Finanzas

Seaya Venture reinvierte en la 'fintech' Alma, que capta 210 millones y da entrada a Tencent

La plataforma francesa, que ofrece pagos a plazos y diferidos a los consumidores en los comercios, opera ya en cinco países europeos, incluido España, y planea entrar en cinco más este año

Los fundadores de Alma, Guillaume Desloges y Louis Chatriot.
Los fundadores de Alma, Guillaume Desloges y Louis Chatriot.

La gestora de capital riesgo española Seaya Ventures vuelve a invertir en Alma, la plataforma financiera francesa que ofrece pagos a plazos y diferidos a los consumidores en los comercios. La fintech acaba de completar una ronda de financiación Serie C de 210 millones de euros, de los que 115 millones son en aumento de capital y 95 millones en deuda. 

En la operación han participado inversores ya existentes como Cathay Innovation, Eurazeo, Bpifrance, a través de su fondo Large Venture, Picus Capital y la citada Seaya Ventures, así como nuevos inversores, como Tencent, GR Capital y Roosh Ventures. Estos fondos permitirán a la compañía francesa, que compite con Klarna y Afterpay (comprada recientemente por Square por por 29.000 millones de dólares), acelerar su expansión en todo el ecosistema del comercio minorista en Europa continental.

La compañía asegura que destinará el dinero captado a facilitar el acceso a sus soluciones de pago aplazado a más de 270 millones de consumidores, entre España, Francia, Alemania, Italia y Bélgica. Adicionalmente, en 2022 Alma tiene previsto entrar en nuevos mercados, como Portugal, Países Bajos, Irlanda, Austria y Luxemburgo.

Louis Chatriot, cofundador y CEO de Alma, asegura que con su servicio quieren reinventar la relación entre comercios y consumidores. "A los consumidores, facilitándoles comprar lo que realmente desean y acceder a productos y servicios de mayor calidad. Y a los comercios, accediendo a un volumen de consumidores más amplio y aumentar su ticket medio".

El directivo defiende que Alma está creando la plataforma de pago aplazado "más confiable" y asegura que lo que quieren es ayudar al consumidor a comprar mejor, no más. "Nos esforzamos por ser una alternativa eficiente y sensata al crédito al consumo tradicional. Asimismo, es igualmente importante para nosotros ayudar a nuestros comercios a mejorar sus ventas, brindándoles nuevos clientes a través de una relación equilibrada, muy opuesta a lo que se suele ver con las grandes plataformas de Internet”, continúa.

La fintech, que se puso en marcha hace tres años, señala que esta nueva recaudación de fondos llega en un momento en el que los comercios se han dado cuenta de que, al habilitar los pagos a plazos y diferidos, pueden captar una mayor demanda, en un mercado donde la competencia y las expectativas de los consumidores están en constante crecimiento.

Alma cerró otra ronda de financiación en enero de 2021 de 49 millones de euros y otra un año antes de 12,5 millones. Ambas rondas fueron destinadas a ayudar en la digitalización de los comercios y acelerar su expansión dentro y fuera de Francia y en enriquecer sus productos. Por ejemplo, lanzó el pago aplazado en tienda física, opciones de financiación a más largo plazo y el pago aplazado en el entorno B2B.

En 2022, la compañía se enfocará en acelerar su expansión internacional, acompañando a los comercios que ya son clientes, en sus actividades en el exterior, así como desarrollando nuevas relaciones comerciales a nivel local. La empresa ha empezado a trabajar recientemente con los principales comercios y marketplaces en Francia, como Alain Afflelou, Etam, Sandro, Maje, Lancel, Galeries Lafayette, Printemps o Ankorstore. Alma también planea seguir enriqueciendo su propuesta de valor, a través de su aplicación para consumidores, así como reforzando sus productos existentes.

Para respaldar su crecimiento en Europa, Alma está duplicando el tamaño de su equipo (actualmente son más de 200 empleados). Recientemente contrató a Stéphanie Combe, como directora financiera, y a Jonathan Trepo-Lantelme, como Chief Revenue Officer (responsable de ingresos), reforzando su estructura organizativa. La compañía, con operaciones en cinco países, suma ya 185 millones de euros recaudados en fondos propios, trabaja con 6.000 comercios y mueve 1.000 millones de euros de transacciones anuales. 

David Meza Ayala, director general de la compañía en España, defiende que Alma es una herramienta de ventas incremental para los comercios, que se sitúa en el cruce entre marketing, finanzas y tecnología. "No es una solución de pagos más", dice el directivo, que destaca que la solución es fácilmente integrable en los comercios y sin costes fijos ni suscripciones. "Solo se paga un porcentaje por cada venta realizada con Alma”, remarca.

 

Normas
Entra en El País para participar