Covid-19

El laboratorio de las PCR del fútbol dobló sus ventas en España en el primer año de la pandemia

Synlab obtuvo un beneficio de 28,3 millones. Gracias al diagnóstico del Covid facturó 178,4 millones

Partido de Champions League del Real Madrid.
Partido de Champions League del Real Madrid.

Una de las empresas beneficiadas por el negocio surgido por la crisis sanitaria del Covid-19 es la alemana Synlab, laboratorio de diagnóstico, que en España duplicó sus ingresos en el primer año de pandemia, en 2020, y generó unos beneficios de casi 28 millones de euros.

Esta compañía está especializada en realizar diversos test para detectar el SARS-CoV-2, tanto de antígenos como de PCR. De hecho, el nombre de la empresa brilló en 2020 por los acuerdos para realizar pruebas a jugadores en competiciones como LaLiga, la ACB y la UEFA Champions League. En la temporada 2020/21, efectuó más de 160.000 test de PCR en competiciones de la UEFA, de la que es proveedor oficial.

El laboratorio mejoró un 90,8% los resultados en España, hasta los 178,4 millones, según se recoge de las últimas cuentas presentadas recientemente por la compañía en el Registro Mercantil.

La propia empresa relata en sus cuentas que debido a la aparición de la pandemia, el sistema sanitario centró su esfuerzo en el diagnóstico y tratamiento del Covid-19, en detrimento de la actividad sanitaria convencional. “En ese entorno, la realización de pruebas diagnósticas principalmente en el ámbito privado ha motivado un aumento del volumen de operaciones de la sociedad durante el ejercicio”, refleja la filial española del grupo alemán. Y reconoce que ese negocio mejoró gracias a la formalización de diversos contratos con diversas entidades para realizar pruebas, aunque sin citar a los clientes, como pudiera ser LaLiga y la ACB. Como en el resto de la economía, el aumento de la actividad de Synlab fue progresiva y llegó con el desconfinamiento, ya que hay que recordar la escasez de estas pruebas en el inicio de la pandemia.

No obstante, el laboratorio explica que precisamente debido a la crisis sanitaria, ciertas líneas de negocio tradicionales redujeron su actividad, por lo que la empresa aplicó un ERTE a 315 empleados entre abril y junio. Ese año, la plantilla creció un 3,75%, hasta los 1.242 trabajadores.

El incremento de negocio provocó, a su vez, que se dispara el beneficio de la compañía. Si en 2019 había cerrado con pérdidas de 8,3 millones, al año siguiente el beneficio alcanzó los 28,3 millones, el más elevado desde 2008, según se recoge en Insight View.

A nivel global, la compañía facturó 2.600 millones en 2020. Está presente en 36 países y dispone de 20.000 empleados. El pasado enero, la multinacional con sede en Múnich protagonizó la compra de la empresa valenciana Sistemas Genómicos.

Normas
Entra en El País para participar