Inmobiliaria

Brugera deja la presidencia ejecutiva de Colonial

Pere Viñolas se convierte en el primer ejecutivo de la socimi

Juan José Brugera, presidente de Colonial.
Juan José Brugera, presidente de Colonial.

Colonial comunicó en la noche del lunes que Juan José Brugera (Badajoz, 1946) deja sus funciones directivas y pasará a ser presidente no ejecutivo a partir del 1 de mayo. Se rompe así la dupla de ejecutivos que han pilotado el renacer de Colonial en los últimos años y todo el peso de la gestión recaerá en el consejero delegado, Pere Viñolas.

Brugera, igualmente, deja la presidencia de la filial francesa SFL en manos de Viñolas, ya que la normativa gala no permite esa posición en cotizadas para mayores de 75 años, aunque el veterano directivo continuará como consejero.

En su nuevo papel como presidente no ejecutivo, Brugera se encargará de presidir el consejo y previsiblemente de las relaciones con inversores y los diferentes grupos de interés.

Colonial informó que ha acordado "evolucionar la estructura de gobierno corporativo" a un modelo donde, además de mantener separados los roles de presidente del consejo de administración y de consejero delegado, el presidente sea no ejecutivo, sin funciones ejecutivas asignadas. "Este modelo está alineado con las recomendaciones de inversores institucionales y proxy advisors en Europa, las cuales están siendo adoptadas de forma progresiva por sociedades cotizadas", remitió este lunes la empresa a la CNMV en un documento.

Este ingeniero con experiencia en banca entró en Colonial en 1994 de la mano de La Caixa y salió de la compañía catalana tras su venta a Inmocaral en 2006. Dos años, después, la banca acreedora le volvió a llamar para ocupar la presidencia. Entre otros cargos, ocupó la presidencia de la entidad barcelonesa Círculo de Economía.

La inmobiliaria catalana también informó de que acaba de adquirir por alrededor de 450 millones de euros la sede central de Amundi en París, según comunicó este lunes la cotizada en el Ibex 35 a la CNMV. Además, ha desembolsado 50 millones por la sede de Danone en Barcelona, en una transacción cerrada en diciembre.

Normas
Entra en El País para participar