Automoción

Gestamp supera la crisis de la Covid con beneficios de 155 millones netos

Retorno al pago de un dividendo del 30% del resultado

Francisco Riberas, presidente de Gestamp.
Francisco Riberas, presidente de Gestamp.

Gestamp registró en 2021 un beneficio de 155 millones netos que representa su superación de la crisis causada por la Covid-19, que en 2020 le llevó a presentar sus primeras pérdidas en más de dos décadas de trayectoria industrial, cuando contabilizó unos números rojos de 71 millones.

En esta línea, las ventas del ejercicio anterior crecieron un 8,54 % y superaron los 8.000 millones. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) subió un 31,8 %, rozando los 1.000 millones, pese a las tensiones inflacionistas de las materias primas y de los procesos logísticos. El margen Ebitda se sitúa en el 12,3 %, frente al 10,2 % de 2020.

En el apartado de la deuda, Gestamp la recortó un 8,8 % sobre los niveles de 2020 y la situó en el nivel de los 2.200 millones (2,3 veces el Ebitda). Gracias a una generación de caja de 248 millones. El grupo que preside Francisco Riberas recuperará la estrategia del pago de un dividendo del 30 % de los resultados. Gestamp invirtió 531 millones el año pasado. El 40 % de ese presupuesto tuvo por destino el ámbito del coche eléctrico, y un 30 % del mismo al apartado de cajas de baterías.

La industria de automoción sigue padeciendo los embates de la Covid-19 y de la falta de semiconductores, unos problemas que han reducido en cerca de 12 millones de unidades la producción mundial de vehículos.

A corto plazo, Gestamp espera para 2023 la recuperación de los niveles pre pandemia. En relación con este año, sus previsiones son las de crecer un dígito por encima de la evolución del mercado. Con un aumento del Ebitda entre un 13 % y un 15 %.

Normas
Entra en El País para participar