El PSOE frena la propuesta fiscal de Podemos y pide esperar al informe de los expertos

Pedro Sánchez asegura que sin justicia fiscal no puede haber justicia fiscal

De izquierda a derecha, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la minsitra de Hacienda, María Jesús Montero, en un Consejo de Ministros.
De izquierda a derecha, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la minsitra de Hacienda, María Jesús Montero, en un Consejo de Ministros. GETTY

El intento de Unidas Podemos de acelerar el debate en torno a la futura reforma fiscal que prepara el Ejecutivo ha terminado sin sorpresas. La propuesta presentada la semana pasada en el Congreso por el socio minoritario del Gobierno ha sido rechazada de pleno este martes por el PSOE, que ha pedido respetar los tiempos fijados por el Ministerio de Hacienda y que parten, de entrada, de conocer la propuesta oficial que presente en las próximas semanas el grupo de sabios reunidos por la cartera que dirige María Jesús Montero.

Unidas Podemos hizo pública la semana pasada una proposición no de ley de temática fiscal. La reforma planteada por la formación morada partía de reforzar y endurecer el actual impuesto de patrimonio para gravar a las grandes fortunas, de subir los tramos en el IRPF a las rentas altas y de obtener más ingresos a través de Sociedades. Junto a otras medidas como un tributo especial a las eléctricas y una modificación del IVA, Podemos calcula que su reforma supondría aumentar la recaudación en cerca de 30.000 millones de euros anuales.

El grupo socialista, sin embargo, ha votado en contra de la tramitación. El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Héctor Gómez, ha instado a "respetar los tiempos" fijados por Hacienda y a analizar la propuesta de los expertos para llevar a cabo una reforma "acorde con la realidad de nuestro país en este momento".

En paralelo, esta vez en el Senado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido el impulso de una reforma fiscal "que necesita el país", pero siempre siguiendo los ritmos que marque Hacienda. "Si queremos una justicia social, necesitamos una justicia fiscal, es decir, que paguen más los que más tienen", ha defendido durante la sesión de control al Gobierno.

La reforma fiscal que prepara el Ejecutivo, como ya sucedió con la ley de vivienda o con la reforma laboral, promete desatar un nuevo frente de batalla en el seno de la coalición. Los dos socios, por ahora, se encuentran marcando sus diferentes posturas y calentando un debate que empezará a coger fuerza cuando el grupo de expertos presente sus conclusiones, previsiblemente antes de que termine el mes de febrero.

Por el momento, PSOE y Podemos únicamente han evidenciado públicamente diferencias en cuanto a la forma y los tiempos. La semana pasada, cuando la formación morada hizo público su documento, la ministra María Jesús Montero la tildó de "inoportuna" y reconoció que hubiese preferido que sus socios esperasen a las conclusiones de los sabios para, a partir de ahí, empezar a debatir una postura común en el Ejecutivo. La titular de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, respondió que "lo inoportuno" es que en España "los trabajadores y las pymes tengan que pagar el doble de impuestos que las grandes empresas". La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, quiso limar asperezas entre las dos formaciones y aseguró que desde el Gobierno "respetaremos el trabajo encargado a los expertos", si bien reconoció que ambas formaciones tienen visiones diferentes acerca de cómo encarar la reforma.

Normas
Entra en El País para participar