Valor a examen

Ahold, escudo frente a la inflación y el conflicto bélico

Es uno de los escasos valores del Euro Stoxx 50 que evitan las caídas desde el inicio de la guerra

Supermercado Albert Heijn en Amsterdam (Holanda).
Supermercado Albert Heijn en Amsterdam (Holanda). Getty Images

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha causado una auténtica sacudida en las Bolsas. Ahold es de los pocos valores europeos que ha escapado de la oleada de ventas, alcanzando una subida de más del 4% desde que se iniciara el conflicto, frente a una caída del 6% del Euro Stoxx. En el año, sin embargo, pierde el 8%.

El grupo de supermercados holandés opera a través de 19 marcas (Fresh­Direct, Food Lion, Giant, Super Indo y Stop & Shop, entre otras) en 10 países, entre los que no están ni Ucrania ni Rusia. De hecho, el 60,8% de las ventas proceden de EE UU y el 39,2% de Europa, donde más de la mitad se concentran en Holanda.

El perfil defensivo de la empresa, asociado a la venta de productos de primera necesidad, junto con su diversificación geográfica, ajena a la zona de conflicto, son determinantes para su mejor comportamiento en Bolsa en los últimos días. Por ejemplo, Danone, cuyas ventas en Rusia –país donde ha decido mantener su actividad por el momento–representan el 6% del total, pierde casi el 9% desde el comienzo bélico. Nestlé, con el 2% de la facturación en Rusia y Ucrania, evita por poco la caída.

Ahold había marcado máximos de 20 años a principios de año. Tras tocar esa cota inició una tendencia descendente que ha frenado en las últimas semanas. En este tiempo, se han conocido los resultados de 2021, que han superado las expectativas del mercado, especialmente las del último trimestre, a pesar del repunte de la inflación. Los ingresos subieron el 3,3% (75.600 millones) y el beneficio, el 61% (2.246 millones). “Continúa ganando cuota de mercado gracias a su estrategia omnicanal y a su oferta comercial. El impulso del e-commerce ha sido clave y continuará siéndolo a medio plazo, ya que no todos los operadores podrán competir en este segmento en un futuro”, apunta Sabadell. El negocio online (Bol.com) creció el 38,2% en 2021 y Ahold prevé sacarlo a Bolsa este año, un plan ahora sujeto en todo caso a la gran incertidumbre del momento.

Lo que ha decepcionado han sido algunas previsiones para 2022; el margen operativo será “al menos el 4%”, frente al 4,4% de 2021 y el 4,8% de 2020. Alphavalue explica que, a nivel sectorial, los inversores están preocupados por “los problemas relacionados con la cadena de suministro y la inflación (tanto del lado de aumento de los precios como del impacto en el poder adquisitivo)”. Sin embargo, considera que son “temores exagerados” y que “Ahold es una de las firmas mejor preparadas para mitigar el impacto de estas presiones, en parte por su exitoso plan de reducción de costes, por el que obtuvo un ahorro de 967 millones en 2021 y de 2.520 millones desde 2019.”

Goldman Sachs identifica cuatro claves para la evolución de la acción: la inflación, Estados Unidos –que sigue siendo un mercado muy fragmentado y de alta competencia–, el negocio online y la cotización del dólar frente al euro.

Barclays, por su parte, destaca que la compañía “tiene una alta capacidad de generación de caja que emplea para recomprar acciones y pagar dividendos crecientes”. En cuanto a la salida a Bolsa de Bol.com, estima que en parte ya está reflejada en el precio de los títulos de Ahold”.

Credit Suisse añade que “tiene una sólida cartera de marcas y sabe muy bien qué productos proporcionan ventaja sobre sus competidores y dónde puede aumentar los precios”. “Está bien posicionada para trasladar parcialmente el coste de la inflación a los consumidores, y trabaja muy de cerca con sus proveedores para que no se produzcan aumentos de precios injustificados”.

El banco explica que su posición neutral se debe a “un potencial alcista limitado para la valoración, ya que es probable que el crecimiento de las ventas y los beneficios se desaceleren, aunque resalta que sería un deterioro “limitado” “por la calidad del negocio”.

Las acciones de Ahold tienen un 52% de consejos de mantener y un 38% de compra, según el consenso de Bloomberg.

Una seductora política de retribución

Dividendo. La compañía propondrá en la próxima junta general de accionistas, prevista para el 13 de abril, el reparto de un dividendo en efectivo de 0,95 euros brutos a cargo de los beneficios de 2021, lo que supone un incremento del 5,6% respecto a lo abonado el año anterior. Para Sabadell, la remuneración al accionista “es uno de los grandes atractivos del valor”. “El hecho de que la generación del flujo de caja libre se mantenga en niveles elevados, a pesar del aumento de inversiones, hace que se garantice una rentabilidad para el accionista mayor del 3% vía dividendo, y que haya una elevada posibilidad de continuar realizando recompras de acciones más allá de 2022 dada su sólida posición financiera”.

Recompra. Parte de la recuperación de Ahold en Bolsa ha coincidido con la recompra de acciones que mantendrá a lo largo de 2022. El último paquete adquirido se realizó entre el 28 de febrero y el 4 de marzo, ambos inclusive, a un precio medio de 27,13 euros. Fueron un total de 840.000 títulos por un valor global de 22,8 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar