MWC

Ofensiva china en telefonía móvil en un Mobile que busca volver a la normalidad

Visitantes del MWC en Barcelona
Visitantes del MWC en Barcelona AFP

Ayer abrió sus puertas el Mobile World Congress de Barcelona con el reto de recuperar la normalidad prepandemia, después de su cancelación en 2020 y de una cita presencial casi testimonial en 2021, cuando apenas ocupó tres pabellones, entre ellos el del 4YFN, el evento de emprendedores.

Este año, la mayor feria de telefonía del mundo ocupa siete de los ocho pabellones de Fira Gran Vía y cuenta con la participación de unas 1.500 empresas tecnológicas. Entre ellas, ayer destacaron por su actividad cuatro fabricantes chinos de móviles –Realme, Honor, Poco (Xiaomi) y Oppo–, que con sus nuevos lanzamientos dejaron claro que quieren ser las nuevas estrellas del negocio móvil, tras desaparecer de este campo marcas como LG o Sony o caer con fuerza Huawei por el veto de EE UU. Samsung no pudo hacerles sombra porque escogió presentar en enero fuera de la feria su último móvil insignia, el Galaxy S21. Y tampoco Apple, el otro gran contrincante, porque no asiste al Mobile.

Algunos de estos nuevos jugadores chinos ya están en el top 5 del mundo y de España, y no paran de acaparar cuota de mercado.

Realme irrumpe en los móviles de alta gama

Este fabricante de móviles, que ya es la quinta marca que más smartphones vende en España (creció el pasado año un 1008%, según Canalys), anunció ayer su intención de plantar batalla en el segmento de gama alta. Lo hará con su nuevo teléfono inteligente GT2 Pro, equipado con el chip Snapdragon 8 Gen 1 de Qualcomm, que tendrá un precio de 749,99 euros o 849,99 euros, según venga con 8 GB de memoria y 128 GB de almacenamiento o 12 GB más 256 GB.

El equipo tiene una pantalla Amoled 2K de 6,7 pulgadas con 525 píxeles por pulgadas, una profundidad de color de 10 bits y un brillo máximo en exteriores de 1.400 nits. La pantalla ajusta automáticamente la tasa de refresco de 1 a 120 Hz, lo que permite ahorrar 1,7 horas de batería, según explicó la compañía. Realme aseguró que su nuevo móvil mejora en un 30% su rendimiento frente a la generación anterior gracias al procesador de 4 nanómetros. En el apartado fotográfico, el móvil lleva triple cámara: una ultra panorámica de 150º, que aumenta un 278% el campo de visión de las imágenes; una cámara de micro-lente de 40x y una principal de 50 megapíxeles con sensor Sony IMX766. El dispositivo saldrá a la venta el 8 de marzo.

Más allá de los smartphones, Realme presentó otros productos. Entre ellos, su primera smart TV para el mercado europeo, que saldrá a la venta próximamente en dos tamaños (32 y 50 pulgadas), y un portátil, el Book Prime, con procesador Intel Core i5 de 11ª generación. Estará disponible desde el 7 de marzo desde 999 euros.

Oppo mejora la tecnología de carga y duplica la vida útil de las baterías.

Los sistemas de carga de las baterías tuvieron ayer un gran protagonismo. Realme anunció su solución de 150 W de potencia, que puede cargar el 50% de la batería en 5 minutos. Oppo, por su parte, mostró su tecnología de carga SuperVooc de 150 W y de 240 W. Con la primera, dijo que bastan 5 minutos para cargar el 50% de una batería de 4.500mAh y menos de 20 minutos para cargar el 100%. Y, con la segunda, esa misma batería se cargaría al completo en nueve minutos. “Esto nos quitará el hábito de tener que cargar los móviles durante la noche”, dijo el fabricante chino. Oppo, además, avanzó una tecnología (battery health engine o motor de salud de la batería) que incorporará en futuros móviles para ampliar la vida útil de las baterías sin comprometer los tiempos de carga. Promete que los móviles pasarán de soportar unos 800 ciclos de carga (lo que en la práctica son dos años) a 1.600 ciclos, alargando la vida de las baterías a más de cinco años.

Honor apuesta por el segmento prémium

La marca de móviles de bajo coste que vendió Huawei en 2020 tras el veto de EE UU, también apuesta por el segmento prémium. Honor presentó ayer una nueva hornada de móviles de gama alta, los Honor Magic4 y Honor Magic4 Pro, que llegarán al mercado en la primera mitad de mayo. Ambos llevan el último procesador de Qualcomm, el Snapdragon 8 Gen 1 5G, el más potente en móviles Android.

El dispositivo lleva pantalla Amoled LTPO de 6,81 pulgadas con resolución FullHD+, capaz de variar su tasa de refresco entre 1 y 120 Hz para garantizar una mayor eficiencia energética y una experiencia de entretenimiento más fluida. El smartphone, que recuerda al Huawei Mate 40 con un anillo en la parte trasera donde van los sensores fotográficos, cuenta con tres cámaras: un sensor principal de 50 megapíxeles con sensor de color de 1/1,56 pulgadas, un gran angular de 50 megapíxeles con 122º de campo de visión y un telefoto de 64 megapíxeles con un zoom óptico de 3,5 aumentos. En cuanto a la grabación de vídeo, el nuevo buque insignia de Honor permite grabar vídeo en formato logarítmico a 4K, 10 bits y 60 FPS. Respecto a la batería, el Honor Magic4 Pro trae una de 4.600 mAh y carga rápida inalámbrica de 100W. El equipo se carga al 100% en solo 30 minutos, destacó la compañía. A España llegará en verde cyan y dorado y, en principio, solo en la versión de 8 GB de memoria y 256 GB de almacenamiento. Costará 1.099 euros.

Poco mantiene su filosofía de precios comedidos

Poco, la marca de Xiaomi que se dirige a un público de entre 18 y 35 años y con perfil muy techie, sigue ganando terreno a nivel global; también en España. Tras cerrar 2021 con un total de 23 millones de unidades vendidas, una cifra importante teniendo en cuenta que la compañía aún no está en muchos países, el fabricante chino anunció dos nuevos smartphones que siguen la filosofía con la que nacieron: “Ofrecer la máxima tecnología posible a un precio comedido”.

Este año es el primero que la marca está presente en la feria de Barcelona con estand propio (antes lo hacía con Xiaomi) y su apuesta son sus nuevos terminales X4 Pro 5G y, su hermano menor, M4 Pro. Dos equipos potentes situados entre los 200 y 350 euros.

El modelo superior lleva pantalla Amoled de 6,67 pulgadas con frecuencia de refresco de 120 HZ y una tasa de respuesta de 360 Hz, algo clave si el equipo se usa para jugar. “Somos los primeros en este rango de precios que lo ofrecemos”, dijeron.

En cuanto a la cámara, cuenta con un potente sensor de 108 MP, una lente ultra ancha de 8 MP, una micro cámara de 2 MP en la parte trasera y un sensor de 16 MP en la parte delantera. Su procesador es un Snapdragon 695 5G con tecnología de 6 nanómetros, que aporta más velocidad. La batería del equipo es de 5.000 mAh y va acompañada de tecnología de carga rápida de 67 W, que permite cargar un 30% de la misma en 8 minutos y el 100% en 41 minutos. Saldrá a la venta el 7 de marzo y su precio será de 299 euros o 349 euros, según características.

Normas
Entra en El País para participar