Aerolíneas

Vueling cerrará en abril sus bases en Madrid, A Coruña y Asturias para ajustarse a la actividad

La 'low cost' catalana tiene tres aviones pernoctando en Barajas, y uno en cada uno de los otros dos aeropuertos

Uno de los aviones de Vueling.
Uno de los aviones de Vueling.

Vueling pliega velas en tres de sus bases españolas para ajustar los costes al nivel de actividad. La aerolínea del grupo IAG cerrará en Madrid, A Coruña y Asturias el próximo 1 de abril, fecha en la que arranca la temporada de verano. La decisión no supone dejar de operar hacia o desde estos aeropuertos, aclara la compañía, pero sí dejarán de pernoctar en ellos un total de cinco aviones y sus tripulaciones. La compañía mantendrá sus bases en Barcelona, Bilbao, Santiago, Valencia, Alicante, Sevilla, Palma, Ibiza, Tenerife, Las Palmas, París-Orly, Roma, Florencia, Londres-Gatwick y Ámsterdam.

La low cost tiene en la actualidad tres aviones asignados a Madrid-Barajas, con un total de 86 trabajadores entre pilotos (22) y tripulantes de cabina de pasajeros (64). Los efectivos en A Coruña ascienden a 30 personas (diez pilotos y 20 tripulantes de cabina) y un avión. Y cuenta con otra aeronave y 29 empleados en Asturias (nueve pilotos y 20 tripulantes). En total, se ven afectados 145 empleados a los que se oferta el traslado a otras bases, según fuentes de la empresa: "Hemos comunicado esta decisión a los agentes sociales indicando que todos los compañeros afectados tendrán la posibilidad de reubicarse en otras bases".

La dirección se ha dirigido a la plantilla explicando que "las bases se han visto afectadas de forma diferente en función de la evolución del Covid-19. Durante 2020, seis de ellas dejaron de requerir aviones en pernocta". Estas fueron las de Madrid, A Coruña, Asturias, Santiago, Valencia y Alicante, debido a las restricciones a la movilidad entre fronteras. La decisión ahora es clausurar las tres primeras, lo que podría ser reversible en cuanto mejore la evolución de la pandemia y se abra el mercado.

Desde Madrid se deja de volar a París-Charles de Gaulle y a Roma-Fiumicino, manteniéndose los vuelos entre la capital y destinos como Barcelona, Ibiza y Mahón. A Coruña pierde las conexiones de Vueling con Málaga, Bilbao y Tenerife Sur. Se salvan los vuelos desde el aeropuerto gallego a Barcelona, Palma, Sevilla, Valencia, Las Palmas y los nuevos enlaces a París-Orly y Londres Gatwick. Y en el caso de Asturias no cae ninguna de sus rutas.

Vueling tiene en marcha un plan estratégico, Vueling Transform, por el que se trata de preparar a la empresa para la salida de la crisis. Esta hoja de ruta incluye la iniciativa Advanced Network Design, con la que se busca la citada eficiencia en las operaciones. El anuncio desvelado esta tarde contrasta, sin embargo, con el claro objetivo de crecimiento a medida que se recupera la demanda.

La previsión para el verano de 2022 es alcanzar idéntico volumen de actividad que en el verano previo a la pandemia, pero Vueling tiene claro que "la demanda no se distribuirá de la misma manera que antes", se ha explicado ante los trabajadores.

Normas
Entra en El País para participar