Textil

Nextil redujo sus pérdidas un 85% y volvió a ebitda positivo en 2021

La compañía textil mejoró un 8% su facturación respecto a 2020

Nextil redujo sus pérdidas un 85% y volvió a ebitda positivo en 2021

Nextil redujo un 85% sus pérdidas netas en 2021, hasta 3,6 millones de euros, frente a los 'números rojos' de 24,3 millones de euros que se anotó en 2020, al tiempo que logró un resultado neto de explotación (ebit) de casi un millón de euros, frente a las pérdidas de 22 millones registradas en 2020.

Asimismo, el ebitda fue de 4,7 millones de euros, frente al dato negativo de 8,9 millones registrado en 2020, lo que supone un crecimiento de 13,7 millones de euros, según ha informado este lunes. La compañía ha destacado que esta mejora ha sido posible a pesar del alza exponencial de precios de materias primas, energía y transporte, que ha supuesto un impacto negativo cercano a un millón de euros. De hecho, descontando efectos no recurrentes, el ebitda habría alcanzado los 5,4 millones de euros.

Según ha explicado la firma, las medidas de ajuste implantadas durante el último ejercicio, tanto operativas como estratégicas, y el enfoque del negocio en los segmentos de mayor valor añadido le han permitido recuperar "sustancialmente" los niveles de rentabilidad.

Así, el margen de ebitda sobre ventas fue del 7,4%, una cifra que supera ya los niveles prepandemia (3,2% en el ejercicio 2019) y "muy por encima" del porcentaje negativo de 2020 (-15,3%). La facturación alcanzó los 63,4 millones de euros, un 8% más que en el ejercicio anterior, a pesar de las continuas roturas en la cadena de suministro.

De hecho, según la compañía, las ventas deberían haber sido mayores en la división de Tejidos, puesto que la cartera de pedidos se incrementó un 180% respecto a 2019. Sin embargo, los continuos cortes en la cadena de suministro de hilo, tanto en Europa como en América, obligaron a cierres intermitentes en las fábricas, lo que hizo imposible atender la demanda.

Nextil ha subrayado que el crecimiento de las ventas, así como las subidas de precios de materias primas y energía incrementaron las necesidades de fondos en 4,3 millones de euros respecto a 2020. Así, la deuda financiera neta aumentó en 10,6 millones de euros, hasta los 60,1 millones a diciembre de 2021.

Por otra parte, a finales de octubre se implementaron las medidas organizativas y comerciales necesarias para trasladar el impacto del alza de materias primas y energía a los clientes. De esta forma, la compañía espera mitigar este impacto en los resultados de la compañía durante el primer trimestre de este año.

Normas
Entra en El País para participar