Crónica de Bolsa

Las caídas de Wall Street arrastran a las Bolsas europeas

La rentabilidad del bono de EE UU a diez años supera el 1,8%

Operadores en el parqué de la bolsa de Nueva York.
Operadores en el parqué de la bolsa de Nueva York. AFP

Las dudas de Wall Street han arrastrado a las Bolsas europeas, que arrancaban la semana sin demasiado entusiasmo. Tras abrir con alzas moderadas, siguiendo la estela de ganancias de Asia (excepto Japón, cerrado por festivo), los principales índices del Viejo Continente se han dejado llevar por los recortes. La mejor parte se la ha llevado el Ibex 35, que ha logrado minimizar las caídas al 0,51%. En Europa, el Euro Stoxx 50 se ha dejado un 1,54%.

Las incertidumbres que se abren con el acelerón de la retirada de los estímulos económicos que prepara la Fed han llevado a que la rentabilidad del bono de EE UU a diez años escalara al 1,8% provocando una corrección entre los valores más apalancados. El Dow Jones cede un 1,2%, mientras que el S&P 500 resta un 1,4%. Del 2% es el recorte del Nasdaq.

Dentro del selectivo español, Telefónica ha pasado a liderar las subidas al anotarse un 2,94%. También ha subido el sector financiero, al calor del repunte de las rentabilidades de la deuda soberana. CaixaBank se ha anotado un 2,23%, mientras que Sabadell ha sumado un 0,55 y Santander, un 0,1%. 

Los valores turísticos también han recuperado posiciones con IAG sumando un 1,12% y  Aena, un 0,83%. En el lado de los descensos destaca Fluidra, con una caída 5,56%. La multinacional del sector de la piscina Fluidra ha iniciado un proceso de refinanciación de la estructura del capital de su deuda sindicada para incrementar los préstamos y extender los plazos hasta el año 2029. También recortaron posiciones Cellnex (-5,32%) y Siemens Gamesa (-3,16%).

España se mantuvo en noviembre por sexto mes consecutivo como el país con mayor desempleo de la Unión Europea con un tasa del 14,1%, que es tres décimas menor que en octubre, pero en torno a dos veces superior a la media del 6,5% en los Veintisiete y del 7,2% en la eurozona.

En Asia, donde el Nikkei ha permanecido cerrado por festivo, financieras e inmobiliarias han impulsado más de un 1% al Hang Seng. Por su parte, los futuros de Wall Street anticipan descensos del orden del 0,6% después de cerrar el viernes con caídas tras el informe de empleo de diciembre, mes en el que se crearon menos empleos de los previstos.

La semana llega cargada de importantes citas macroeconómicas. La más relevante será el IPC de EE UU de diciembre que se conocerá el próximo miércoles. Este dato se publicará en una coyuntura marcada por las presiones inflacionistas, que han provocado que la Reserva Federal haya acelerado la retirada de estímulos. En este sentido, el consenso de analistas prevé una aceleración del IPC hasta un 7,1% interanual en diciembre, 0,3 puntos porcentuales más que en noviembre.

Dos días más tarde se dará a conocer la evolución de las ventas minoristas (adelantadas) y de la producción industrial de noviembre en el territorio estadounidense. Todo ello en un contexto marcado por la incertidumbre sobre el crecimiento de los contagios y la persistencia la escasez de insumos. El consenso del mercado prevé que una ligera contracción de un 0,1% mensual (frente  a 0,3% en octubre) de las ventas minoristas, así como una desaceleración del crecimiento de la producción industrial a un 0,3% mensual (0,5% en octubre).

La explosión de casos de coronavirus a nivel mundial amenaza con restringir el gasto y el crecimiento de los consumidores, justo cuando la Fed está considerando cerrar los grifos de liquidez, un momento difícil para los mercados adictos al dinero barato y sin fin.

"Otra de las preocupaciones de los inversores está en el conflicto geopolítico en Kazajistán, así como las tensiones vividas entre Rusia y Ucrania, situación que pone en alerta a los mercados europeos y al abastecimiento de gas al resto de países", señala Diego Morín, analista de IG, que opina que el Ibex 35 "continúa poniendo la mira en los 8.800 puntos".

Afectado por un posible endurecimiento de la política monetaria, el rendimiento del bono estadounidense a diez años ha llegado a alcanzar el 1,8%. En Europa, la rentabilidad de la deuda a diez años sigue la misma tendencia. El bono alemán a diez años alcanza el -0,03%, y el español, el 0,659%.

En el mercado petrolero, el Brent, el crudo de referencia de Europa pierde el 0,11% y se sitúa en 81,66 dólares, mientras que el West Texas Intermediate (WTI), de referencia en EE UU también cae un 0,15% y se sitúa en 78,80 dólares, antes de la apertura oficial del mercado.

Normas
Entra en El País para participar