Activos alternativos

El bitcóin reclama su sitio en la cartera de los inversores

La industria de la gestión de activos busca fórmulas para poder ofrecer criptoactivos a los grandes inversores mientras que la ausencia de regulación favorece el acceso a los pequeños ahorradores, a pesar de la extrema volatilidad y el riesgo de perder el dinero

Criptomonedas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los criptoactivos están llegando 13 años después del nacimiento del bitcóin

si no a la mayoría de edad, sí a la adolescencia. Los reguladores se afanan por no perder el tren y por aprobar normativas para este sector, mientras los inversores, grandes y pequeños, muestran su interés por un activo que ha logrado alzarse en 2021 como uno de los valores predilectos ante una inflación desbocada.

El mercado de los criptoactivos ha alcanzado una valoración de 2,2 billones de dólares y la divisa virtual por excelencia, el bitcóin, acumula una revalorización media anual en los últimos ocho años del 67%, frente al 6,8% del MSCI World Index. Una rentabilidad con enormes dosis de volatilidad: el bitcóin arrancaba el año por debajo de los 30.000 dólares, superó en abril los 63.000 y volvió a perder los 30.000 en julio. Cierra el año sobre los 47.000 dólares.

Siete de cada diez inversores institucionales esperan comprar o invertir en activos digitales en el futuro y más del 90% de los interesados en activos digitales confían en incluirlos en las carteras de sus clientes en los próximos cinco años, de acuerdo a una encuesta realizada por Fidelity Digital Asset, división especializada de la gestora estadounidense. Los criptoactivos cuentan así ya con el interés de los inversores, grandes y pequeños, y de los profesionales de la gestión de activos, a los que se les plantean varias dudas: qué asignación darles dentro de las carteras y cómo y en qué invertir en concreto.

En el caso del bitcóin, en Robeco apuntan que "sin una visión sólida sobre su evolución, una asignación de hasta el 2% parecería razonable desde el punto de vista del riesgo de la cartera". Eso sí, añaden que el elevado consumo energético que acarrea su minado –gasta más electricidad que un país como Noruega– no lo hace viable para un inversor sostenible.

Si decidir qué porcentaje de la cartera debe ir a los criptoactivos más complejo aún es decidir cómo hacerlo posible. Hoy por hoy, y sin una regulación a la vista en el corto plazo, la industria de gestión de activos en la zona euro no puede comprar directamente bitcóins o ethers. No existe apenas oferta de fondos de inversión o fondos cotizados –ETF o ETP– específica sobre esta temática, que cuenten con el pasaporte para ser comercializados en la UE, la carcasa UCITS. Por el momento, solo hay un puñado de fondos cotizados sobre los criptoactivos que sí han logrado ser comercializados en España por algunos brókeres, bien entre inversores especializados, bien entre los pequeños ahorradores. En Europa, según cifras de Morningstar, los activos ligados a ETF con exposición a criptoactivos han superado los 10.500 millones de euros.

Mientras tanto, las grandes firmas de gestión de activos trabajan ya para operar en este segmento. Fidelity cuenta con una división específica para los activos digitales desde hace unos años y UBS, Goldman Sachs y Morgan Stanley trabajan ya en un acercamiento a este tipo de activos para los clientes más adinerados. En España, Santander prevé lanzar un ETP vinculado a criptomonedas a medidados de 2022. Y la filial suiza de BBVA cuenta con un servicio de custodia y compraventa de criptoactivos.

La solución, para los interesados, puede pasar entonces por invertir en empresas relacionadas con los criptoactivos y la tecnología blockchain, valores que también cuentan con altas dosis de volatilidad.

Entre esos valores destaca HIVE Blockchain Technologies, que se anota un 45% en 2021. Fue la primera minera de criptoactivos canadiense en debutar en Bolsa y su valor bursátil se eleva a 1.000 millones de dólares. La empresa se ha colado entre las primeras posiciones del fondo Alcalá Multigestión Oricalco, que se ha revalorizado en el año un 67%, y que también tiene en cartera otras empresas relacionadas con el blockchain y los criptoactivos como Argo Blockchain, Galaxy Digital Holdings, Bitfarms o el proveedor de ETP europeo de criptoactivos ETC Group.

Desde hace unos meses también es posible invertir en plataformas que operan activos digitales. Coinbase debutó en el Nasdaq en abril y llegó a rozar un valor en Bolsa de 100.000 millones de dólares –que se han reducido a los 55.600 millones de dólares actuales–. La plataforma llegó a superar así por capitalización a ICE (Intercontinental Exchange), propietaria de la Bolsa de Nueva York, y al Nasdaq. En los próximos meses se espera a su vez la llegada de otra plataforma, eToro, que debutará en Wall Street a través de su fusión con una SPAC.

La regulación se hace de rogar

Europa. La Comisión Europea trabaja en el desarrollo del reglamento MiCA (siglas de markets in crypto-assets) pero lejos de la velocidad a la que crece el mercado de los criptoactivos. El último borrador retrasa su aplicación para los activos digitales hasta bien entrado 2024, mientras que países como Alemania, Francia y Luxemburgo se afanan por avanzar con sus propias regulaciones. Un año antes llegará la adopción de este reglamento para las divisas digitales referenciadas a activos (stablecoins) y las de las fichas de dinero electrónico o e-money tokens. Este último mercado ha registrado un fuerte crecimiento este año, pasando de los 24.000 millones de dólares a los 141.000 millones, según Bank of America. La firma de análisis apuesta por Mastercard, Signature, Visa y Western Union como algunos de los valores que se verán más beneficiados.

Regulación global. El FMI ha pedido recientemente un marco regulatorio global sobre los criptoactivos para evitar riesgos sistémicos para la estabilidad financiera de algunos países. En Estados Unidos el Congreso está analizando una futura regulación mientras que la SEC está retrasando la aprobación de varios fondos cotizados ligados al bitcóin.

Normas
Entra en El País para participar