Perspectivas

Trea AM confía en la Bolsa y la deuda corporativa en 2022

Prevé un año más volátil, con menores entradas de patrimonio de las vistas este ejercicio

Federico Battaner, responsable de Renta Variable España de Trea AM.rn rn
Federico Battaner, responsable de Renta Variable España de Trea AM.

La gestora independiente Trea Asset Management, que gestiona un patrimonio de más de 5.500 millones de euros, aconseja seguir en renta variable el año próximo, a pesar de que el entorno de mercado será más volátil a causa de la retirada de estímulos de los bancos centrales. Así, el BCE dará por concluido su plan extraordinario de compras antipandemia en marzo y la Fed prevé hasta tres alzas de tipos durante 2022. 

La gestora prevé para el nuevo año que se agudicen las diferencias entre regiones, países y sectores en la renta variable. . “En los mercados de renta variable nos estamos centrando en un enfoque de factores económicos y geográficos que sean equilibrados. Los resultados macroeconómicos divergentes crearán ganadores y perdedores”, incide Federico Battaner, responsable de Renta Variable España de TREA AM.

Así, los sectores para invertir predilectos de la gestora son lo relacionado con el big data, la digitalización acelerada de procesos de producción junto a la adopción más rápida de nuevas tecnologías, la salud y la transición energética hacia la energía verde.

En renta fija, la gestora encuentra potencial principalmente en la deuda corporativa y en países emergentes. “Preferimos bonos corporativos a deuda soberana. En líneas generales -apunta-, las compañías han mantenido o reducido su apalancamiento y tienen unos buenos fundamentales. En cambio, la deuda soberana va a tener que asumir, por un lado, el final del programa de compras de BCE que se creó con la pandemia, y, por otro, las mayores emisiones de los gobiernos para financiar sus enormes déficits fiscales”, explica Ascensión Gómez, responsable de Renta Fija de la gestora.

Y dentro de los bonos de empresas en los que invertir, Trea AM considera que la mejor opción es una adecuada combinación de investment grade y high yield. “Hay que vigilar mucho los diferenciales, ambos, investment grade y high yield, están bastante estrechos, pero obviamente el rendimiento en high yield es mayor y puede compensar una ligera ampliación en las carteras”, subraya  Gómez.

 Respecto a la situación macroeconómica, siempre que el virus esté contenido y sus efectos controlados antes de 2023, la previsión de Trea AM es que el crecimiento global se situará en el entorno del 4,6% en 2022 y del 3,7% en 2023. “La retirada de los estímulos va a mostrar las debilidades de las economías antes de lo que los mercados esperan, impidiendo que se suban los tipos de interés”, subraya Ricardo Gil, responsable de asignación de activos de la gestora.

El experto prevé además una mayor exigencia por parte de los clientes de fondos de inversión. "Es difícil que se repitan las entradas de patrimonio de este año. Lo que esperamos es una mayor sofisticación en el tipo de productos que se ofertan", señala.

 

Normas
Entra en El País para participar