La gestora de Santander apuesta por unas carteras menos agresivas en 2022

Recomienda buscar alternativas a la clásica inversión en deuda soberana

Un cartel de Banco Santander.
Un cartel de Banco Santander.

Santander Wealth Management & Insurance, que aglutina el negocio de banca privada, gestión de activos y seguros de Banco Santander, ha hecho público su informe de perspectivas para 2022. Entre las principales recomendaciones, destaca modular el riesgo de las carteras debido al actual momento del ciclo económica, así como el buscar alternativas a la clásica inversión en deuda soberana.

La gestora de activos del grupo considera que los inversores deberían tener "un enfoque menos agresivo que en 2021". A juicio de los expertos de la entidad, la fase del ciclo más propicia para el mercado ya ha pasado, por lo que es momento de buscar mayor protección.

En el ámbito de la inversión en bonos, el consejo es buscar fondos que tengan una gran flexibilidad. "Hay un doble reto, primero por los bajos tipos y, segundo, por la inflación. Esto va a obligar a rediseñar carteras de inversión que diversifiquen más allá de la renta fija tradicional". 

Desde Santander Wealth Managment recuerda que "los mercados de bonos han empezado a sentir el vértigo de la retirada de apoyos de los bancos centrales, pero la volatilidad de momento ha sido contenida".

Victor Matarranz, director de esta división, explica en un informe que "los inversores tendrán que asimilar una paulatina desaceleración de los estímulos monetarios, crediticios y fiscales, al tiempo que el sector privado deberá tomar el relevo del impulso económico".

A medida que avanza el ciclo económico, los inversores podrían considerar reducir la sobreponderación de bonos de deuda corporativa hacia instrumentos menos sensibles a la economía e incrementar la calidad y la duración. En concreto, recomiendan buscar fondos que tengan algo de exposición a bonos de países emergentes, así como productos estructurados que protegen parte del capital.

En la parte más conservadora de la cartera también apuestan por aumentar el peso de activos alternativos a la renta variable y la renta fija, como son los fondos de capital riesgo o de deuda privada. "En un entorno de mercado en el que las valoraciones de la renta variable siguen disparándose a máximos históricos y los tipos de interés se mantienen en mínimos, la capacidad de añadir inversiones alternativas a una cartera diversificada adquiere cada vez mayor importancia", explica en la entidad.


Moderado revalorización en Bolsa

Respecto a la parte de las carteras destinadas a la renta variable, el equipo de análisis de Santander considera que las revalorizaciones que se pueden esperar para 2022 serán inferiores al 10%.

Aunque las estimaciones de crecimiento de los beneficios siguen siendo sólidas, "es natural que se desaceleren con respecto a los niveles astronómicamente altos observados en el segundo trimestre de este año", explica Carlos Shteremberg, estratega renta variable de Santander.

Dentro de los segmentos de valor, la entidad destaca su visión positiva sobre el sector financiero y, en particular, sobre los bancos, "ya que se encuentran en una buena posición para aprovechar la subida de los tipos de interés". También les gustan las oportunidades que presenta el sector salud.

Normas
Entra en El País para participar