Tecnología

Las telecos ingresan 1.000 millones menos al año por la fuerte competencia

Oliver Wyman cree que la consolidación del sector facilitaría la inversión y por ello reclama una regulación menos celosa que, protegiendo al consumidor, permita reducir el número de operadores

Las telecos ingresan 1.000 millones menos al año por la fuerte competencia

Los operadores de telecomunicaciones en España están ingresando unos 1.000 millones de euros menos al año debido a la enorme competencia que vive el sector, lo que dificultará la puesta en marcha del ciclo inversor del 5G, según un informe sobre el sector telecos de la consultora Oliver Wyman presentado hoy. 

"En España hay una situación de hipercompetitividad que está deteriorando la cifra de negocio de todos los operadores. Se están perdiendo 1.000 millones al año en los últimos dos o tres años, y ello en un contexto en el que la intensidad de las inversiones solo crece, promovida sobre todo por el 5G y la demanda incremental de calidad de la red. Todo ello nos hace temer que el sector tenga problemas para financiar el despliegue del 5G con retornos aceptables para sus accionistas y que ese dinero pueda irse a otro lado", han apuntado Augusto Baena y Pilar de Arriba, socios de la consultora.

En España, el ratio de capital (capex) tiene una intensidad de entre el 13% y el 15%, "con retornos cuestionables" pese al crecimiento de las infraestructuras que aumentan la eficiencia del capital. Por ello, "es cuestionable cómo se va a financiar el 5G", advierten desde la consultora, que apunta a una consolidación del sector como parte de esta solución, para lo que piden un esfuerzo regulatorio.

"El sector ha tenido una cierta necesidad de consolidación que ha sido frenada por el miedo a los remedies o las salvaguardas a la competencia que pueda imponer el regulador en España y en Europa y esto quizás ha ralentizado el hecho de la consolidación", ha señalado Baena, quien ha defendido la necesidad de definir un marco que proteja a los consumidores, pero que permita un cierto grado de consolidación para que el sector esté mejor preparado para afrontar las inversiones que hacen falta.

Según los socios de Oliver Wyman, la importancia de que esta inversión en infraestructuras por parte de los operadores sea rentable no solo está relacionada con el devenir de las empresas del sector y sus accionistas que buscan ganar dinero, sino también con el efecto multiplicador que estas inversiones tienen en todas las industrias. 

Por ello, además de pedir que no haya "una regulación excesivamente celosa de la consolidación" en el sector, Baena ha asegurado que sería positivo que se reordenara el marco normativo de las telecos, ya que perduran muchas regulaciones en campos que ahora afectan también a otros gigantes tecnológicos. 

Pese a la hipercompetencia, el informe destaca la posición privilegiada en el mercado de la conectividad fija del mercado español con uno de los mayores despliegues de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) del mundo, con 70,5 millones de acceso.

También resalta que España es el país de Europa en el que hay una mayor penetración de la oferta convergente, ya que el 87% de los hogares cuenta con un paquete que combina varios servicios (móvil, internet y televisión). Una estrategia comercial que, según han explicado, no es exclusivo de las grandes telecos (que lo utilizan tanto con sus primeras marcas como con las segundas) sino también de los operadores virtuales.

En cuanto a las preferencias del consumidor, el estudio muestra que el aspecto que más valoran a la hora de elegir un operador es la calidad del servicio, debido a que las personas cada vez tienen más dispositivos conectados. España ocupa el segundo lugar con 8,3 dispositivos por hogar, solo por detrás de Reino Unido (8,4). De Arriba, sin embargo, ha destacado que con la pandemia el elemento de la calidad ha retrocedido, adquiriendo más importancia el precio, "seguramente porque el consumidor asume que vienen mal dadas".

Los españoles también reclaman mejoras en el servicio de atención al cliente a los operadores y mejores latencias debido al uso cada vez más intensivo de dispositivos como las consolas para jugar en streaming. El informe revela igualmente que España es el país donde existe menos transparencia y control sobre el importe de la factura y sobre los consumos, "debido seguramente a que los paquetes que se contratan todo en uno no ofrecen flexibilidad en el precio".

Otro dato que arroja el estudio es que los operadores son las segundas entidades, por detrás de los bancos, en las que los consumidores más confían para que custodien y protejan sus datos personales. "Esta mejora reputacional de las telecos puede tener que ver con que el sector ha respondido bien durante la pandemia y ha resultado clave para teletrabajar y para entretenerse online".

Normas
Entra en El País para participar