CaixaBank dispara el beneficio a 5.226 millones por la fusión con Bankia, repartirá hasta el 60% en dividendo y recomprará acciones

Sin tener en cuenta extraordinarios, el resultado asciende a 2.359 millones, frente a los 1.381 millones de 2020

El banco prevé recomprar acciones para acercar su ratio de capital CET1 al 11,5%, lo que puede suponer unos 2.000 millones de euros

Resultados Caixabank

Tras un año complejo en las cuentas de Caixabank por la fusión con Bankia, la entidad comienza a perfilar la política de retribución a los accionistas para los próximos meses, con un aumento del dividendo para el próximo ejercicio hasta situarlo entre el 50% y el 60% del beneficio de 2022 y un programa de recompra de acciones. El banco cerró 2021 con un beneficio 5.226 millones de euros, tras incorporar los impactos extraordinarios asociados a la fusión con Bankia. Sin tener en cuenta ese efecto, el resultado atribuido asciende a 2.359 millones, frente a los 1.381 millones de euros de 2020. La cifra de beneficio neto del ejercicio supera los 5.010 millones que esperaban los analistas de Bloomberg. 

CAIXABANK 3,36 -1,35%

El consejo de administración aprobó la política de dividendos para el año fiscal 2022. El grupo distribuirá en efectivo entre el 50% y el 60% del beneficio neto consolidado, lo que supone una mejora sobre el pay out del 50% aprobado para 2021.  El dividendo del ejercicio 2022 se abonará mediante un solo pago en abril del 2023. También es la intención de Caixabank implementar un programa de recompra de acciones en el mercado durante el año fiscal 2022, con el objetivo de reducir la ratio de solvencia CET1, "acercándola a su nivel objetivo". La citada ratio Common Equity Tier 1 (CET1) ascendió al cierre del ejercicio al 13,2%.  

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, señaló en una nota que el beneficio y la posición de capital “nos permitirá abonar en los próximos meses más de 1.179 millones en dividendos, el 50% del beneficio conseguido". Agregó que la intención es, cara al futuro, situar el "pay-out entre un 50% y un 60%". Además, los accionistas se beneficiarán también de la intención de CaixaBank de "implementar un programa de recompra de acciones, con el fin de acercar la ratio de capital CET1 a nuestro nivel objetivo”.

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, aunque no ha querido dar muchos detalles sobre la recompra de acciones, sí ha comentado durante la presentación de resultados que el objetivo del banco es reducir el ratio de capital básico del 12,8% actual a un rango del 11% al 11,5%. Esto puede suponer la compra de unos 2.000 millones de euros en títulos.

Ahora, el excedente de capital del banco es en cifras absolutas de 10.750 millones de euros. 

CaixaBank presentará en mayo su primer plan estratégico tras absorber Bankia, y será entonces cuando detalle más el programa de recompra que tiene previsto acometer, y que pese al anuncio del dividendo, de la recompra de acciones y de unos beneficios por encima de lo previsto no ha logrado que la acción remonte hoy. A las 14 horas caía un 2,09%.

Respecto al dividendo correspondiente a 2021, el consejo ha aprobado la distribución de un dividendo en efectivo de 0,1463 euros brutos por acción, con cargo a los beneficios del ejercicio 2021, a abonar durante el próximo mes de abril. 

Gortázar ha declarado que el anunciio de una mayor remuenración para el accionista es una "buena noticia de verdad", ya que "cuando a CaixaBank le va bien también le va bien a sus accionistas, entre ellos el Estado español, a través del FROB (que controla el 16,1% del capital del banco), y la Fundación Bancaria La Caixa (con el 30% del capital), que retorna a la sociedad" gran parte de los dividendos. El Estado, de esrta forma, podrá ingresar unos 190 millones de euros.

La gran fusión bancaria del ejercicio supuso para Caixabank anotarse una aportación contable de consolidación por 4.300 millones (fondo de comercio negativo), mientras que el coste neto derivado del proceso de reestructuración de empleo y otros resultados asociados a la integración supone 1.433 millones.

