Santander y Mapfre se alían para vender hipotecas inversas

Este producto lleva años sin terminar de arrancar por temas regulatorios y reputacionales

El director general de banca comercial de Santander España, Ángel Rivera, y el vicepresidente de Mapfre y consejero delegado de la compañía en Iberia, José Manuel Inchausti.
El director general de banca comercial de Santander España, Ángel Rivera, y el vicepresidente de Mapfre y consejero delegado de la compañía en Iberia, José Manuel Inchausti.

Santander Seguros y Mapfre han decidido aliarse para vender hipotecas inversas. Se trata de un producto que permite a las personas mayores hipotecar su vivienda para percibir unas rentas con las que completar su pensión de jubilación.

Mapfre y Santander han constituido una sociedad participada al 50% para la distribución en exclusiva en España de este producto a través de las redes de ambas compañías. De esta forma ahondan una alianza más profunda, por la que las sucursales de Santander venden seguros de auto y de comercios de Mapfre, y las oficinas de Mapfre venden los productos financieros de Santander.

La nueva sociedad conjunta operará, tras obtener las preceptivas autorizaciones, como establecimiento financiero de crédito. Su cometidos será desarrollar la hipoteca inversa.

La hipoteca inversa es un producto financiero pensado para que las personas mayores puedan obtener un complemento de sus ingresos gracias a su vivienda, sin perder la propiedad ni el derecho de uso de la misma. Es un tipo especial de préstamo hipotecario dirigido a personas a partir de 65 años, con vivienda en propiedad sin cargas, que permite obtener liquidez de ese patrimonio inmobiliario sin perder la titularidad de la vivienda, de la que se puede disfrutar hasta el momento del fallecimiento. Este producto puede complementarse con un seguro de rentas vitalicias que les garantice el mismo nivel de ingresos de por vida.

La figura existe desde hace más de una década, pero ha tenido escaso desarrollo. Sobre todo porque ha presentado algunos problemas regulatorios y reputacionales. "Es verdad que cuando se cierra un contrato de hipoteca inversa hay que ser extremadamente cuidadosos, para que no solo los propietarios de la vivienda sino los posibles herederos sean conscientes de las características del producto y los posibles escenarios", explica un alto cargo de Mapfre.

La sociedad conjunta de Santander y Mapfre trabajará en el diseño, la configuración y las condiciones de la hipoteca inversa, con el foco en ofrecer al cliente senior servicios de valor y adaptados a sus necesidades.


Normas
Entra en El País para participar