El ahorrador se acostumbra a algo de riesgo

Los planes mixtos, los que más aportaciones recibieron en 2021

El ahorrador se acostumbra
a algo de riesgo pulsa en la foto

Los mixtos siguen siendo la clase de planes de pensiones que más aportaciones reciben, con casi 956 millones de euros en 2021 los de renta fija, frente a los 750 millones que han ido a parar a los de renta variable mixtos.

Tal y como destacan desde Santander Pensiones, el éxito en los últimos años de esta categoría de planes “ha venido dado tanto por el buen comportamiento, sobre todo de los mercados de renta variable, como por la captación neta. Una acertada elección por parte de los clientes que se ha visto compensada con una excelente rentabilidad”.

Ibercaja Pensiones Sostenible y Solidario renta
un 75% a diez años

También en Caja de Ingenieros han observado esa evolución de los partícipes que tradicionalmente invertían en productos garantizados o de renta fija, “pero que el entorno de tipos de los últimos años ha hecho que se movilicen y opten por productos algo más arriesgados, siendo la vía de entrada mayoritaria a través de los mixtos conservadores”.

En Ibercaja confirman que son productos que han experimentado una creciente demanda, “ya que el escenario en el que nos hemos movido ha propiciado que se modifique la estructura de inversión de los clientes, que han ido incorporando un componente de renta variable en mayor o menor medida en función de su perfil”.

Los bajos tipos de interés han movilizado dinero a productos con renta variable

El porcentaje de activos de Bolsa depende del perfil de riesgo de cada inversor; sin embargo, “por la característica del producto de inversión a largo plazo, permite aguantar fases pasajeras de bajadas en los mercados, que con el tiempo siempre se suelen más que recuperar”, afirma Wolfgang Kania, responsable de inversión y planes de pensiones de Deutsche Bank España.

Entre los mejores planes mixtos a largo plazo para un perfil de ahorrador moderado destaca, con una rentabilidad a diez años del 75,46%, el Ibercaja Pensiones Sostenible y Solidario. “No es temático, si bien la energía renovable, la eficiencia energética y el agua han estado siempre presentes”, apuntan sus gestores, Miriam Fernández Jiménez y Guillermo Uriol Sanz.

Entre los mejores, dos estrategias de inversión socialmente responsable

Además, resaltan que el peso medio en estos últimos años de la renta fija ha sido del 30%, invertida en su totalidad en bonos sostenibles. “La buena calidad de los emisores seleccionados es uno de los factores clave en el performance del fondo”.

Con una rentabilidad similar (74,29%) está el Caja Laboral Variable, que destina el 40% de su patrimonio a renta fija, principalmente europea, pero también a deuda pública del Tesoro norteamericano y el resto, a renta variable de la zona euro, EE UU y Japón.

En cuanto al C.I. Climate Sustainability ISR (68% a diez años), su gestor cree que “el buen comportamiento ajustado por riesgo durante los últimos años se explica por una construcción de cartera asentada en el objetivo de lograr buenos retornos en todo entorno de mercado”.

En este sentido, la estrategia pivota sobre tres pilares, “necesarios pero no suficientes”, que son la calidad, la exposición a tendencias de crecimiento y el liderazgo en términos ISR.

Con un retorno del 67,37% encontramos el Santander Universidades RV Mixta, que “se ha beneficiado de la acertada combinación de una gestión estratégica de activos y de un mandato construido para beneficiarse de los atributos financieros que otorgan los mercados de capitales en el largo plazo”, indican en la gestora.

Desde Bankinter señalan que “el posicionamiento derivado del análisis macro y del ciclo económico nos ha permitido adelantarnos a ciertas tendencias de mercado ajustando nuestra exposición a cada una de las clases de activos, sectores y geografías, mientras que el componente de análisis de compañías ha jugado un papel fundamental en la obtención de rentabilidad del BK Mixto 50 Bolsa” (un 59% a diez años).

Y el equipo gestor del plan Deutsche Bank Dinámico (58,6%) indica que la cartera de acciones está compuesta por entre 40 y 50 valores, predominando firmas de alta capitalización, con una elevada diversificación por sectores y países, mientras que la parte de renta fija se compone de emisiones públicas y privadas de una elevada calificación crediticia, con una duración media de seis años.

 

Normas
Entra en El País para participar