Banca

Santander Consumer dobla beneficios, hasta 1.175 millones, y supera los de 2019

La firma entregó al grupo un dividendo de 491 millones de euros

Una oficina de Banco Santander.
Una oficina de Banco Santander.

La filial de financiación al consumo de Santander, Consumer Finance, volvió a brillar el año pasado, cuando se anotó unos beneficios de 1.174,7 millones de euros, lo que supone más que duplicar los 504,1 millones de 2020 y superar también los 1.133 millones correspondientes a 2019, el año anterior a que estallara el Covid-19. La firma, que inyectó a su matriz un beneficio de 491 millones, contribuyó de manera decisiva al resultado récord desde hace 10 años del grupo el año pasado de 8.124 millones.

Santander Consumer es uno de los pilares de crecimiento del banco que preside Ana Botín y para ello está en proceso de fusión con Openbank, con el objetivo de crear gran plataforma Digital Consumer Bank. Las cuentas del año pasado de la filial, con presencia en 16 países europeos, 14.500 empleados y 18 millones de clientes, revelan que los efectos de la pandemia dejaron de pasar factura al crédito al consumo el año pasado.

La firma explica en su informe anual que, pese a los cierres que se produjeron en algunos meses del año en diferentes países, el beneficio se sitúa por encima del de 2019. El margen de intereses mejoró un 2,2%, aunque determinadas limitaciones al movimiento fueron más severas que en el año en que estalló la pandemia. Al tiempo, las comisiones subieron un 7% respecto al año anterior y un 11,2% si se incluye el nuevo negocio, "lo que indica la fuerte recuperación que se está produciendo".

Otra clave que explica la mejora de los resultados son los menores deterioros, que sumaron entre los financieros y los no financieros  507 millones de euros, frente a los 1.114 millones correspondientes a 2020. La calidad crediticia mantiene su buena evolución, con un coste del crédito del 0,50% y una ratio de mora del 2,06%, frente al 2,04% anterior.

Las previsiones para el presente ejercicio que no mencionan la ofensiva de Putin contra Ucrania –precisamente, las cuentas se formularon el día 24, cuando estalló el conflicto– se centran en la evolución de la pandemia de Covid-19. "Las perspectivas económicas para 2022 están sujetas a una notable incertidumbre debido al rebrote de la pandemia en Europa y Estados Unidos en el tramo final de 2021 -y el riesgo de que se extienda a otras áreas- y las dudas en cuanto al carácter más o menos temporal de la subida de la inflación de 2021", indica.

Normas
Entra en El País para participar