Junta general

Reynés dice que el calendario para la segregación de Naturgy "está abierto"

La asamblea ordinaria aprueba un dividendo de 1.20 euros por acción, de los cuales, ya se han pagado 0,70 euros

Francisco Reynés, en el centro, durante su intrevención en la junta de accionistas.
Francisco Reynés, en el centro, durante su intrevención en la junta de accionistas.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha asegurado hoy que "la idoneidad" del proyecto de segregación de la compañía (Géminis), anunciado en febrero, "queda constatada". En su interveción en la junta general de accionistas que se ha celebrado en Madrid, ha indicado que la compañía seguirá avanzando en este proyecto, si bien, "el calendario está abierto", y se adaptará "a la evolución del mercado, la visibilidad regulatoria, las incertidumbres y los permisos administrativos". La previsión inicial era cerrar el proceso antes de fin de año, previo respaldo de una junta extraordinaria. 

Reynés enumeró en la asamblea motivos que han llevado a los principales accionistas a decdidr la división del grupo en dos compañías, una con los activos regulados y la otra, con los liberalizados, que le costó en Bolsa 8.000 millones de euros al día siguiente del anuncio. Según el presidente de Naturgy, se justifica en "el superciclo inversor relacionado con la transición energética y el movimiento hacia la mayor independencia de materias primas". Y, en línea con "nuestros países vecinos, un reenfoque del negocio para ser más sencillo, más entendible". Reynés quiso "desmentir" los grandes sobrecostes de la separación denunciados por los críticos, porque "ya actuamos de forma separada".

Sobre la crisis energética, el ejecutivo señaló que hay dos retos: garantizar el suministro y mayores sinergias entre la generación flexible, a medida, y los clientes. Esto permitirá que la volatilidad de los precios les afecte menos.

En una junta que ha resultado un paseo triunfal (apenas dos preguntas de los accionistas), se  aprobó el pago de un dividendo con cargo a los resultados de 2021 de 1,2 euros por acción: un complementario de 0,50 euros por título a partir del 22 de marzo, que se suma a los dos pagos a cuenta desembolsados en agosto y noviembre del año pasado, de 0,70 euros entre los dos, que supuso un total de 679 millones de euros. El grupo mantendrá, segun Reynés,"una política de dividendo recurrible y predecible". Y ofreció datos de rentabilidad (cotización y dividendo) utilizando 13 meses, de enero de 2021 a marzode este año, el 35%. Tras un movimiento especulativo a fin de 2021, "hemos vuelto a la senda de normalidad".

La junta ordinaria  ha aprobado también el informe de gestión y las cuentas del año pasado, que se saldaro con un Ebitda ordinario de 3.983 millones de euros; un beneficio neto, 1.231 millones; inversiones por valor de 1.800 millones; una bajada de la deuda en 800 millones, hasta 12.831 millones y un flujo de caja, 1.000 millones. En 2020, primer año de la pandemia, la compañía registró unas pérdidas de 2.200 millones por el deterioro de activos.

En un ejercicio marcado por "una subida abrupta del precio del gas y del mercado mayorista de la electricidad en toda Europa", especialmente en el último trimestre y el primero de este año,  el objetivo es reducir la dependencia energética exterior, más uso de renovables, cero carbón y más gases renovables, según la compañía.

Respecto a los negocios liberalizados, la compañía se ha enfocado en dos aspecto: el riesgo, evitando todas las incertidumbres posibles y el aseguramiento del suministro, "para que nuestras plantas gocen de garantías de suministro en cualquier circunstancias", según sus palabras. En cuanto a las redes, estas se preparan para una recuperación de la demanda, lo que requerirá de inversiones importantes "para acceder a las renovables y lugares remotos". Asimismo, se reforzará la liquidez y la bajada de la deuda en elmarco de una política "de prudencia financiera para estar preparados para cualquier eventualidad".

Retribuciones

La asamblea también ha aprobado la propuesta de hace un mes del consejo de administración de una sustancial mejora de la retribución del consejo (que aumenta un 5,7%, hasta 7,817 millones, y del presidente, Francisco Reynés, que sube 9%, hasta 4,962 millones, así como el incentivo a largo plazo del presidente y varios directivos, que se dispara un 36%.

Asimismo, ha ratificaso los cambios en el consejo, al que accede Jaime Siles, en representación de fondo australiano IFM. Siles ocupará el lugar que deja el independiente Francisco Belil-Creixell. Por su parte, Criteria aumenta de dos a tres sus puestos, con el nombramiento de Ramón Adell, que pasa de ser independiente a nuevo dominical por parte de la entidad.

 

 

Normas
Entra en El País para participar