Fiscalidad

La tasa Tobin encarecerá la compra de 57 valores de la Bolsa española en 2022

Acciona Renovables y Línea Directa entran en el listado

Vista general del Palacio de la Bolsa.
Vista general del Palacio de la Bolsa. Europa Press

Los inversores de un total de 57 cotizadas españolas tendrán que afrontar en 2022 el pago de la tasa a las transacciones financieras, conocida como la tasa Tobin. El próximo año la lista de valores afectados por el gravamen crece en uno. La tasa grava con un 0,2% la compra de empresas españolas que coticen y que tuvieran una capitalización superior a los 1.000 millones de euros a 1 de diciembre de 2021.

En el listado del próximo ejercicio, que es de carácter indicativo, entran dos de los valores que han debutado este año en la Bolsa española: Acciona Renovables y Línea Directa. También se incluyen otros tres valores que no estaban en el primer ejercicio de la tasa, Metrovacesa, Cementos Molins y Aedas Homes.

Por la mínima se escapa del gravamen Faes Farma, que el pasado 1 de diciembre cerró con una capitalización de 990,4 millones de euros. Fuera del listado se queda también Dia, con un valor de 929 millones.

EDP Renowables, filial de la portuguesa EDP, que cotiza en Euronext pero tiene su sede en Madrid, sigue en la lista. Pero quedan fuera otros tres valores que estaban gravados en el primer año en vigor de la tasa: Bankia –excluida de cotización tras su integración con CaixaBank–, Euskaltel y Prosegur Cash.

El Gobierno aspiraba a lograr este año una recaudación de 850 millones con este nuevo gravamen, estimación que supera con creces la recaudación obtenida hasta ahora. Hasta octubre, la tasa a las transacciones financieras había obtenido 237 millones de euros. En el décimo mes del año el Estado recaudó por este gravamen 27,9 millones de euros. De mantenerse así, el ejercicio se cerraría con una recaudación total por esta tasa de unos 300 millones de euros. Las estimaciones de Hacienda fueron ya desinfladas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que estimó que en el primer año se recaudarían 593 millones de euros.

La tasa, similar a la que cobran países como Francia o Italia, fue duramente criticada antes de su entrada en vigor por el gestor de la Bolsa española, BME, y el supervisor del mercado, la CNMV, que apuntó que sería “lesiva para el mercado, especialmente en un momento de tanta competencia entre los diferentes centros financieros”, según aseguró su expresidente, Sebastián Albella.

Dudas sobre la trazabilidad

La tasa se debe pagar sea el país o el lugar en la que se cruce la operación. El gravamen debe abonarse tanto si la operación de compra se realiza en un mercado regulado como en una plataforma oscura. Si bien, los expertos han apuntado a lagunas sobre la trazabilidad de las operaciones ejecutadas fuera de BME. Para conocer su impacto en el mercado, la CNMV ha puesto este año en marcha un estudio.

Normas
Entra en El País para participar