Goirigolzarri pide las mismas reglas regulatorias para la banca y las criptomonedas

Asegura que los nuevos competidores han aportado ventajas al sector y ha animado a la banca tradicional a adaptarse a los cambios

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri.
El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri.

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, reclamó este miércoles, en el marco del Mobile World Congress de Barcelona, las mismas reglas regulatorias para la banca tradicional y el ecosistema 'cripto'. Durante su intervención en una jornada sobre 'Fintech y metaverso',

Goirigolzarri dijo que la aparición de nuevos competidores de la banca tradicional ha traído ventajas y ha espoleado a las entidades a adaptarse a los cambios. Sin embargo, demandó que los reguladores aporten "consistencia" al mercado adoptando reglas "coherentes" "para todos los actores que prestan una misma actividad, independientemente del sector al que pertenezcan, y así tener un escenario "justo" de disputa del negocio.

El presidente de CaixaBank hizo hincapié en que esta regulación se aplique también "a la eclosión reciente de monedas y activos digitales desregulados".

Remarcó que la banca tradicional ha de abordar la competencia con los nuevos actores "con humildad y ambición", sabiendo que los operadores emergentes han venido para hacer aportaciones "valiosas" que los operadores tradicionales no deben ignorar, pero también sacando pecho en la pelea por el mercado aprovechando la potencia que le da la confianza y la cercanía del cliente.

El presidente de CaixaBank puso en valor el gran esfuerzo que dijo que está haciendo la banca tradicional para adaptarse a las demandas diferentes de sus clientes en función de su nivel de digitalización, y atender sobre todo a los que tienen menor capacidad para acceder a los servicios electrónicos.

Aseguró que España está bien en comparación con sus países europeos en el nivel de digitalización de la clientela, con un 60% de penetración frente al 58% de media europea, aunque es cierto que hay diferencias grandes entre la población más joven y la de edad más avanzada, y hay que atender esta disparidad con inversión y formación a las personas que más lo necesiten.

Goirigolzarri defendió en su intervención que "la tecnología también tiene límites, y estos vienen marcados por la seguridad, y el respeto a la privacidad y a la libertad individual", al tiempo que abogó por un uso de la digitalización al servicio de los ciudadanos: "La tecnología no debe ser un fin en sí mismo. Es un medio para mejorar nuestra sociedad", ha reseñado.

Normas
Entra en El País para participar