Banca

Ibercaja elevará su ‘pay out’ al 60% para hacer más atractiva su OPV en abril

La entidad se propone salir en la próxima ventana como les gustaría a los supervisores

El alto dividendo llamará a inversores de largo plazo

Ibercaja elevará su ‘pay out’ al 60% para hacer más atractiva su OPV en abril pulsa en la foto

Ibercaja jugará una baza de alta rentabilidad para lograr que su salida a Bolsa sea una realidad, y un éxito, entre abril y mayo, tras aplazarla el pasado 1 de febrero. Los supervisores son partidarios de que el banco no agote los plazos y se estrene cuanto antes. Así, elevará el porcentaje destinado a retribuir a los accionistas (pay out) hasta el 60%, frente al 50% anunciado en diciembre, según fuentes financieras.

Con esta modificación, Ibercaja atraerá a los inversores de largo plazo que tanto ansía para su base de accionistas, y las fundaciones que controlan el banco recibirán unos 100 millones en dividendos con cargo a los resultados de 2021. Además, en caso de que la OPV no se pueda ejecutar, contará con casi un tercio del fondo de reserva que le exige la ley.

La crisis de Ucrania dinamitó una operación que había estado cocinándose desde finales del año pasado. La alta volatilidad provocó que los bancos de inversión que pilotan la OPV, con JPMorgan y Morgan Stanley como coordinadores globales y Rothschild como asesor, aconsejaran a la entidad echar el freno de mano.

El núcleo de accionistas que busca la Fundación Ibercaja, dueña del 88%, es de fondos de largo plazo, con gran peso entre los extranjeros, y una pequeña parte de hedge funds de corto plazo para dar liquidez a la acción. La retribución será clave para lograr este perfil. Su objetivo último es cumplir con la ley de cajas, que exige que las fundaciones tengan una participación inferior al 50%. Pero no lo hará a cualquier precio.

El plan de Ibercaja es presentarse como el banco con mayor porcentaje destinado a dividendos de los cotizados en España. Solo CaixaBank lo iguala, tras anunciar el pasado enero que repartirá entre el 50% y el 60% de los beneficios entre sus accionistas. Por detrás quedan Santander (40%), BBVA (del 40% al 50%), Bankinter (del 50% al 60%), Sabadell (del 31,8% con cargo a los resultados de 2021) y Unicaja (50%). Lo puede hacer gracias a que su ratio de capital de máxima calidad (CET 1) es holgada, con un 12,5%, y a que sus tasas de morosidad y cobertura destacan, por lo buenas, en el sector financiero español.

Será el banco español con mayor porcentaje del beneficio destinado al dividendo

Las fuentes consultadas señalan que, solo con cargo a los resultados del año pasado, las fundaciones recibirán unos 100 millones de euros. Además de la de Ibercaja, están la del Círculo de Burgos, la de la Inmaculada de Aragón y la de la Caja Badajoz, con un 12% en conjunto. Esto equivale a unos beneficios de unos 160 millones de euros, aunque la cifra definitiva se publicará el próximo día 28. Con esas cuentas intentará salir al mercado en la próxima ventana, que va de abril a mayo, tal y como le han pedido los supervisores: el Banco de España y el BCE, aunque fuentes financieras interpretan que el supervisor entendería un nuevo aplazamiento si la volatilidad sigue.

As en la manga y plan B

En todo caso, la entidad que dirige como consejero delegado Víctor Iglesias Ruiz, se guarda una carta en la manga por si hay problemas de última hora. La siguiente ventana será en junio o, a más tardar, inicios de julio, aunque en este caso deberá emplear los resultados del primer trimestre de este año. Si entonces no se ha ejecutado la OPV, no habrá un tercer intento a finales de año, pese a que es otro periodo clásico de salidas a Bolsa. El motivo está en lo apresurado del plazos, que otorgaría mayor capacidad de presión de los inversores respecto al precio.

Esa retribución le permitirá alcanzar el fondo de reserva de 300 millones en 2024

El plan B pasa por constituir un fondo de reserva, aunque para ello tendrá de plazo hasta finales de 2024. Las expectativas de beneficios y el potenciado pay out permitirán que logre los 300 millones de euros que necesita –el importe se calcula en función de la ratio de solvencia y de la participación del accionista de control– en ese plazo fijado. Eso sí, una fusión queda fuera de sus planes, aunque no pueda salir a Bola este año.

El modelo de negocio de Ibercaja tiene como clave de bóveda sus ingresos fuera de balance. La división de seguros de vida y la gestora de fondos de inversión aportan más del 40% del sus ingresos, y el objetivo es que lleguen a suponer más del 50%. Esto convierte a la entidad en una rara avis, sin la dependencia del negocio bancario puro. La parte menos buena, al menos de entrada, está en su tamaño. Sus activos suman 58.200 millones de euros, menos de la mitad de los que exhibe Unicaja Banco.

Los bancos colocadores que acompañan a los dos gigantes de Wall Street son Bank of America y UBS, en un segundo puesto, y KBW, Société Générale y Alantra, en un tercer peldaño. Esta última es la única entidad española de todo el sindicato. No ha sido una elección casual. El mercado objetivo para Ibercaja está en Reino Unido y Estados Unidos, junto con otras plazas financieras en Europa, como París o Fráncfort. Rothschild trabaja como asesor independiente de la entidad desde finales de 2018, mientras que Linklaters, Uría Menéndez, Gómez-Acebo & Pombo y Davis Polk & Wardwell pilotan los asuntos legales.

Opciones para salir a Bolsa a partir de 2023

Todos los escenarios. Ibercaja Banco no es un vendedor forzado, según las fuentes de la banca de inversión consultadas. La gran misión es salir a Bolsa, pero la opción de crear el fondo de reserva y dar el salto más adelante es real y fácilmente alcanzable. Si por razones de fuerza mayor ha de desistir este año, cuenta hasta diciembre de 2024 para replantearse la salida a Bolsa.

Valoración. La escalada de la banca en las últimas sesiones, al calor del giro de 180º en la política monetaria, le vendrá bien a Ibercaja. El BCE ha abierto la puerta a subir los tipos este año para frenar la inflación de la zona euro, que se sitúa en el 5,1% interanual en enero. Sabadell es el que más sube, con un 54,7%, seguido de CaixaBank (36,7%), Bankinter (28,3%), Unicaja (17,8%), Santander (16,4%) y BBVA (11,9%). Según la ratio de cotización respecto al valor en libros de Unicaja, la tasación de Ibercaja ascendería a unos 1.500 millones de euros; con la de CaixaBank, la tasación rozaría los 2.600 millones.

Impacto en la rentabilidad. Los analistas consultados señalan que Ibercaja es uno de los bancos que más partido saca de un escenario de subidas de tipos. Que el euríbor a 12 meses suba 0,5 puntos porcentuales mejora un 15% su margen de intereses. Además, los ahorros de su ERE por el 15% de la plantilla comenzará a notarse este año. De ahí que su objetivo de rentabilidad sobre recursos propios sea del 9%.

Normas
Entra en El País para participar