Transporte

Renfe se abre a renovar la imagen de la marca AVE, pero sin sacrificar el nombre

Lanza un concurso de ideas para rediseñar el logotipo vcon un presupuesto de 49.500 euros

Las marcas de Renfe y AVE en uno de los trenes de la operadora.
Las marcas de Renfe y AVE en uno de los trenes de la operadora.

La entrada de los competidores Ouigo e Iryo en la alta velocidad ferroviaria, con fuertes campañas de imagen, ha movido a Renfe a posibles retoques en su marca AVE.

La empresa pública ha abierto un concurso de ideas para su renovación justo en el año en que AVE cumple 30 años. De llevarse a cabo, el rediseño afectaría a la imagen y logotipo, y no al propio nombre, toda una referencia en el mundo ferroviario que Renfe eludiría dejar atrás, según fuentes familiarizadas con el proceso.

El concurso lanzado esta mañana en Fitur está abierto a cualquier agencia o empresa, y el primer paso de Renfe será valorar si la evolución es necesaria.

La compañía registró la marca AVE con el inicio de las operaciones en la línea Madrid-Sevilla, el 21 de abril de 1992, y desde hace años ha sido familiarizada con atributos como la puntualidad y calidad de los servicios. La entrada en operación de nuevos corredores, como el Madrid-Galicia o la próxima llegada a Murcia, así como la renovación de flota, también estarían moviendo a Renfe a modernizar la imagen de su oferta en alta velocidad. Se trata de un segmento comercial en el que también opera con la joven Avlo.

El plazo para la presentación de las ofertas estará abierto hasta el 21 de febrero.

Motivos para un cambio

El presupuesto del concurso, promovido por la Dirección de Comunicación, Marca y Publicidad, es de 49.500 euros. En los pliegos se puede leer que “tras 30 años en el mercado se detecta la necesidad de la actualización del diseño de la logomarca AVE para su adaptación a un nuevo entorno”. La empresa cita alicientes como son las nuevas tendencias de diseño, los nuevos targets a los que se dirige su oferta, la referida llegada de competidores desde otros países o los nuevos entornos de digitalización.

Renfe señala que la nueva imagen debe inspirar los valores de “liderazgo, proximidad, compromiso y excelencia”. Y no aspira a una fuerte transformación: además de mantener el nombre AVE quiere preservar “los elementos más importantes y reconocidos visualmente por el público, aprovechando así la gran ventaja competitiva que supone tener una imagen y un nombre consolidados en la mente del consumidor”.

Se trata de relacionar la marca con la actual de Renfe (tipografías, colores o pretextos gráficos) e incluso salvar las alas que desde 1992 van sobre la letra V.

Renfe busca “evolución sin caer en modas pasajeras, de elementos adicionales que no aporten o cierto abuso de efectos de diseño”, señala en las normas del concurso. Incluso apuesta por “cierta simplicidad para que conviva mejor en un entorno digital, suavizando formas, ángulos o colores”. También se pide que el logo sea capaz de competir fuera se España.

Normas
Entra en El País para participar