Inmobiliario

Samaipata entra en Vivla, la startup española de propiedad flexible, que ha captado 26 millones

La 'protech' facilita la compra flexible de segundas residencia en Europa. Ya ha lanzado su actividad en Madrid, Marbella, Sotogrande, Ibiza y Mallorca, y pronto lo hará en Canarias, Costa Brava y Costa Blanca, entre otros.

Carlos Floria, Ivan Rodriguez y Carlos Gomez, socios fundadores de Vivla.
Carlos Floria, Ivan Rodriguez y Carlos Gomez, socios fundadores de Vivla.

Vivla, la protech española que facilita la compra fraccionada de una segunda vivienda, ha cerrado una ronda de financiación de 26 millones de euros con el objetivo de liderar este mercado inmobiliario en el sur de Europa. La operación, que según la compañía les convierte en la startup de propiedad flexible mejor financiada de Europa, ha sido liderada por Samaipata y ha contado con la participación de reconocidos inversores como el fondo americano de capital semilla FJ Labs, el venture capital barcelonés Extension Fund y el británico Fasanara.

También han participado business angels y emprendedores como el futbolista César Azpilicueta, varios primeros empleados de Airbnb, inversores de Endeavor, y los CEOs reconocidas startups como Goiko, Spotahome, Ironhack, ThePowerMBA, Ticketea, Tiko, Ukio o Smartick.

"La propiedad flexible es una nueva categoría inmobiliaria que viene a transformar el sector de la segunda vivienda. Nace en respuesta a los cambios en los patrones de consumo sociales y la demanda explosiva post-covid que ha creado una nueva generación de compradores que buscan combinar las ventajas de ser propietario de una vivienda evitando todas las molestias y limitaciones", señala Carlos Emilio Gómez el CEO y co-fundador de Vivla. El emprendedor añade que promueven un modelo inmobiliario y turístico "más sostenible en el que los propietarios maximizan el uso de su vivienda durante los 12 meses del año”.

Según los datos facilitados por la startup, solo en el sur de Europa hay 18 millones de viviendas que se usan tan solo un 15% del tiempo, y millones de europeos interesados en disponer de una vivienda para unos meses en el sur de Europa, "por lo que la solución de la propiedad flexible se ajusta perfectamente a sus necesidades", sostienen.

Vivla permite garantizar la compra fraccionada de cualquier propiedad, permitiendo ser dueño legal y disfrutar del uso sin tener que adquirir el 100% de la propiedad. La compañía ha diseñado para desarrollar su negocio un modelo legal y jurídico que ha diseñado en colaboración con Garrigues, uno de los despachos líderes en España y con amplia experiencia internacional.

Desde la protech explican que con este modelo inmobiliario una familia podría invertir 300.000 euros en una villa exclusiva de 2,400,000 euros en Ibiza y garantizar su disfrute durante 6 semanas al año sin ocuparse de la gestión de la propiedad, con costes de mantenimiento compartidos y pudiendo liquidar su inversión en cualquier momento. "El modelo es tan flexible como el alquiler de vivienda, pero con la diferencia de ser propietario, inversor y sentirte como en tu propia casa", continúan. Las reservas son gestionadas mediante un algoritmo que permite la distribución equitativa entre los propietarios para garantizar semanas de calidad en temporada alta, media y baja.

Tras la ronda de financiación, Vivla planea comprar propiedades por valor de 100 millones de euros en los dos próximos años. Lo hará de la mano de las promotoras y agencias más exclusivas a nivel local, para seleccionar y certificar, una a una, las mejores propiedades en cada destino, según añade Gómez, que defiende que así podrán ofrecer a sus clientes "un producto único en cada mercado, con el sello de calidad Vivla y complementado con una gama de servicios exclusivos y personalizados para cada cliente, desde la decoración, hasta la reserva en un restaurante, el cuidado de niños o disfrutar de chefs a domicilio".

Los fundadores de la startup subrayan que la compañía "combina la atención exclusiva y personal de una agencia inmobiliaria boutique, con servicios de hotel 5 estrellas. Gestionamos todo el ciclo de vida del cliente: desde encontrar la casa, facilitar la compra, los servicios de conserjería y administración de la propiedad durante todos los años de disfrute, así como la reventa de su participación en el futuro si lo desea”, dice Iván Rodriguez. El directivo añade que, adicionalmente, permiten la compra de casas entre amigos, e incluso la venta parcial de la propiedad por sus dueños.

Vivla actualmente trabaja en un modelo bajo invitación y ya ha lanzado su actividad en Madrid, Marbella, Sotogrande, Ibiza y Mallorca. En los próximos meses abrirá operaciones en Canarias, Costa Brava y Costa Blanca, así como en destinos rurales y de montaña.

Sus tres fundadores Iván Rodriguez, Carlos Floria y Carlos Emilio Gómez cuentan con una trayectoria en el mundo del emprendimiento. El primero co-fundó Parclick, que fue vendida al grupo italiano FAAC en 2019. Floria lideró el fondo de deuda de Inveready durante años para luego fundar su propia startup, Gazella. Y Gómez, después de una larga carrera en Google, co-fundó 7r, un corporate venturebuilder español que ha participado en la fundación de Vivla y con el cual previamente fundó otras tres startups proptech junto con grandes compañías inmobiliarias como Savills Aguirre Newman, Sareb y Pryconsa. Dos de ellas fueron vendidas en 2021.

Normas
Entra en El País para participar