Banca

Los clientes de BBVA tienen 11,5 millones de tarjetas recicladas

México, con 6 millones, es el país del grupo con más tarjetas de este tipo. En España suman 1,7 millones

Sede corporativa de BBVA
Sede corporativa de BBVA

BBVA cerrará 2021 con 11,5 millones de tarjetas de crédito y débito recicladas entregadas a sus clientes, dentro de un proceso progresivo que arrancó en 2020.

El banco ya ofrece tarjetas recicladas en la mayoría de los países donde opera. Con esta medida, el banco pretende impulsar la economía circular -basada en las cuatro erres: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar- para evitar la producción de 36,2 toneladas de plástico nuevo al mercado. En línea con su compromiso de consumo responsable de materiales reciclados, BBVA reducirá, solo en el proceso de fabricación, las emisiones de CO2 en 80,5 toneladas al año, según explica el banco.

BBVA fue el primer banco en Europa en lanzar una tarjeta de plástico reciclado en PVC (policloruro de vinilo), que procede de desechos de diferentes industrias como embalaje, impresión, automoción o ventanas. Su compromiso es seguir mejorando este producto hasta hacerlo 100% reciclado.

El banco tiene actualmente 90 millones de tarjetas en circulación y su aspiración es que en 2023 todas las tarjetas que emita en todos los países donde tiene presencia sean recicladas.

España, Portugal, México, Argentina, Colombia, Perú y Uruguay ya cuentan, en diferente grado de implantación y según segmentos, con tarjetas recicladas. México es, con 6 millones de unidades, el país que emite más tarjetas recicladas en todo el grupo. Le siguen Argentina, con 2,2 millones, y España con 1,7 millones. Conforme vaya renovándose el parque de las tarjetas, las antiguas se irán sustituyendo por las nuevas, que serán siempre recicladas.

En el caso de España, de los 1,7 millones de tarjetas emitidas con plástico reciclado, 1,3 millones son tarjetas Aqua, una familia de tarjetas pioneras que no tiene impreso el número de la tarjeta (PAN) ni la fecha de caducidad, y cuyo código de verificación (CVV) es dinámico. Esto refuerza la seguridad tanto en su versión digital como en la física. Asimismo, BBVA ofrece a sus clientes en España la posibilidad de reciclar sus viejas tarjetas entregándolas en sus oficinas. Por este sistema ya se han reciclado más de 2.400 kilos de tarjetas.

BBVA ha optado, tras estudiar diversos materiales, por fabricar sus nuevas tarjetas con PVC reciclado, que es el más sostenible. El banco no está utilizando nuevos recursos para producir este material; al contrario, fomenta la economía circular con el reciclaje del plástico (nuevo uso de un residuo ya existente) y así se evita la generación de un nuevo residuo.

Las tarjetas recicladas están fabricadas en varias capas de diferentes materiales, con un 86% de PVC (policloruro de vinilo), elaborado a partir de otros plásticos. Sin embargo, el compromiso del banco es que este material tenga un origen 100% reciclado, incluidos los chips insertados en las mismas.

Aunque algunos productos todavía se emiten con el 86% de material reciclado, se está migrando a la producción de tarjetas con el 100% deseado de material reciclado, de acuerdo con el desarrollo y capacidad de los proveedores con los que BBVA trabaja.

La tecnología va a ser fundamental en el desarrollo de nuevos materiales plásticos o de técnicas de reciclaje. Hace apenas tres años los proveedores de tarjetas no eran capaces de usar plástico reciclado. Ahora, con economías de escala, este tipo de tecnologías van a ser cada vez más competitivas.

 

 

Normas
Entra en El País para participar