en el mundo de habla hispana.

En un encuentro con los medios de comunicación, el presidente de PRISA, Joseph Oughourlian, ha señalado que. por primera vez en la historia del grupo, se ha presentado un plan estratégico con el compromiso de alcanzar unos resultados definidos a medio plazo. “Tras las medidas de reestructuración adoptadas en 2021, con el foco puesto en nuestros stakeholders, y la flexibilidad que nos aporta el reciente acuerdo de refinanciación, es el momento de mirar al futuro, apoyarnos en la estabilidad lograda tanto financiera como de gestión, y centrarnos en crecer”, ha destacado.

El ejecutivo ha precisado que el grupo podrá centrarse en ejecutar el plan estratégico para hacer valer sus activos, y descartó operaciones como la venta de activos, ampliaciones de capital o salidas a Bolsa. Oughourlian también ha descartado la posible separación de los negocios de medios y educación, señalando que sería una operación complicada por la deuda de la empresa.

El presidente de PRISA ha recordado que, cuando asumió el cargo la situación de la compañía era dramática, acababa de refinanciar la deuda y había vendido un activo clave como Santillana España. “La plantilla era de calidad, pero la gestión era mediocre”, ha dicho Oughourlian, quien ha criticado con dureza a los directivos del grupo en etapas previas, afirmando que no fueron capaces de arreglar el problema de la deuda, mientras contaban con retribuciones que no estaban ligadas a los resultados de la empresa.

Con respecto a los planes de crecimiento digital de EL PAÍS, Oughourlian ha defendido que son objetivos ambiciosos, si bien ha indicado que la gente demanda en la actualidad información de calidad. "La gente está volviendo al periodismo, porque con cuestiones como la guerra o el Covid, quiere saber la verdad", ha señalado el ejecutivo, quien ha indicado que pocos periódicos tienen la calida de EL PAÍS, que cuenta con más de 400 periodistas.

En cualquier caso, Oughourlian ha afirmado que el grupo tiene toda la fuerza puesta en el desarrollo de sus dos negocios, que seguirán bajo el perímetro de PRISA, y en el impulso de las marcas, ya líderes en la mayoría de los mercados donde están presentes. “Es el momento de mirar al futuro con ambición, apostando por el crecimiento y demostrando todo lo que PRISA puede aportar por generar valor para la sociedad”, dijo el directivo, quien añadió que la compañía tiene mucho recorrido.

Compromiso con la gobernanza y la sostenibilidad

El Plan Estratégico presentado por el grupo redobla su compromiso con la gobernanza corporativa y la sostenibilidad, fijando nuevos compromisos y alineando toda la gestión de la organización con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En este sentido, ya en 2021 se adoptaron medidas que permitieron avanzar en esta dirección. Se renovaron los miembros del consejo de administración, con ocho nuevos consejeros de un total de 14; se aprobó la reducción de la remuneración del máximo órgano de dirección, así como del equipo directivo; y se potenció la presencia femenina en estos ámbitos con profesionales de alto nivel técnico y reconocida trayectoria. El 36% de los miembros del consejo son mujeres y todas las comisiones tienen una presidencia femenina. También hay una consejera coordinadora.

Con el nuevo enfoque corporativo puesto en la generación de valor para la sociedad y en el compromiso histórico que PRISA tiene por un crecimiento sostenible y el desarrollo de una sociedad justa, la compañía anunció recientemente también la creación de la Comisión de Sostenibilidad, con la que el grupo quiere dar un paso adelante.

Así, entre las iniciativas adoptadas, la compañía ha fijado como prioritarios 11 criterios ESG (dos de ellos ligados a la gestión financiera del grupo) que potencien el desarrollo de los cinco ODS en los que PRISA ha definido que tiene un mayor impacto a través de su actividad: educación de calidad (ODS 4); igualdad de género (ODS 5); trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8); acción por el clima (ODS 13); y paz, justicia e instituciones sólidas (ODS 16).

PRISA se adhirió, hace ya más de diez años, a la iniciativa UN Global Compact, la mayor red mundial en sostenibilidad. También, desde 2013 es socia de la Red Española del Pacto Mundial, la mayor iniciativa voluntaria de responsabilidad social empresarial en el mundo.

Normas
Entra en El País para participar