Valor a examen

CIE Automotive, con recursos para superar otra crisis

Es el peor valor del Ibex desde la invasión a Ucrania

Trabajador en una planta de CIE Automotive.
Trabajador en una planta de CIE Automotive.

CIE Automotive es la compañías del Ibex con peor comportamiento desde que se desatara el conflicto en Ucrania: pierde un 17,5% desde entonces, y en el año, más del 24%. Su comportamiento está en línea con el que han seguido otras compañías homólogas, como Gestamp, que cae más del 20% desde la invasión, y del sector europeo de automoción y componentes, que en estos días sufre por los suministros rusos de materias primas clave para su actividad como el aluminio, el paladio o el níquel necesario para las baterías de los coches eléctricos.

Grandes marcas como Volkswagen, Renault, Toyota, Audi e incluso Gestamp, han cerrado sus fábricas en Rusia en respuesta a la invasión de Ucrania y las sanciones económicas al país. El menor crecimiento que traerá el conflicto apunta a un menor consumo, un factor en contra para el sector automovilístico, que además afronta serios problemas de producción por el alza de las materias primas y la disrupción en los suministros.

Citi ya ha reducido las previsiones de producción mundial de automóviles a 80,3 millones de unidades para 2022, lo que supone un crecimiento del 4% frente al 9% de antes. El banco espera una mayor presión para la industria en el corto plazo con un incremento de “los costes potencialmente más alto” que afectará a los proveedores, ya que aunque tienen una presencia limitada en los países de conflicto, “Rusia supone casi el 25% del suministro mundial de paladio y el 5% de aluminio, productos claves para la fabricación de coches”.

BMW, Porsche o Volkswagen ya se han visto obligadas a parar la producción debido a problemas en la cadena de suministro y la continua escasez de chips. Por su parte, CIE produce en su planta de Rusia (CIE Rus) aluminio de alta presión necesario para las cajas de la batería de vehículos eléctricos o para las insignias de marca, entre otros productos. Sus ventas en la región suponen el 0,3% del total, pero entre sus clientes están Mercedes Benz, Toyota, Ford, Wolkswagen y BMW, entre otros. La posibilidad de que Rusia prohibiera las exportaciones de paladio [utilizado principalmente en los coches eléctricos], representaría un mayor riesgo para la producción, advierten en Goldman Sachs.

Sobre la fuerte correcciones sufrida en Bolsa por CIE, Ignacio Ortiz de Mendivil, gestor de EDM, explica que “las perspectivas a medio plazo siguen siendo excelentes”. “Tiene una serie de ventajas competitivas: diversificación geográfica (creciente exposición en India o China); multitecnología y multiproducto, y un fuerte balance que le permite tener los mejores márgenes (cerca del 18% en 2021)”, añade.

Ortiz de Mendivil defiende que CIE Automotive –valor que la gestora tiene en cartera–“tiene mucha experiencia en mercados con alta inflación como Brasil; los costes energéticos solo representan un 3% de las ventas, y la falta de materiales retrasaría la producción de vehículos de forma temporal, ya que la demanda embalsada sigue siendo muy fuerte a nivel global (inventarios en mínimos históricos)”.

Ignacio Cantos, director de inversión en Atl Capital, califica de “exagerado” el castigo sufrido por la multinacional vasca. “El PER ha caído por debajo de las 10 veces, frente a una media histórica de 17 veces. Es una compañía que normalmente cotiza cara porque lo hace muy bien y cumple con las expectativas”. “Es una apuesta clara para el medio y largo plazo”.

CIE obtuvo un beneficio de 268 millones en 2021, que refleja un crecimiento del 44%. Álvaro Arístegui, de Renta 4, explica que “la incertidumbre vendrá del lado de la demanda, que tendrá que enfrentarse a retos como el alza de precios derivada del entorno inflacionista, tiranteces en el mercado de financiación, mayor coste del combustible e impuestos, la regulación medioambiental y la incertidumbre económica”. En todo caso, Arístegui afirma que “seguimos percibiendo a CIE como una de las compañías que seguirá beneficiándose de la transformación que está viviendo el sector”.

Pese a la reciente corrección, CIE mantiene el 71,4% de las recomendaciones en compra y el 28,6% en mantener. Nadie aconseja vender. El precio objetivo está situado en 30,17 euros.

Momento para impulsar la retribución

Plan de recompra. CIE Automotive ha anunciado esta semana un plan de recompra de acciones hasta un máximo de 6,12 millones de títulos (5% del capital) por 150 millones en un plazo de un año. Virginia Pérez, de Intermoney, hace una valoración positiva: “La compañía ha aprovechado la caída sufrida desde que comenzó el conflicto en Ucrania. Los precios de mercado actuales ofrecen un potencial de revalorización hasta nuestro precio objetivo superior al 40%, por lo que la compra y amortización de acciones suponen una generación de valor”. Por su parte, Álvaro Arístegui, de Renta 4, cree “que servirá de soporte a la cotización de la acción” y recuerda que la compañía ya advirtió de que “no es el momento de afrontar operaciones corporativas de calado, dado que tiene suficiente capacidad productiva para continuar creciendo y ganando cuota de mercado a través del crecimiento orgánico”.

Dividendo. Abonó un primer dividendo a cuenta de 2021 el pasado enero de 0,36 euros brutos. La previsión es pagar un total de 0,72 euros frente a los 0,74 con cargo a 2019 y los 0,5 euros del primer año de pandemia (2020). Al precio actual, ofrece una rentabilidad por dividendo del 3,6%.

Normas
Entra en El País para participar