Distribución

Dia constata “tensiones inflacionistas” en la distribución alimentaria

Prevé crecer con su nuevo formato de tienda tras vender un 3,4% menos en 2021

Stephan DuCharme, presidente ejecutivo de Dia
Stephan DuCharme, presidente ejecutivo de Dia

Los incrementos de precios en logística, materias primas y energía están agotando el margen de la distribución alimentaria para no trasladarlos de forma generalizada a los lineales. La situación, que parece que se prolongará durante casi todo 2022, empieza a tener sus primeras consecuencias, como constató ayer el presidente ejecutivo de Dia, Stephan DuCharme.

“El contexto inflacionario que hemos vivido en 2021, marcado por el alza de los precios de la energía eléctrica, los carburantes y las materias primas, y que se prevé que se extienda durante gran parte del año 2022, está generando tensiones inflacionistas en el sector”, señaló en un comunicado en el que el grupo adelantó la cifra de ingresos obtenidos en 2021.

“Desde Dia, gracias al esfuerzo y dedicación de nuestros empleados, seguimos trabajando codo con codo con nuestros franquiciados y proveedores para seguir ofreciendo una propuesta de valor competitiva (...) en un contexto económico y social complejo”, añadió. Operadores y patronales son reacios a reconocer que la situación aboca a subidas de precios que en algunos productos ya son palpables para los consumidores.

Perspectivas

Una situación que marcará un año 2022 en el que Dia espera emprender una senda sostenida de crecimiento de ventas, después de acabar 2021 con unos ingresos totales de 6.647,7 millones, una caída del 3,4% respecto 2020, un año en el que la comparativa se distorsiona por los confinamientos y las restricciones ligadas a la pandemia. Esa cifra de negocios es la más baja de la compañía desde que en 2011 saliera a Bolsa y se escindiese de Carrefour.

También es un 3,2% inferior a la de 2019, aunque la compañía destacó que, a tiendas comparables, el análisis respecto a los niveles prepandemia arrojan un crecimiento del 5%, con incrementos en todos los mercados menos el argentino.

Entre el 31 de diciembre de 2019 y la misma fecha de 2021, la compañía propiedad de Letterone ha cerrado cerca 700 establecimientos, dentro de la profunda reestructuración que ha llevado a cabo en los últimos años. Al cierre del último ejercicio su red era de 5.937 tiendas, 232 menos que en 2020. Es la primera vez que la compañía baja de la barrera de las 6.000 tiendas desde, al menos 2008, último dato disponible.

La compañía, según explican fuentes financieras, ya da por cerrado el proceso de cierres masivos, y aunque no descarta cierres puntuales, concentrará sus esfuerzos en continuar con la remodelación de su parque de tiendas para actualizarlas a su nuevo modelo comercial. El año pasado actualizó 1.000 y en 2022 acelerará para tener su red completamente reformada durante 2023, además de proyectar aperturas.

DuCharme afirmó que las tiendas bajo el nuevo formato están mejorando ventas de forma “relevante”, algo que invita al grupo a pensar en crecer durante este año y dejar atrás varios años de profunda crisis.

Normas
Entra en El País para participar