Telefónica recibe luz verde para la compra de los activos móviles de Oi en Brasil

CADE aprueba con condiciones la venta conjunta de Oi Móvel a Claro, TIM y Vivo

El Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) de Brasil aprobó este miércoles la venta de los activos móviles de Oi, cuarto operador nacional, a sus competidores TIM, Claro (filial de América Móvil) y Telefónica Brasil, con la aplicación de condiciones que deben aplicarse antes de la finalización de la operación y también con algunos remedios estructurales, en particular la venta de un porcentaje de las ERBs adquiridas a Oi Móvel. Las condiciones se precisarán en los próximos días.

Es la mayor adquisición realizada por Telefónica desde 2015. La operadora y sus competidores, América Móvil y TIM Brasil resultaron adjudicatarias en la subasta de estos activos, por un importe total cercano a 16.500 millones de reales (unos 2.780 millones de euros).

La transacción supondrá la reducción del número de operadores móviles nacionales de red de cuatro a tres, en línea con países como EE UU y Alemania.

Bajo su parte del acuerdo, Telefónica abonará en torno a 900 millones de euros, e incorporará en torno a 10,5 millones de líneas móviles, además de mejorar la cobertura en otros estados del país. Con esta transacción, el grupo superará la cota de los 100 millones de clientes en telefonía móvil en el Brasil, uno de sus cuatro mercados estratégicos, junto a Reino Unido, Alemania y España. El mercado brasileño es el mayor del grupo Telefónica en número de clientes.

Las acciones de Telefónica Brasil reaccionaron con una subida superior 2,4% en Sao Paulo, mientras que los ADR de Telefónica también registraron subidas en Wall Street. En la Bolsa de Madrid, antes de la obtención del acuerdo, las matildes habían subido un 1,27%, y ya acumulan una revalorización del 12,7% desde principios de año.

Telefónica da un paso más en la ejecución del plan estratégico anunciado a final de 2019, en el que uno de los puntos principales pasaba por concentrar la actividad en cuatro grandes mercados estratégicos, España, Alemania, Reino Unido y Brasil. La intención era, igualmente, reforzar las operaciones en cada mercado. En Reino Unido, Telefónica cerró en junio de 2021 la integración de O2 con Virgin Media, filial de Liberty Global, para crear un gran operador integrado, participado al 50%, para desafiar el liderazgo histórico de BT.

En Alemania, una de las principales apuestas ha sido la creación de la filial conjunta de fibra con Allianz, mientras que en Brasil, la operadora española decidió pujar por la compra de los activos móviles de la citada Oi.

Proceso final

La transacción, revisada por las autoridades judiciales dada la situación de concurso de acreedores en la que está Oi, ha ido recibiendo los distintos permisos. En noviembre, la Superintendencia General del CADE recomendó que la transacción fuera aprobada con condiciones, y hace pocos días, fue el regulador de las telecos Anatel, el organismo que dio su visto bueno a la operación.

En los últimos días se habían generados algunas incertidumbres, con la petición de la fiscalía brasileña a CADE para que bloquease la transacción, porque violaba la competencia. En cualquier caso, su recomendación no era vinculante. Este miércoles, incluso, el consejero instructor en el CADE recomendó el rechazo de la operación porque afectaría a la competencia. De hecho, afirmó que la venta daría lugar a un trío de compañías que controlaría el 98% del mercado, imposibilitando la entrada de nuevas operadoras.

Finalmente, en la votación del consejo del CADE se registraron tres votos a favor y tres en contra, si bien el presidente del organismo, Alexandre Cordeiro, hizo valer su voto de calidad en favor de la aprobación de la transacción.

Oi está en concurso de acreedores, el mayor de la historia de Brasil, desde 2016. Desde entonces, y tras distintos acuerdos con acreedores, ha llevado a cabo un proceso de reorganización, que ha incluido la venta de activos de infraestructuras y centros de datos. La venta de los activos móviles era clave para reducir la deuda y salir de concurso.

Avance en el negocio de educación digital

Telefónica ha cerrado su acuerdo con la compañía brasileña Anima Educação para lanzar una filial conjunta, junto con la creación de una plataforma de educación digital centrada en la formación continua en Brasil. La formación impartida a través de esta plataforma se centrará en ámbitos como la tecnología, la gestión y administración de empresas y el turismo, y estará enfocada en mejorar la capacidad de los alumnos para acceder al mercado de trabajo.

La operadora indicó que la creación de la sociedad y el comienzo de las operaciones están sujetos a la aprobación por parte del Consejo Administrativo de Defensa de la Competencia (CADE).

Ambas compañías anunciaron el acuerdo en octubre, coincidiendo con la presentación de los resultados trimestrales de Telefónica Brasil. La operadora destacó que Anima es el mayor ecosistema de aprendizaje de Brasil, con más de 320.000 estudiantes. Bajo las líneas establecidas en el acuerdo, la empresa brasileña proveerá la plataforma, el contenido y los profesores, mientras que Telefónica Brasil se encargará de la facturación, la captación de clientes y la comercialización de los servicios.

Normas
Entra en El País para participar