El resultado proforma comparable de 2021 alcanza los 2.424 millones de euros, frente a 1.611 millones de euros del mismo periodo de 2020.

Las cifras del negocio del ejercicio también se ven impactadas por la fusión, cuya fecha de referencia se toma el 31 de marzo. El margen de intereses asciende a los 5.975 millones de euros, un 21,9 % más que el mismo periodo del año anterior. Las comisiones aumentan un 43,8% hasta los 3.705 millones de euros. Por su lado, el margen bruto se incrementa hasta los 10.274 millones de euros, con un alza del 22,2%.

La ratio de morosidad se mantiene estable respecto al trimestre anterior en el 3,6%, con una ratio de cobertura del 63%. Tanto Goirigolzarri como Gortázar han explicado que no prevén una subida durante el presente ejercicio como consecuencia del fin de las moratorias. De hecho, consideran que sus cálculos son que se cierre el presente ejercicio con una morosidad inferior al 4%.

Solo en el cuarto trimestre, Caixabank ganó 554 millones de euros, de los que 125 millones corresponden a los extraordinarios de la fusión. Los 425 millones de beneficio sin contar ese efecto quedan algo por debajo de los 445 millones que anticipaban los expertos de Bloomberg. El margen de intereses de septiembre a diciembre fue de 1.559 millones, en línea con los 1.580 millones previstos. 

Gonzalo Gortázar, destacó que el grupo ha sabido "culminar con éxito la integración de CaixaBank y Bankia" y al mismo tiempo "completar un año muy positivo, especialmente en la gestión del ahorro a largo plazo”. En el ejercicio 2022, "deberemos materializar las sinergias de costes e ingresos derivadas de la fusión y plantear las líneas estratégicas de la entidad para los próximos años".

Plan estratégico

CaixaBank presentará en mayo su plan estratégico hasta 2024. Como pinceladas, los gestores del banco han avanzado que 2022 se prevé con un crecimiento "más fuerte" que el de 2021: "Los resultados nos guían hacia el optimismo", con una tendencia hacia la normalización de los tipos de interés.

"Además, en 2022 nos enfrentamos al reto de la transformación, que va a ser a medida que vaya transcurriendo el tiempo a lo largo del año nuestro objetivo fundamental" a través de su nuevo plan estratégico, ha comentado Goirigolzarri.

Goirigolzarri ha asegurado que están trabajando como marco central con una previsión en que la inflación, en la primera parte de este año, se mantendrá a niveles altos y flexionará a mediados de 2022, hasta situarse a niveles de entorno al 2% en algún momento de los próximos trimestres.

También ha destacado que los números presentados son la base de las oportunidades que tienen en el futuro, algo que también ha ocurrido en Portugal con BPI, del que ha destacado sus resultados cuando se cumplen cinco años de la presencia de CaixaBank en su capital: "Es una historia de éxito".

Eso sí, el banco, mientras espera "echar chispas", durante los próximos años como consecuencia de la fusión y del crecimiento del negocio, con aumento del la nueva producción en hipotecas por enciam del 50% este año, sus gestores no tienen intención de extender la operativa del banco fuera de España o Portugal. Creen que tiene aún mucho potencial de crecimeinto en el mercado doméstico.

Sobre el plan de bajas, tras el ERE aprobado el pasado ejercicio y que afecta a 6.452 empleados, Gortázar ha explicado que "avanza bien" y que por ahora ya han salido de la entidad unas 4.000 personas, lo que supone el 60% del total. 

"Esperamos que a final de marzo salgan otras 500, lo cual llevará el número a 4.500 personas. De 4.500 a 6.452, las personas saldrán en su mayoría en el segundo trimestre y en el mes de julio. Quedarán algunas que todavía estarán con nosotros durante el año 2022 hacia el final", ha añadido.

Normas
Entra en El País para participar