La OMS confirma la existencia de la variante deltacron

El organismo no ha detectado cambios en la epidemiología ni en la gravedad de esta cepa, que mezcla la variante delta y la variante ómicron

Campaña de vacunación en la Comunidad Valenciana.
Campaña de vacunación en la Comunidad Valenciana. EFE

La pandemia del Covid-19 sigue su evolución a casi dos años de que España se refugiara en las casas por primera vez para limitar los contagios. Desde los primeros casos, el virus ha mutado, creando nuevas cepas y ahora, de las dos más fuertes —delta y ómicron— ha salido la última reconocida por la Organización Mundial de la Salud: deltacron.

Las primeras infecciones de deltacron empezaron a sonar en enero, durante uno de los episodios más álgidos de contagios en Europa. Sin embargo, no ha sido hasta esta semana que la OMS ha dado el paso para reconocer que sí se trata de una nueva mutación y no de "una contaminación durante el proceso de secuenciación" como mantenía hasta el momento.

Aun así, el organismo no ha detectado cambios "en la epidemiología ni en la gravedad"de deltacron, por lo que los síntomas pueden corresponder a cualquiera de los ya conocidos de las variantes delta y ómicron: fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, más común en la primera; y fatiga, dolor muscular, fluido nasal, más frecuente en la última.

De acuerdo con un estudio publicado esta semana por el Instituto Pasteur de Francia, esta variante fue identificada en varias regiones de Francia y ha estado circulando desde principios de enero de 2022. En particular, también se han identificado genomas virales con un perfil similar en Dinamarca y Países Bajos. Sin embargo, la OMS sostiene que los casos siguen siendo "muy bajos". 

Normas
Entra en El País para participar