Tecnología

El descanso virtual programado, aliado para subir la productividad

Hay herramientas tecnológicas capaces de gestionar proyectos y horarios, que ayudan a evitar la fatiga digital que puede provocar el teletrabajo

El descanso virtual programado, aliado para subir la productividad
Getty images

Van casi dos años de pandemia y el teletrabajo ya es habitual para muchos empleados, bien de forma permanente, bien de manera puntual en función de los picos de contagios —como sucede ahora en la sexta ola por ómicron—. Con permiso de todas sus ventajas (conciliación, flexibilidad de horarios, menores costes...), lo cierto es que el trabajo a distancia ha aumentado la actividad virtual, algo que si no se gestiona correctamente puede afectar a la productividad. Para favorecerla y evitar el agotamiento digital (burnout), diferentes estudios científicos aconsejan servirse de herramientas tecnológicas.

Varias empresas que decidieron volver a la presencialidad tras el verano han mandado de nuevo a sus trabajadores a casa. Esta realidad profesional virtual hace difícil en ocasiones la desconexión digital. Un estudio elaborado por la escuela de negocios EADA asegura que más de la mitad de los teletrabajadores, el 52% del total, puede sufrir signos de cansancio mental causado por las continuas actividades virtuales.

El 52% de los teletrabajadores puede sufrir signos de cansancio mental

Otra investigación, realizada por la Universidad norteamericana de Standford, incide en el hecho de que son las mujeres quienes más se ven afectadas por la fatiga digital, en parte por el estrés que le suponen las videoconferencias.

Joan Pons, CEO de Workmeter, empresa especializada en el desarrollo de soluciones de software para la medición del desempeño, sostiene que para aumentar la productividad el teletrabajo “necesita inevitablemente de herramientas tecnológicas capaces de gestionar proyectos, horarios y personas”. Y añade: “Las herramientas tecnológicas, que avisan a los empleados para hacer pequeños descansos o del final de su jornada, permiten garantizar el bienestar y la salud de los trabajadores”.

En general, y para evitar el burnout, los expertos en gestión del cambio y en recursos humanos aconsejan ir paso a paso, fijando un par de cambios cada mes.

Por ejemplo, se ha comprobado la eficacia de la técnica de la micropausas, especialmente en tareas que requieren de gran concentración. Se trata de pequeños descansos de apenas cinco minutos que se intercalan durante la jornada laboral cuando el trabajador sienta necesitarla. Esta práctica, cada vez más implantada por las empresas, permite a los trabajadores aprender a gestionar su propio tiempo de trabajo y ocio.

Este modelo es viable si se cuenta con herramientas adecuadas, como un software que avise al trabajador de sus pausas establecidas, de sus descansos más largos, del final de su jornada de trabajo, de la progresión de sus proyectos y de la actividad de su equipo, que le permita sincronizarse y trabajar por su cuenta.

Las micropausas son eficaces en tareas de gran concentración

Optimizar esta programada desconexión digital requiere también de un adecuado descanso nocturno. “Las organizaciones deben ofrecer libertad a sus colaboradores para que estos adapten sus descansos a sus necesidades y ritmos de trabajo”, dice Pons. Según otro estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte, los empleados que hacen micropausas están más concentrados en su trabajo, son más resolutivos y productivos, reducen su estrés, aumentan el bienestar y la conexión con el trabajo y contribuyen a evitar lesiones comunes en la oficina y malestar.

Desde la llegada de la pandemia, la transformación digital se ha convertido en una de las prioridades del tejido empresarial. Tanto pymes como grandes empresas se han dado cuenta de los beneficios y ventajas que aporta la digitalización de sus empresas, de los procesos y métodos de trabajo y de la cultura corporativa.

Los expertos de The Valley explican que la capacitación de los profesionales en materia digital, la integración de tecnologías en el ámbito laboral, la implementación de nuevos modelos de trabajo más innovadores y eficientes y el fortalecimiento de la presencia online, “han sido algunas de las claves que han permitido a las empresas seguir siendo relevantes y competitivas en el nuevo panorama”. Retos que seguirán durante este 2022 que acaba de comenzar.

Organización, clave para un trabajo eficaz

Multitarea. El teletrabajo agudiza el “síndrome de las ventanas abiertas” o número de ventanas que se tienen abiertas en la pantalla del ordenador. Tener varios frentes abiertos e ir pasando de un asunto a otro es positivo, pero a veces da una falsa sensación de productividad. Manel Fernández Jaria, profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, opina que “la multitarea nos hace ir más lentos e influye de forma negativa en la calidad y en la productividad”. Y añade: “Nuestros objetivos se alejan cuando actuamos en multitarea, aumenta el cansancio y la carga mental”.

Evitar riesgos. Peligros como la pérdida de concentración, el cansancio o la disminución del rendimiento están directamente relacionados con el trabajo desde casa. Algunos consejos para evitar estos efectos negativos son planificar las tareas, trabajar por bloques, definir lo imprescindible cada día, construir rutinas o pedir retornos de calidad.

Formación. Cada vez más empresas optan apuestan por la tecnología educativa para formar a sus trabajadores. Rodrigo Rodríguez, CEO de ODILO, señala que “el sector EdTech está viviendo un gran momento por todas las ventajas que aporta”. Según un análisis propio, entre las temáticas más consultadas destacan los cursos orientados a soft-skills (habilidades blandas) y herramientas digitales como Excel.

Normas
Entra en El País para participar