Telefónica tira de la caja de la filial de Brasil que alcanza los 700 millones en dividendos en 2021

Aprueba dos nuevas retribuciones por 365 millones

La operadora percibirá casi el 74% como primer accionista

Sede de Telefónica Brasil.
Sede de Telefónica Brasil. Getty Images

Brasil vuelve a ser motor clave en la generación de caja de Telefónica. De esta manera, el consejo de administración de Telefónica Brasil, la mayor filial cotizada de la operadora española, ha aprobado dos nuevas remuneraciones para el accionista, que en su conjunto suman 2.305 millones de reales (cerca de 365 millones de euros).

Esta es la mayor remuneración aprobada por la operadora a lo largo de 2021, y viene a duplicar el importe destinado a retribuir al accionista hasta ahora comunicada por Telefónica Brasil desde que comenzó el año. Así, el conjunto de los dividendos aprobados por la compañía hasta el momento suma un total de 4.305 millones de reales (cerca de 681 millones de euros). La remuneración total rondaría los 720 millones al sumar el importe destinado al programa de recompra de acciones propias.

En este caso, Telefónica es la principal beneficiaria, dada su condición de primer accionista de Telefónica Brasil con casi un 74% del capital. Es decir, la teleco percibirá algo más de 503 millones de euros entre el dividendo y el interés de capital propio.

En esta nueva ronda de dividendos, el consejo de administración de Telefónica Brasil aprobó pagar un interés de capital propio, fórmula tradicional de las empresas brasileñas, por un importe de 805 millones de reales en términos brutos (684,25 millones netos). La teleco precisa que la cifra podría ser ajustada antes del 27 de diciembre, debido a las posibles adquisiciones de acciones dentro del programa de recompra de títulos. El interés de capital propio se abonará, igualmente, a los accionistas que estén registrados como tales antes de esa fecha. El pago se hará efectivo antes del 31 de julio de 2022, una vez que la empresa fije la fecha.

Además, el consejo de administración de Telefónica Brasil propuso, para su aprobación en la junta general de accionistas de 2022, el pago de un dividendo de 1.500 millones de reales, basado en el beneficio neto presentado en el balance financiero del 30 de noviembre. La junta, por tanto, decidirá la fecha de pago, que deberá ser antes de que termine el año 2022. En la misma línea que el interés del capital propio, la compañía indica que el importe podría ser ajustado antes del 27 de diciembre, a causa de las posibles adquisiciones de acciones dentro del programa de recompra de títulos.

Telefónica Brasil ha presumido siempre de ser una de las compañías que mejor remuneración al accionista abona. En los nueve primeros meses del año, había aprobado diversos pagos de interés de capital propio por un importe de 1.900 millones de reales, que suponían una rentabilidad por dividendo del 7,4% en los últimos 12 meses. En el ejercicio de 2020, la compañía alcanzó un payout del 113,6%, entre dividendos e interés de capital propio.

Recompras

La operadora, además, ha acelerado en sus planes de recompra de acciones a lo largo del ejercicio. Durante el tercer trimestre, Telefónica Brasil comunicó la adquisición de 5,62 millones de acciones, equivalentes a un 0,33% de su capital. El precio medio de compra fue de 42,60 reales por título, con una inversión total de 239 millones de reales (casi 38 millones de euros). Al cierre de septiembre, la autocartera suponía el 0,69% del capital.

La compañía prevé seguir comprando acciones propias en el mercado, al menos hasta el cierre del actual programa, que estará vigente hasta el próximo 27 de enero. El plan de recompra de acciones ha contribuido a cuidar su cotización en la Bolsa de Sao Paulo. Los títulos de Telefónica Brasil acumulan una revalorización cercana al 7% desde enero, y cotizan en el entorno de los 49 reales. A final de noviembre, incluso, llegaron a cotizar por encima de 54 reales.

Baker Tilly sustituye a PwC como auditora

Propuesta. La dirección financiera de Telefónica Brasil presentó al consejo de administración una propuesta para sustituir al actual auditor de la compañía, PricewaterhouseCoopers (PwC), por Baker Tilly 4 Partners Auditores Independentes, que se hará cargo de la auditoría a partir del primer trimestre de 2022.

Norma. El cambio está motivado en la normativa brasileña, que establece un plazo máximo de cinco años para una auditora al frente de una empresa.

Grupo. Telefónica nombró a PwC como auditora del grupo en 2016, en sustitución de EY. En España una compañía puede contar con la misma auditora por un periodo de 10 años. La última reelección tuvo lugar en la junta de accionistas de abril. Así, PwC se encargará de auditar al grupo y Baker Tilly hará lo propio con Telefónica Brasil.

Normas
Entra en El País para participar