Distribución

Ikea sucumbe al alza de costes y subirá los precios un 9% en todo el mundo

Ingka Group, que gestiona la mayor parte de tiendas de la marca en el mundo, también las españolas, dice verse obligada a repercutir a los clientes la presión inflacionaria

Ikea sucumbe al alza de costes y subirá los precios un 9% en todo el mundo
REUTERS

Ikea ha tenido que decir basta a su política de bajada de precios. La presión inflacionista, con los costes energéticos o de transportes disparados desde hace meses, ha llevado a Ingka Group, la sociedad que agrupa el 90% del negocio mundial de Ikea, incluido el español, a anunciar una subida de precios de un 9% de media, que aplicará a partir de 2022 en todos sus mercados. Un porcentaje que variará según la situación de cada país, y que refleja las "presiones inflacionarias identificadas, incluidas cuestiones relacionadas con las materias primas y la cadena de suministro", ha explicado en un comunicado.

"Los precios subirán en todos los mercados de Ingka, reflejando las cambiantes condiciones económicas que afectan a todas las industrias", añade. La compañía sueca relata que, desde hace meses, viene asumiendo importantes disrupciones en los transportes y en las materias primas, para las que no ve una normalización en el futuro cercano. De hecho, prevé que continúen en todo  2022. "Las mayores subidas de costes debido a los transportes y a la compra de mercancías se han sentido, sobre todo, en Norteamérica y Europa", explica. 

"Durante la pandemia, pese a los incrementos de costes que nos rodeaban, el grupo Ingka mantuvo sus precios estables con el ánimo de mantenerlos lo más bajo a los clientes. Era lo correcto", ha descrito la responsable de operaciones de retail del grupo, Tolga Öncü.

"Lamentablemente, ahora, por primera vez desde que las alzas de costes comenzaron a afectar a la economía global, tenemos que repercutir parte de esos incrementos a nuestros clientes", añade. "Estamos dando este difícil paso ahora para asegurar que podemos cumplir con nuestro propósito de crear un día a día mejor a muchas personas, y para proteger nuestra competitividad y asegurar la resiliencia de nuestra empresa", prosigue Öncü, que añade que "los productos asequibles siempre serán nuestra piedra angular".

Ikea defiende que en su último año fiscal, que acabó en agosto, invirtió hasta 3.200 millones de euros en sus tiendas físicas, en su cadena de distribución o en su transformación omnicanal, entre otros conceptos para poder cumplir con una demanda disparada a raíz de su pandemia. 

En ese último ejercicio, Ingka Group reportó un beneficio neto de 1.600 millones de euros, un 33% más que en el anterior, y unas ventas de 39.800 millones de euros, un 6,4% más. En España, las ventas de Ikea alcanzaron los 1.682 millones, un 16% más que en el ejercicio 2019-2020.

Normas
Entra en El País para participar