Industria

Fallece Baztarrica, impulsor de la internacionalización de CAF

Más de dos décadas al frente del grupo ferroviario

José María Baztarrica.
José María Baztarrica.

José María Baztarrica, que lideró durante más de dos décadas la gestión del fabricante de equipos ferroviarios CAF, falleció el pasado 1 de enero en Madrid. Actual presidente de honor del grupo con sede en Beasain (Gipuzkoa), Baztarrica desarrolló toda su trayectoria profesional en esta empresa. Fue asciendo escalones y asumiendo cada vez más responsabilidades, desde la jefatura de talleres y diferentes divisiones, hasta su posterior ascenso a la dirección de calidad y de producción.

En 1989 fue nombrado director general adjunto al consejero delegado y en 1991 alcanzó la vicepresidencia ejecutiva, ya como máximo responsable de CAF. En 1995 llegó su designación como presidente, cargo que ocupó hasta 2015 con su retirada de la compañía. Mantuvo una vinculación como presidente de honor. En esas dos décadas concentró las funciones del consejero delegado.

Una fórmula que repitió su sucesor y hombre de confianza, el actual presidente Andrés Arizkorreta. Luego, y por cumplimiento de las recomendaciones de buena gobernanza, CAF nombró consejero delegado a Javier Martínez Ojinaga, en este puesto desde el pasado 1 de septiembre.

Baztarrica mantuvo un perfil público discreto. Entre los hitos de su gestión, la internacionalización de CAF, que comenzó en la década de los noventa del siglo pasado, y la consolidación de un núcleo estable de accionistas. Las cajas vascas entraron en el capital de una industria que es clave en el tejido fabril de Euskadi. Su participación fue heredada por el banco Kutxabank, que controla más del 14 %.

Reflejo de la trascendencia de CAF para la comunidad autónoma, el Gobierno vasco está presente en su capital con un 1,24 %. Baztarrica también implicó a los trabajadores, que participan en el accionariado a través de Cartera Social, el primer accionista del grupo de Beasain con un 24,87 %. La plantilla de CAF está integrada por más de 13.000 empleados. Su red industrial se extiende por siete países. Desde España (con cinco plantas en el país), a Polonia, pasando por Reino Unido y Francia. Fuera de Europa cuenta con fábricas en Estados Unidos, México y Brasil.

Desde el año 2000, CAF ha reforzado su apuesta por la inversión tecnológica, por el sector del autobús con la compra de la empresa polaca Solaris, y por el negocio de mantenimiento, donde compró la compañía sueca Euromaint y que deja más margen que el de la fabricación de equipos. Sus competidores en el sector ferroviario son multinacionales como la francesa Alstom e Hitachi, entre otras.

Normas
Entra en El País para participar