Cuentas anuales

EDP reduce su beneficio neto un 18% por la devaluación de sus térmicas

La energética reartirá un dividendo de 0,19 euros por acción

Miguel Stilwell, presidente de EDP.
Miguel Stilwell, presidente de EDP.

La energética portuguesa EDP registró el año pasado una caída de su beneficio neto del 18%, al pasar de 801 millones de euros a 657 millones, debido, principalmente al deterioro contable por la devaluación de los activos térmicos en la Península Ibérica y al impacto de la subida de los precios mayoristas de la electricidad. Sin contar el deterioro, su beneficio aumentó un 6%, hasta los 826 millones de euros, gracias a “un sólido desempeño en energías renovables en todo el mundo, la integración de las infraestructuras de Viesgo en España y a la actividad de redes energéticas”.

El Ebitda de EDP, matriz de EDP España, ascendió a 3.720 millones de euros, un 6% menos que en 2020. La filial de energía eólica y solar del grupo, EDP Renovaveis, aumentó su beneficio neto un 18% el año pasado, hasta los 655 millones de euros, según infomó el miércoles. La compañía, que va a proponer a la junta general el reparto de un dividendo de 0,19 euros por acción, en línea con el año anterior, está siendo afectada por una sequía histórica en el país, la peor en 90 años, que ha llevado a restricciones de la producción hidráulica.

En una conferencia de prensa desde Lisboa, el presidente de EDP, Miguel Stilwell, ha señalado que la compañía ha aumentado su capacidad renovable en 2.600 MW y que mantiene su política de rotación de activos (un tercio de los proyectos previstos hasta 2025). Por su parte, las inversiones en redes sumaron 750 millones de euros en 2021, gracias, especialmente a la compra de Viesgo.

Preguntado por la pérdida de valor de las centrales térmicas, tanto en España como en Portugal, Stilwell señaló que “con más renovables, los activos térmicos (carbón y gas) pierden valor” y aludió a los proyectos de hidrógeno verde para reconvertir las centrales de carbón españolas (Soto, Aboño y Los Barrios).

Respecto a las consecuencias del conflicto de Ucrania, el presidente del grupo luso dijo que “no es una buena noticia” y, aunque “no es un tema crítico para la península, pues no supone un problema de suministro, sí tiene un impacto en los precios”.

EDP está renegociando contratos PPA y ralentizando proyectos solares en Estados Unidos por el hundimietno de los precios. En cualquier caso, “aunque haya pasos para adelante y para atrás, el camino de la descarbonización no tiene vuelta atrás, la tendencia a largo plazo hacia las renovables no cambiará, ni nuestra estrategia tampoco", subrayó.

La compañía, según sus palabras,  “sigue reforzando la organización de las personas, con una cultura cada vez más integradora".

 

Normas
Entra en El País para participar