La banca minimizará sus ajustes para evitar dejar sin oficinas a más población

Terminarán sus planes aprobados en 2021 con el cierre de más oficinas de las que quedan en la actualidad

Tras cerrar la reestructuración prevista, el sector se situará a niveles de los 70 en oficinas, y plantilla

Oficinas bancarias pulsa en la foto

El proceso de ajuste de plantilla y el cierre de oficinas en la banca española ha sido tan intenso en los últimos años que en varias entidades reconocen en petit comité que “a lo mejor han podido pasarse de frenada”, no tanto porque la oficina siga siendo el canal preferido por el cliente para operar con su banco, que ya no lo es, como por el hecho de que los cierres conllevan el que poblaciones rurales se queden sin sucursales. O incluso, el enfado del cliente que, pese a acudir cada vez menos a la oficina, siempre prefiere que se le asesore en un local con su gestor enfrente que por teléfono, sobre todo a la hora de realizar operaciones complejas o para firmar una hipoteca.

Solo en el año que está a punto de finalizar, las entidades financieras han clausurado o tienen planes aprobados para cerrar oficinas en los próximos años por unas 4.100 sucursales, todo un récord, que provocará que al final se hayan cerrado en una décadas más oficinas de las que quedan en la actualidad.

De esta forma, si a las 22.589 sucursales de la banca contabilizadas a diciembre de 2020 (incluidos los bancos de la AEB, las antiguas cajas de ahorros, y las cajas rurales) se le restan las 4.100 agencias que planea suprimir el conjunto del sector, como mínimo (a falta de algún cierre no sumado de pequeñas entidades), al final del proceso quedarán unas 18.301. Ya a finales de septiembre, y según datos del Banco de España, había en España 20.626 sucursales.

Así, la red de oficinas de la banca española se situará a niveles de marzo de 1976, fecha en la que había 18.286 oficinas (los primeros datos del Banco de España son de diciembre de 1974, cuando había en el país 15.378 sucursales). En ese año todavía no se había producido el despegue de las cajas de ahorros, ni la expansión de la banca. Ambos casos se produjeron a raíz del boom inmobiliario ya que las entidades financieras querían abrir oficinas allí donde se estaba construyendo, para financiar al promotor y al comprador de la vivienda. Era lo que se denominaba entonces la expansión según la mancha de aceite.

Este año se irán 18.627 empleados, pero las peticiones de salida llegan a 26.627

Pero a partir de 2008, y por primera vez, el número de sucursales comenzó a reducirse a causa de la crisis financiera de 2008, luego llegó la necesidad de que la banca se digitalizase, y en los dos últimos ejercicios ha sido el Covid, y la presión que introduce en el mercado al sector su baja rentabilidad, lo que ha derivado en estos profundos procesos de reestructuración.

Todas las fuentes financieras consultadas coinciden en afirmar que tras los planes aprobados en 2022, “en adelante solo se producirán cierres puntuales, aunque serán procesos de goteo”, insistía un conocido banquero la semana pasada.

El problema es que si los bancos siguen ajustando su red con grandes cifras, como aún pide el mercado, e incluso el Banco Central Europeo, que cree que en España todavía hay margen para más clausuras, “tendremos que cerrar más aún en poblaciones a partir de 20.000 habitantes, y entonces sí que podrían quedar marginados pueblos importantes, y eso no puede ser”, señalan fuentes financieras.

Tras los ERE acordados, la banca contará con 156.558 trabajadores

En España hay más de 4.400 localidades que no disponen de una sucursal bancaria. Esta circunstancia perjudica a 1,5 millones de personas que viven en estos municipios sin entidades en las que realizar sus operaciones financieras más frecuentes, como sacar dinero, pagar recibos, cobrar la pensión o abonar impuestos.

Pero si el cierre de locales bancarios ha dejado al sector en niveles de 1976, no es menos lo que sucede con las plantillas. En total, este año dejarán la banca más de 18.627 empleados. Pero a este elevado número se le podía haber añadido otros cerca de 8.000 trabajadores más (falta por concretar las peticiones de salida del ERE de Unicaja, aprobado recientemente), que han pedido adherirse a los respectivos ERE de sus bancos, pero no pudieron acogerse a ellos al estar limitadas las salidas.

Al término de 2020 trabajaban en bancos, antiguas cajas de ahorros y cajas rurales 175.185 empleados, según datos del Banco de España. Si a esta cifra se le restan las salidas por ERE que tienen aprobados los diferentes bancos, la plantilla del sector financiero se reduce a menos de 156.558 trabajadores. Con estas mismas estadísticas, en 1981, fecha en la que comienza este registro, el número de empleados en estas entidades es de 252.351.

Sin nuevos ERE en unos años

Comunicados. Tanto Santander como BBVA y CaixaBank han comunicado públicamente que tras los ajustes aprobados y realizados en 2021, en 2022 no tienen intención de llevar a cabo nuevas ­reestructuraciones. Pese a ello, en los tres bancos las peticiones de salidas se dispararon cuando presentaron sus ofertas económicas de ERE.

Solicitudes. En el último ERE llevado a cabo por Santander en España, cuyas salidas han casi concluido en este mes, el banco pudo comprobar el éxito de su oferta, ya que de los 3.572 empleados en los que se cerró el ajuste se apuntaron alrededor de 3.000 más. BBVA recibió 5.216 peticiones de adhesión voluntaria al procedimiento previsto para 2.935 personas. CaixaBank ha recibido 8.246 solicitudes de adhesión a su ERE, lo que supone un 27,80% más de las 6.452 desvinculaciones previstas. En Sabadell el excedente en el primer ajuste que llevó a cabo la entidad en marzo, y que afectó a unos 1.800 empleados, fue de unas 70 peticiones, a las que se suman otras 495 para el ERE que acaba de cerrarse. Ibercaja también cerró su ERE con 809 peticiones, 59 más del número aprobado con los sindicatos, que era de 750 trabajadores.

Unicaja. En Unicaja, con 1.513 salidas aprobadas en su ERE, todavía se desconoce el número de peticiones, al estar abierto aún el periodo de adhesión.

Normas
Entra en El País para participar