El inversor Chris Hohn aprovecha la caída en Bolsa de Cellnex para elevar su participación

Los bajistas presionan también a la empresa por las dudas sobre la compra de las torres de Hutchison

El inversor Chris Hohn aprovecha la caída en Bolsa de Cellnex para elevar su participación

Nueva agitación en el capital de Cellnex, ante la incertidumbre abierta en torno a la compra de las torres de telefonía móvil de Hutchison en Reino Unido. Tanto algunos de los accionistas principales como los bajistas han renovado sus apuestas, cada uno en su dirección.

El conocido inversor Chris Hohn ha elevado su participación en Cellnex del 5,005% al 5,795%, a través de distintos instrumentos financieros. De hecho, un 5,005% es a través de equity swaps, según ha desvelado en los registros remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El inversor parece haber seguido los pasos de BlackRock, que también ha reforzado su posición en Cellnex, hasta llegar al 5,207% del capital. Es su mayor presencia en el grupo desde octubre de 2019, que actualmente sitúa a la gestora como tercer accionista.

Este posicionamiento ha coincidido con el fuerte castigo sufrido en Bolsa por la compañía en los últimos días, que se ha dejado un 10% de su valor en una semana. Ayer, no obstante, subió un 0,43%, hasta 48,52 euros, frenando la racha de caídas.

Este escenario de incertidumbre bursátil ha provocado un aumento de la presión de los inversores bajistas sobre Cellnex. La gestora D. E. Shaw & Co. ha desvelado una posición bajista de casi un 0,7% del capital de la compañía, según figura en los registros de la CNMC. La comunicación viene con fecha del 17 de diciembre. D. E. Shaw & Co. ha mantenido distintas posiciones bajistas en Cellnex y otras empresas españolas a lo largo del último año.

Las miradas se centran en el futuro de la citada operación con Hutchison. La autoridad de competencia de Reino Unido (CMA) advirtió el pasado jueves de que la adquisición de las torres de Hutchison por Cellnex afectará a la competencia en el ámbito de las infraestructuras de telecomunicaciones, y podría tener un impacto en los precios de la telefonía móvil en el país.

En cualquier caso, la operación no está parada. Cellnex explicó que negociará con la CMA las posibles condiciones para obtener el visto bueno. Tiene de plazo hasta principios de enero para presentar alegaciones y ofrecer condiciones. El regulador tomará una decisión definitiva antes del 7 de marzo.

Normas
Entra en El País para participar