Los rodajes recuperan el diferencial fiscal y abren una “revolución industrial”

La demanda de producciones de cine, series y animación crecerá aún más de la mano de los nuevos platós específicos

Rodaje de la serie de coproducción hispanofrancesa Hierro, en Valverde (El Hierro).
Rodaje de la serie de coproducción hispanofrancesa Hierro, en Valverde (El Hierro).
Las Palmas de Gran Canaria

El sector audiovisual enfoca de nuevo hacia la prosperidad al amparo de la recuperación –al alza además– del diferencial fiscal en los rodajes de películas, series, documentales y programas de animación. Se trata de una “revolución industrial” con excelentes perspectivas en el presente e inmediato futuro, una vez superadas las dudas generadas por las decisiones del Ministerio de Hacienda en lo tocante a los incentivos fiscales al cine, que, al haber sido incrementados para el conjunto de España, provocaron la pérdida temporal del diferencial fiscal que el REF canario asigna al archipiélago por ley.

Esa controversia quedó atrás y las islas son en el presente “un destino refugio para el sector audiovisual, y más teniendo en cuenta la pandemia, porque ofrecemos un servicio que otros no están en condiciones de dar”, afirma Jaime Romero, consejero delegado de Macaronesia Films, una de las empresas líderes de este sector de actividad en Canarias.

Ese concepto, el de la revolución, lo maneja Romero con la mirada puesta en 2022, para el que espera “un año de dinamismo y con rodajes importantes realizados en las islas, porque el incentivo máximo de 18 millones de euros nos permitirá ser muy competitivos para acoger producciones costosas, de hasta 36 millones de gasto realizado en Canarias. Por eso digo que el incentivo fiscal supone una revolución industrial que nos posiciona como la región más atractiva de Europa para los rodajes”.

Este año se han rodado ocho largometrajes, tres de ellos internacionales

¿Son tan buenas las cifras de los rodajes en las islas? Desde luego son mejores que en el aciago 2020, el año del parón mundial de la economía, pero aún tienen recorrido para crecer, a tenor de los datos de que dispone el Gobierno de Canarias. Natacha Mora, coordinadora del departamento audiovisual en el Ejecutivo, está a la espera del cierre de datos del ejercicio de 2021, pero contabiliza “ocho rodajes de largometrajes, tres de ellos internacionales, y otras tres series también foráneas, aunque estamos a la espera de conocer los datos finales que también nos proporcionan los cabildos”.

2019, con el incentivo máximo anterior de 5,4 millones, fue pródigo en actividad fílmica en las islas, con 52 proyectos en total (15 largometrajes, 26 series y 11 documentales), con una inversión materializada total de 60 millones de euros. Por eso Natacha Mora habla de “reseteo como la palabra que circula entre los agentes económicos y profesionales que participan en el sector audiovisual canario. “Lo que está claro es que nos hemos posicionado como un destino muy competitivo, por el incremento de la cantidad máxima hasta los 18 millones y porque el porcentaje deducible puede ser hasta del 54%”, afirma Mora, quien habla de “consultas diarias” para explicar el trabajo actual de su departamento.

Gestión eficiente

Dado que la autocomplacencia debilita al empresario, Jaime Romero sitúa nuevos objetivos en el horizonte, aquellos asuntos en los que una gestión eficiente puede mejorar ese horizonte optimista. Por ejemplo, la agilidad en los permisos que concede la Administración para los rodajes en exteriores, muchos de ellos espacios singulares con alto nivel de protección. “No es óptimo tardar un mes en dar un permiso cuando a veces la exigencia de un rodaje exige cambiar una localización de un día para otro”, afirma al respecto, para añadir que “mejorar el acceso a la formación del personal técnico sería otro paso importante, porque la demanda de trabajo irá al alza en los próximos años; ahora mismo tenemos seis producciones activas de modo simultáneo”.

El sector exige agilizar los permisos de rodaje en exteriores

Eso sí, considera que la próxima inauguración de los dos platós promovidos por el Cabildo de Gran Canaria en el recinto de Infecar son una apuesta estratégica. “Serán los primeros platós específicos para cine en las islas y tendrán un gran impacto en el rodaje de interiores”, afirma Jaime Romero; “los hemos enseñado a productoras foráneas y la impresión es magnífica”, remacha Natacha Mora.

¿Y se pueden hacer más cosas? Sí. Por ejemplo, reforzar las ayudas directas y la financiación pública de proyectos audiovisuales en las islas. Así lo señala el presidente del Clúster Audiovisual de Canarias, Rubén Zarauza, quien ve un recorrido amplio a esta clase de incentivos. “Cuatro o cinco proyectos al año financiados por el Gobierno de Canarias aún son pocos, en ese campo vamos por detrás de otras comunidades autónomas y el Ejecutivo es consciente, perdemos ese efecto multiplicador, porque un proyecto subvencionado en las islas accede luego a otras ayudas estatales y europeas, de modo que cada euro invertido tiene un retorno seguro”, explica Zarauza, quien también espera la activación de las ayudas a la coproducción, “que complementan la inversión que viene desde fuera”, afirma el también empresario del sector de la animación.

Porque esa es otra clave del auge de los rodajes en Canarias: que toca todos los palos de este subsector de actividad, desde el cine y las series (que por su mayor duración ofrecen un nicho interesante) a los documentales, la animación e incluso la industria de los videojuegos y la publicidad.

Empleo e innovación

Nicho de empleo. Jaime Romero, de Macaronesia Films, destaca que la cualificación del personal canario en las producciones audiovisuales es cada vez más elevada, “porque estamos en un proceso de construcción industrial en cuyo comienzo no se podía esperar que todos fueran coordinadores y jefes; pero ahora sí lo es e incluso ya hay profesionales canarios que trabajan fuera”.

La animación, en auge. El sector de la animación “vive un momento espectacular”, afirma Rubén Zarauza, director de la sucursal canaria de la multinacional francesa Birland, con 65 empleos directos en las islas. “No queremos tener cien productoras, queremos que haya muy buenas empresas de animación en las islas con trabajo constante, como ahora”, afirma.

Series y posproducción. Desde el Gobierno de Canarias, Natacha Mora destaca la necesidad de impulsar el rodaje de series en las islas, “porque con eso ganamos en continuidad y estabilidad del empleo”. Y subraya que el impulso de la posproducción “nos permitiría cerrar el círculo para el sector”.

Normas
Entra en El País para participar